viernes, septiembre 19, 2014

INUNDACIÓN EN TIEMPOS DEL CÓLERA.

De ninguna manera pretendo realizar una sátira a la obra del célebre García Márquez pero, para nadie es un secreto que, el año 2014 ha sido para los cubanos, el año de las epidemias.
El Dengue, ha dejado de ser un visitante epidemial para perdurar como residente permanente pese a todas las artimañas arcaicas de eliminación del Aedes Aegypti y del Aedes Albopictus. A la par de este enemigo de la guerra bacteriológica impulsada por el imperio allá por la década del ´80 del pasado siglo –según la perorata gubernamental-
En segundo lugar tenemos, bajo la falsa identidad de Infecciones Intestinales, Desajustes estomacales Síndrome Diarreico Agudo o cualquier otro: el Cólera.
En tercer lugar y desde el pasado junio, el propio gobierno reconoció 6 personas infestadas con el virus Chikungunya que, según el Boletín epidemiológico del Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí" (IPK), en cuyo número 19, publicado el 10 de mayo de este año, detalla varios aspectos de la fiebre Chikungunya.
Refiere el artículo que se trata de una "enfermedad emergente que todavía no ha recibido cobertura suficiente en los programas de estudios médicos. No dispone de tratamiento específico ni de vacuna". Por su parte, María Guadalupe Guzmán, jefa del Departamento de Virología del IPK, expuso que la población de Latinoamérica, incluyendo la cubana, se enfrenta por primera vez a una enfermedad como el chikungunya por desgracia para nosotros: "No tenemos inmunidad protectora frente a este virus", observó la galena .1
Inundacion en La Habana. Foto del autor
Ahora bien, tanto el Dengue, como el Chikungunya, tienen un denominador común: el Aedes Aegypti y el Aedes Albopictus, ambos mosquitos presentes en el país en cualquier zona con acúmulos permanentes de agua que permitan la reproducción de los mosquitos, debido a pésimas condiciones higiénicas.
En el caso del Cólera, su fuente de contaminación generalmente son las heces de una persona infectada y que puede diseminarse rápidamente en áreas con tratamientos inadecuados de agua potable y aguas residuales.
Ahora bien, en medio de este diabólico triángulo, ¿Qué labores realiza el gobierno el cubano en aras de garantizar la salud y bienestar ciudadanos? Créame que ninguna porque, hacer propaganda radial, televisiva y periodística, gastar miles de pesos en el incontable ejército de lucha vectorial en cuanto a salarios, equipamiento, productos y logística en general, en honor a la verdad no han favorecido en nada la disminución de los contagios porque, si algo es innegable es que los hospitales están atestados de infestados.
Inundacion en La Habana. Foto del autor
Las fotos que acompañan el presente artículo, hablan por sí solas, demuestran ante todo, la ineficiencia de las labores para la prevención de estas u otras infecciones, toda vez que pone en tela de juicio la credibilidad de los funcionarios responsables en los diferentes niveles del Ministerio de Salud Pública y por expansión, hasta llegar a la punta de la pirámide, los Consejos de Administración Municipales, Provinciales, Asamblea Nacional, Comité Central del PCC y por qué no: la Defensa Civil.
En medio de todo ello, se encuentran niños, adolescentes, mujeres, embarazadas, ancianos, todos de una forma u otra, grupos de riesgo de contraer al menos una, de estas epidemias, que no podemos hacer otra cosa que rogar al cielo para que tenga misericordia de nosotros.
El pasado 27 de agosto, un aguacero de poco más de una hora de duración, fue testigo del alto riesgo al que está expuesta una parte de la población capitalina, las fotos a continuación no han sido tratadas informáticamente, sirvan de testimonio a favor de la defensa de la salud del pueblo, las calles relacionadas son: Cristina, San Joaquín, Vía Blanca, Calzada de 10 de Octubre, Tamarindo, Municipio, San Leonardo y Rabí.
*Pastor y comunicador independiente, reside en la Ciudad de la Habana, Cuba. 

lunes, septiembre 15, 2014

Sorprendido un médico cubano en Brasil haciendo proselitismo político en una Logia.

