domingo, agosto 05, 2012

“Castro-Care”: las realidades de un sistema de salud comunista. Ros-Lehtinen y la Red de Comunicadores comunitarios aportan la información.

Este artículo escrito por la congresista cubano americana Ileana Ros-Lehtinen analiza la situación del sistema de salud en Cuba. Crítico en si adolece de ese mal de analizar algunos aspectos en tanto en los asuntos concernientes al nivel académico, la experiencia acumulada de los médicos especialistas cubanos, su indudable dedicación y calificación y en amplio desempeño y resultados de la investigación biomédica y el desarrollo de la biotecnología quedan a un lado. Aprovechamos para incluir en este número una nota y algunos fotos de la red cubana de comunicadores comunitarios.
Por Ileana Ros-Lehtinen
Esta semana en Washington, en unión de mis colegas congresistas cubano-americanos, los Representantes Mario Díaz-Balart, David Rivera y Albio Sires sostuve una breve reunión titulada: Mentiras y Derrota, el Verdadero Sistema de Salud “Castro-Care”.
A esta reunión asistieron los médicos, Dr. Darsi Ferrer, Dr. René Rodríguez y Frank Calzón, quienes educaron y discutieron la verdad detrás del deplorable sistema de salud bajo el régimen de Castro.
Por décadas, los simpatizantes de Castro han idealizado el sistema de salud cubano como la mejor medicina socializada. La realidad es que en la Cuba de Castro hay dos diferentes tipos de sistemas de salud: una para los turistas y élites del régimen y la otra para los demás cubanos. Los turistas y las élites del régimen tienen garantizado un adecuado sistema de salud bajo esta corrupta estructura. El otro sistema del cuidado de la salud ofrecido al resto de la población es de una deficiencia abismal. Los reportes de la isla han indicado que los pacientes cubanos están siendo requeridos rutinariamente a llevar sus propios materiales médicos y para cosas básicas como las citas médicas, son requeridos de llevar sábanas, vendajes y jeringas.
Los hospitales y clínicas se están desmoronando, mientras los pacientes están sujetos a condiciones inadecuadas y antihigiénicas. Personas que padecen SIDA están siendo aisladas y enviadas a sanatorios en cuarentena contra su propia voluntad. El reciente brote del cólera ha ilustrado el declinante nivel de la infraestructura, la falta de acceso al agua potable y limpia para tomar, y un rompimiento de los programas adecuados del cuidado de la salud para la población que no pertenece a la élite.
Este es el verdadero sistema de salud cubano, aunque los hermanos Castro han luchado duramente para esconderlo de los ojos de la comunidad internacional. Quienes proponen esa medicina socializada destacan el índice de una baja mortalidad en Cuba como prueba de que el modelo del sistema de salud comunista es un éxito, pero como todo lo que rodea a los hermanos Castro de Cuba, hay un lado oscuro en esta estadística.
El aborto es usado por el régimen como manera de reducir el índice de mortalidad infantil mediante la eliminación de los llamados “indeseables” fetos y como un método de control de los índices de SIDA vía embarazos. Números confiables es difícil obtenerlos, pero es de sobra conocido que Cuba va lejos y más allá del mayor índice de abortos en el Hemisferio Occidental, porque seis de diez embarazos terminan en aborto.
Entonces ¿por qué su campaña de propaganda goza de una exitosa audiencia internacional? Porque mientras escasean los médicos en Cuba para atender las necesidades del pueblo cubano, los hermanos Castro han orquestado un cuidadoso programa monitoreado para enviar doctores fuera de Cuba en misiones médicas “humanitarias”. Este programa sirve para que el régimen castrista manipule la opinión internacional y distraiga la atención de los abusos a los derechos humanos que ocurren en la isla cautiva.
Más deplorable aún, Cuba ha forzado a miles de doctores a trabajar en Venezuela como parte de un intercambio “petróleo-por-doctores” entre los dos corruptos regímenes. Los reportes han indicado que a menudo esos doctores son obligados a participar en esas misiones, porque el régimen mantiene a sus familias como rehenes en Cuba. Valientes disidentes cubanos han sido detenidos, asaltados y arrestados por fuerzas de la seguridad del estado por algo tan simple como describir la deficiencia del cuidado de la salud para el pueblo cubano. Es mi esperanza que mediante el estudio de las realidades del Castro-Care podamos dar a conocer las deplorables condiciones en el cuidado de la salud que padece el pueblo cubano.
Fotos: Los hospitales en Cuba .Por: Miladys Carnel González. En estas fotos se podrá apreciar la cantidad de murciélagos que hay en diferentes áreas del Hospital Clínico Quirúrgico Docente de 10 de Octubre, anteriormente La Dependiente.  También hay algunas imágenes de la falta de mantenimiento. Las manchas que se ven en las paredes son de excrementos de murciélago. Fotos recibidas por correo electrónico.