¿Quién es Jesús Velásquez?
Hace unas semanas, personal de las fuerzas armadas encontraron, por casualidad, al cubano Jesús Velásquez, un supuesto "agente de la Salud" del programa "Más médicos", entregado a un ferviente proselitismo en una logia masónica del interior de Paraíba.
Mapa de distribuição dos profissionais
 do Mais Médicos pelos municípios. Fonte: Veja
Velásquez – o cualquiera que sea su nombre verdadero-,  no debía  estar allí. Había sido designado  para atender a un población pobre  de un municipio del área interior de Pernambuco. Cuando se le confronto que se encontraba frente a representantes del Ministerio de Defensa del Brasil, este palideció.
Los militares lo  fotografiaron e interrogaron para posteriormente informar a sus superiores y a la Superintendencia de la Policía Federal en João Pessoa.
El Ministerio de Defensa y el Ministerio de Asuntos Exteriores, en Brasilia, no tenían dudas de que La Habana enviaría informantes y activistas del Partido Comunista de Cuba mezcladas con la alegre tropa de médicos y otros profesionales de la salud que fueron contratados  por el Ministerio de Salud del Brasil para interiorizar la atención de salud en el país.
Para leer todo el articulo hacer clic en el enlace abajo señalado.

Fuente:  DefensaNet

sábado, septiembre 13, 2014

Confesiones de un medico cómplice en Cuba.

Confesiones de un médico cómplice
Dr Eduardo Herrera.
Por: Dr. Eduardo Herrera Durán.*
A diario, los médicos en Cuba nos convertimos en cómplices del sistema que impera en la Isla. En la mayoría de los hospitales y otras instituciones de salud, se violan las normas establecidas en cuanto a atención a los pacientes.
Callamos, a pesar de conocer las consecuencias de no contar con suficientes materiales y equipos. Nos hacemos partícipes de la gran mentira en que se ha convertido el Sistema de Salud, y lo hacemos a sabiendas de que no es correcto.
Las dificultades más comunes que enfrentamos en nuestro bregar diario son (y para enumerarlas me apoyo en mi experiencia como cirujano en el Hospital Universitario Calixto García Íñiguez), la falta de una climatización adecuada, instrumental médico, material de suturas y otros, lo cual impide que las operaciones se realicen con la calidad requerida.
Asimismo, no siempre se realizan los controles epidemiológicos necesarios, como son los cultivos de bacterias, cuyas muestras deben tomarse en salas y salones para confeccionar el mapa epidemiológico del Hospital y que el tratamiento con antibióticos sea efectivo.
Los galenos, tratamos de resolver todas estas situaciones, sin hacer reclamos serios a la administración.
Otra dificultad relevante se aprecia en la estructura constructiva de los edificios (continuamos refiriéndonos al citado Hospital), pues a pesar de las reparaciones realizadas, la calidad de las mismas resulta deficiente.
Hospital Universitario Calixto Garcia
Existen salas que cuentan con dos plantas y carecen de ascensores, obligando a pacientes y otros impedidos a subir por las escaleras. Y aunque los camilleros hacen su máximo esfuerzo, al trasladar a algunos de los afectados con sobrepeso, en muchas ocasiones afectan su propia salud y la de los dolientes.
Según referencia de otros colegas, en los hospitales donde laboran, la situación higiénica y constructiva es aún más grave. Tal es el caso del Hospital Clínico-Quirúrgico Joaquín Albarrán, (Calle 26 y Ave. Boyeros), así como el Freyre Andrade (antiguo Emergencias, Carlos III, esquina a Hospital), están recibiendo casos con síndromes febriles (Dengue, Chikungunya, Paludismo), y sus salas están abarrotadas.
Estas dificultades, y muchas otras que de enumerarlas harían demasiado extenso el presente artículo, son observadas a diario por nosotros, que al callar nos convertimos en cómplices.
El temor o la apatía nos han convertido en observadores pasivos, a pesar de la sensibilidad y los principios que reclama nuestro trabajo. Dejarse arrastrar por campañas políticas, en detrimento del ser humano, es injustificable.
*Médico especialista en Cirugía del Hospital Universitario Calixto García, radica en la Ciudad de la Habana y sus notas pueden ser leídas en distintos sitios de internet sobre temas cubanos.

Fuente: Hablemos Press

miércoles, septiembre 10, 2014

Los médicos cubanos están trabajando en Portugal sin definirse su calificación profesional y salarios devengados.

Reciben un salario inferior al salario mínimo de aquél país y además no hay constancia pública de que hayan pasado las pruebas de acreditación necesarias. Además –según se afirma en el artículo publicado en el British Medical Journal- la medicina general es una especialidad en Portugal y estos médicos estarían actuando como tales sin haber acreditado esta especialidad. Su situación laboral ha sido calificada de "esclavitud" por cuanto perciben un salario inferior al salario mínimo profesional de Portugal, a pesar de que el Gobierno portugués les pague lo mismo que a otros médicos; el problema está en que no les paga directamente sino a través de la Embajada
Johana Tablada, embajadora cubana muy molesta
Según un artículo publicado en el British Medical Journal (BMJ 2010; 341:c4253), médicos cubanos están trabajando en Portugal en situación de poca transparencia tanto en lo que se refiere a su cualificación profesional como en lo relativo a su retribución económica. El autor de este artículo, el Dr. Tiago Villanueva, se hace eco de la reclamación del Sindicato Independiente de los Médicos (www.simedicos.pt), sindicato médico portugués, con relación a un acuerdo entre los gobiernos de Portugal y Cuba mediante el cual 43 médicos cubanos han sido contratados para trabajar en diversos centros de atención primaria que no resultaban atractivos para los médicos portugueses y en consecuencia había una necesidad evidente de cubrir esas plazas.
Sin embargo, el primer problema que apunta el autor es el relativo a la cualificación real de esos médicos. Recuerda que la medicina de familia (en Portugal se llama “Medicina Geral e Familiar”) se considera una especialidad en Portugal, para la que existe un programa de formación de cuatro años. Traslada así las preguntas que se hace el secretario general de este sindicato, Joao Moura Reis, quien pregunta ¿dónde están sus títulos de especialista en medicina general y dónde está la prueba de reconocimiento de sus cualificaciones profesionales y de la Universidad en la que se formaron?
De igual forma, expone que estos médicos deben pasar una prueba de comunicación médica y un examen en una universidad portuguesa a fin de acreditar tanto sus conocimientos teóricos como sus habilidades prácticas antes de poder ejercer. El portavoz de este sindicato afirma desconocer si estos médicos cubanos pasaron efectivamente esta prueba y muestra su preocupación por la falta de transparencia en todo este proceso.
Se trata en este caso de un problema de salud pública ya que, aun en el supuesto de que hubieran pasado las pruebas y acreditado sus conocimientos, estarían llevando a cabo actividades que corresponden al perfil de especialistas cuando en realidad no lo son.
El segundo problema afecta a los propios médicos contratados cuya situación laboral califica este portavoz como de “esclavitud”. Según ha tenido constancia, el salario que perciben estos médicos por unas jornadas laborales de 40 horas semanales está por debajo incluso del salario mínimo profesional y, por consiguiente, muy por debajo del salario medio de los médicos portugueses que está en torno a los 2.500 euros mensuales. Sin embargo –y de este hecho se ha hecho eco también la prensa de aquél país- el gobierno portugués les está pagando un salario equivalente al de médicos portugueses –según ha reconocido Manuel Pizarro, secretario de Estado para la Salud, asegurando que el Estado portugués paga a estos médicos lo mismo que a cualquier otro médico portugués o extranjero, e igualmente les paga las horas extraordinarias que deban realizar.
El problema está en que este pago no se hace directamente a los médicos, sino a través de la Embajada de Cuba en aquél país, lo que el portavoz del sindicato ha definido como “estar haciendo negocio con otros gobiernos en materia de recursos humanos”. Por el contrario, desde la embajada de Cuba en Lisboa, la agregada de negocios en esta embajada, Ivette García González, ha declarado que los médicos cubanos desplazados a Portugal para trabajar según los términos de este acuerdo disponen de su propio sindicato cubano y hasta ahora no han formulado ninguna denuncia.

lunes, septiembre 08, 2014

Médicos cubanos causan una guerra abierta entre la Ordem dos Médicos (Colegio Médico) y el Ministerio de Salud de Portugal.

En setiembre llegan a Portugal otros 51 médicos cubanos. Reforzaran  las áreas más necesitadas de Alentejo, Algarve y Lisboa, y se debe garantizar la asistencia médica a más de 47 500 habitantes. La llegada de estos  médicos no es bien recibida por todos. La Ordem dos Médicos acusa al  Estado por gastar más en pagos de salarios a médicos extranjeros en comparación con los salarios a los médicos portugueses. El Ministerio de Salud se niega a criticar y señala que las cifras son diferentes.
Ver el VIDEO a continuación:

martes, septiembre 02, 2014

La apuesta cubana de exportar servicios,las exportaciones de servicios asistenciales supera los 8 mil 200 millones ...,

Este año el plan de ingresos por las exportaciones de servicios asistenciales supera los 8 mil 200 millones de CUC, cifra equivalente al 64 por ciento de las ventas, según informó en marzo pasado Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros. Un nuevo grupo de 200 doctores partió este mes hacia Ecuador, mientras se cumple un año del programa Más Médicos, en Brasil.
La firma del Convenio Integral de Colaboración con Venezuela (2000) dio inicio al auge de este renglón, que entre 2004 y 2005 desplazó al turismo como principal fuente económica para Cuba. Más de 50 mil profesionales trabajan en el exterior actualmente, y casi la mitad son médicos.
- See more at: http://www.havanatimes.org/sp/?p=98794#sthash.SMpZ0g5D.dpuf

viernes, agosto 29, 2014

Cuando hay recetas médicas, ahí va la propaganda.

Propaganda a la salud
Entre los pósteres con diseño gráfico que hace el régimen para propagar sus ideas y transmitirlas al pueblo, está uno que en estos momentos se puede ver en los hospitales, clínicas estomatológicas y policlínicos de la capital.
Receta de un medico en Cuba. 
Algunos están puestos en cuadros y su contenido dice: “Tu servicio de salud es gratuito… pero cuesta”, sería preferible que no fuera gratuito, que costara y que sirviera.
Pero no les basta con la propaganda gráfica, también en las recetas tienen puesto el mismo letrero. Claro está es más fácil verlo en el cuadro, porque las recetas impresas son algo que no siempre está a la mano de los médicos, en la mayoría de los casos usan un pedazo de papel blanco, y en otras ocasiones ni papel tienen.
Esta es la gran contradicción entre la propaganda y la realidad.
La Habana, 28 de agosto de 2014.

*Recibido por correo electrónico de la Red cubana de comunicadores comunitarios.

jueves, agosto 28, 2014

Situación muy crítica del Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre en la Ciudad de la Habana.

¡DALE AL QUE NO TE DIÓ!
Por  gracia Divina, me encuentro aún, entre los sobrevivientes de la epidemia de Dengue Hemorrágico que, durante los inicios de la década del 80, abrazó lamentablemente a la Mayor de las Antillas.
El ser un chico activo, en ocasiones, trae sus ventajas. Un descuido del enfermero, me dio la oportunidad de, con discreción, introducir mi índice en mí garganta, induciendo así el vómito. Para sorpresa de los médicos, el adolescente diagnosticado con mala digestión, llenó 17 pomos de sueros de hemorragia. ¡Gracias a Dios!
Experimentar lecciones de este tipo, dejan su marca propia, se desarrolla un sentimiento de nostalgia cuando, en derredor tuyo, sólo encuentras mosquiteros, salas atestadas y cuartos hacinados de personas que, contraer la enfermedad, no fue decisión por cuenta propia.

En las últimas semanas, en reiteradas ocasiones no he tenido alternativa que, revivir –entiéndase en mi memoria- aquellos días lúgubres.
Entrar por la razón que sea al Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre, más conocido por la Dependiente es, un riesgo al ciento por ciento. El Hospital de referencia está saturado de personas con Dengue. Los salones de operación cerrados debido a que en este estado de emergencia, es una locura realizar intervenciones quirúrgicas.
Trozos de palos improvisados –entiéndase cortados a machetazos- , sirven de base a los mosquiteros sin, que sean lo suficientemente seguros como para evitar que, durante la noche, se corra o caiga el mosquitero y se propague más la epidemia.

Este, aunque crítico, pudiese ser el menor de los problemas. Puedo testificar que, existen habitaciones con seis personas cuando, cuatro resultan más que suficientes, la Sala Avelino 4to –cuarto piso del edificio- es, un ejemplo de ello y esto, créame, sigue siendo una bicoca.
Tuve el desagradable privilegio de estar presente cuando repartían eso a lo que llaman almuerzo. Un carro metálico como quiera, lleno, en su parte superior de cubos, por cierto TODOS destapados,  que sin exagerar, parecía más que recogían sancocho para cerdos.
La puerta de acceso al elevador, está decorada con una reja que, en su totalidad genera la idea de un cuadro abstracto de esos que sin decir nada, nos tropezamos en ocasiones por doquier. Los pacientes, supuestamente bajo la acción genocida de la guerra fría bacteriológica impulsada por los eternos enemigos norteños, deambulan libremente por la sala, sin tener en cuenta los riesgos de una picada.
El punto de convergencia eran las áreas de la azotea a ambos lados, allí conversan, fuman, meriendan  y distraen la vista, con el ir y venir de otros vulnerables a la plaga. Es aquí donde, en pleno cubano, patearon la lata.
En el momento de mi observación, el área de la azotea bridó una copia fiel del hermoso cielo reflejado en dos sendos charcos de agua, ¡SÍ! Escribí agua, agua estancada producto de la tupición de los respectivos conductos de drenaje. Por increíble que parezca, en medio del alto grado de contagio epidemial, la Dirección del Hospital se da el lujo de permitir semejante situación.
Los auxiliares de limpieza, brillan, por su ausencia. Los jefes de turno de servicio, las supervisoras de enfermería, las mismas enfermeras, la guardia médica, el personal de mantenimiento, en fin, la infraestructura de logística es obsoleta, no funciona, no reacciona y para colmo, el hospital no está en cuarentena y por él, deambulan cientos de personas diariamente, propensas a contagiarse.
Si acaso no he logrado cautivar su imaginación con palabras, permítame mostrarle algunas instantáneas que, de seguro provocarán una avalancha de emociones, fuertes emociones, tan fuertes que quizás sienta lástima por los ingresados allí y de hecho, agradezca a Dios por no encontrarse en la lista de invitados a este “hotel estrallado”.
Y créame que, si esto no es contrarrevolución, entonces, busquemos a Shakespeare y corrijamos algunos términos obsoletos por otros más insurrectos.
*Pastor Alejandro Hernández Cepero. 48a.  miembro de la Liga Evangélica de Cuba; se desempeñó en una misión en El Henequén, Mariel, Prov. De Artemisa, Cuba. Trabaja en la actualidad con el Mover Apostólico, Movimiento Apostólico en Cuba. Es colaborador habitual de algunos sitios web de temas cubanos.

sábado, agosto 23, 2014

Mais Medicos: Feudalismo Ideológico.

Incluimos en nuestro Blog un artículo titulado: The story behind Cuba’s deal to send doctors to Brazil, que retoma el tema de los médicos cubanos en Brasil. El artículo ya tenía una respuesta que aparece en el excelente Blog de temas cubanos, Cuba open. No queremos dejar la oportunidad de incluir aquí de manera íntegra el artículo respuesta:
A veces resulta una tarea bastante pedestre, para no decir frustrante, encontrar los reportes o los ¿análisis? de ciertos llamados ‘periodistas’ cuando de Cuba se trata, o cuando de algún tema relacionado con Cuba se trata. Este es el caso de un artículo del sitio digital QUARTZ firmado por un, supuesto, periodista de origen colombiano de nombre Daniel A. Medina.
El llamado ‘periodista’ compara las cifras de gastos en salud y cantidad de médicos entre Cuba, Brasil, Estados Unidos y Canadá, para llegar a “desentrañar” el “por qué” de la presencia de los médicos cubanos en Brasil. Y presenta esta tabla que le ofrezco a continuación, cuya fuente de origen es la Organización Mundial de la Salud, OMS, o WHO en sus siglas en inglés:
Sin embargo, a la hora de cuantificar y analizar las cifras brasileñas, el ‘profesional de la información’, ¿no es así como se conocen a los periodistas?, comete la muy conocida pifia de rehuir las cifras de la OMS y se traslada a las que ofrece la OECD, que es una entidad independiente, cuyos análisis y observaciones están basados en evidencias y con la ayuda de gobiernos y organizaciones de la sociedad civil.
Muy diferentes de la conocida aceptación unívoca de la OMS que, en el caso muy particular de Cuba, es fatal.
El corolario del artículo del señor Medina parece decir, y refrendar, la “panacea” del sistema de salud cubanos, sin otras evidencias que lo que la OMS unívocamente acepta por parte de ese mismo gobierno, vale repetirlo. Se le olvida, por ejemplo, cuestionar esos gastos mínimos por parte de Cuba con respecto a la salud, donde deben estar incluidos los salarios miserables de los médicos y especialistas de la salud en la isla. No dejar de mencionar que no se cuestiona hechos importantes como: la calidad de esos médicos, el nivel tecnológico y la calidad de los servicios de salud, el monto de inversiones en un sistema que cada día reclama más de la tecnología, la existencia de medicamentos y de una infraestructura hospitalaria de calidad, y muchos otros aspectos que han sido cuestionados al sistema de salud de Castro.
Ah, cosa curiosa, como víctima colateral del escrito, contradice las conocidas declaraciones de ‘presidentes’ cubanos - que nunca lo han sido -, y representantes del oficialismo de salud, sobre las ‘cuantiosas’ inversiones en los sectores de salud.
¿Se ponen los ‘rolos’ o se hacen ‘papelillos’?
O la OMS miente, o el gobierno de Cuba desinforma a la OMS, o sencillamente, como es de esperarse, el gobierno de Castro miente en sus declaraciones públicas, envía informaciones ‘desinfladas’ de la retórica oficial y le hace caer en un ridículo para inflar el mito de la salud pública cubana, con aquello de que con poco dinero se puede tener servicio de salud.
Lo que está detrás de esta mistificación, sin embargo, es un típico feudalismo ideológico.
El gobierno de Cuba, según el mismo artículo de QUARTZ recibe anualmente 270 millones por esos profesionales de la salud en ‘Mais Medicos’. Mientras, esos mismos profesionales trabajan en las peores zonas de Brasil a cambio de una miseria, y sin opción de poder escoger y salir a ejercer su función donde el profesional desee. Los médicos brasileños tenían toda la razón al protestar, y los cubanos deberían aplaudirlos por sus protestas. Evidentemente lo hacen por ellos, no por los cubanos, pero en la práctica la protesta demuestra el uso feudal de la populista Dilma Rousseff de la agenda “Mais Medicos’.
Vamos, los médicos cubanos caen en el bolsillo de la presidenta como siervos de la gleba, gracias al ‘préstamo’ de su señor feudal, Raúl Castro.
El llamado ‘presidente’ Castro recibe doble beneficio aquí. Un inversor amistoso y que presta ‘amablemente’ dinero para construir monumentales obras en un puerto habanero, casi un símbolo del naufragio de la nación cubana, el Mariel. Recibe, además, una buena suma de dólares para su bolsillo desfondado. Y, encima de todo, un aplauso ideológico para un programa de salud que está en bancarrota en Cuba.
Mientras, en Brasil, los médicos que tienen oportunidad de huir del programa escapan, denuncian las condiciones de su labor, acusan a la presidenta Rousseff de contratar mano de obra semi-esclava y, muy importante, descubren la complicidad de las propias organizaciones hemisféricas y mundiales de la salud con la dictadura de Cuba.
Todas ellas hacen silencio mientras publican los informes del gobierno de Cuba, sin chistar, sin cuestionarlos, sin siquiera pedirles la presencia de organismos y fuentes independientes.
El silencio de los corderos.
En Cuba, pues, los médicos siguen con su pago de siervos de la gleba. Se les excluye del derecho a poder viajar libremente, se les explota sin misericordia al caer el peso de los ‘ausentes ideológicos’ sobre los hombros de los presentes y hospitales, servicios y medicinas siguen teniendo el doble estándar ciudadano.
No sé qué me frustra más, si el hecho de que se le sigue pagando muy liberalmente a ‘periodistas’ que no tienen la más mínima inteligencia, o deseo, o aptitud de cuestionar, buscar las cifras verdaderas detrás de los hechos, las evidencias, preguntar, preguntar y volverse a preguntar, después de todo el periodismo es la profesión de la pregunta; o la ‘maravilla’ de que aún se sigue premiando a un  gobierno con la aceptación de la semi-esclavitud de sus conciudadanos para el uso personal, y local, de un populismo mediocre.
El silencio es mucho más que complicidad, es aceptación.

*Programador y apasionado de la fotografía. Se define como un orgulloso cubano canadiense. Edita el Blog Open Cuba y Contrapunto. Reside en Toronto, Canadá. 

viernes, agosto 22, 2014

¿Qué es lo que va quedando de la medicina cubana basada en la evidencia?

En el país donde del materialismo dialéctico y el ateísmo científico se estableció como ideología imperante. El país del comunismo y la lucha contra el oscurantismo, el país de la verdad científica y la medicina basada en las evidencias. El país donde los médicos se graduaban después de repetir una y mil veces…, por el comunismo, seremos como el Che.
El Dr Tomasen en su consulta privada de La Habana
El país de la militancia revolucionaria y el rechazo a las escasas prácticas de la medicina privada que aún quedaban en la Habana de  los 60-70’s; cuando criticábamos y censurábamos a los pocos médicos que daban consultas privadas, apenados, y cobrando  5 pesos los médicos generales y 20 los especialistas. Pasó lo que tenía que pasar, de la medicina basada en la evidencia se transitó a la “medicina verde” cuando el periodo especial y de ahí a la energía cuántica, la pirámide, el yoga, el Thai Chi y cuanta practica semi esotérica se presentaba. La Santería en su versión de atención médica a la población se destapó sin que se levantara ni una sola voz hablando de “oscurantismo”.

El curandero de San Martin en plena intervencion quirurgica
del abdomen.
El país que se enorgullece de su condición de potencia médica es una rara amalgama de santería, brujería, prácticas esotéricas, uso de brebajes, etc. Atrás quedó la medicina con base científica y al alcance de todos. Capitalismo salvaje, oscurantismo peligroso y exportación de servicios médicos es lo que va quedando. Ah…, vamos a la consulta de Tomasen o al curandero de Ciego de Ávila…, allá te operan.
 Aquí..., ahora se establecen consulta privadas regenteadas por una mezcla de hombre nuevo graduado por la revolución como médico,  que deviene en curandero cobrando…. ¿la práctica de la medicina socializada ya se fue a bolina?

Ahora dicen que Cuba es un país de curanderos milagrosos. ¡Lo que hay que ver!

jueves, agosto 21, 2014

La contratación de médicos cubanos para trabajar en Portugal es una pésima gestión según la asociación médica de ese país.

La Asociación Médica dice que la  medida cuesta más: el acuerdo prevé  una cantidad mensual superior a cuatro mil euros, por cada profesional, pero en Portugal un médico de familia gana € 2.800.
La Asociación Médica (Orden dos  Médicos)  califica de incalificable el proceso de contratación de los médicos cubanos, que han costado € 12 millones al Estado portugués. En declaraciones a Renascença,  el presidente se pregunta por qué se paga a los profesionales extranjeros el doble de lo que se paga a los médicos nacionales.
Prof. Jose M Silva
Ordem dos Medicos 
José Manuel Silva considera el acuerdo una medida de mala gestión  que cuesta más. "Tenemos cientos de especialistas médicos que  emigrar, tenemos miles de médicos jubilados que podrían ser contratados, los médicos tienen que ir a trabajar al sector privado debido a la tremenda descalificación y las dificultades de la práctica de la medicina en el Servicio Nacional de Salud. Y la solución a la gravedad  de estas situaciones es la decisión del  Ministerio de Salud, de contratar a 50 médicos cubanos que representan para el  Estado portugués  duplicar el costo por salario comparado con un medico portugués. Esto es absolutamente indescriptible”, subraya.
El periódico "i", que tuvo acceso al Acuerdo de cooperación entre Portugal y Cuba, dice que los médicos cubanos le  han costado € 12 millones para el Servicio Nacional de Salud. El  Acuerdo prevé una cantidad mensual superior a cuatro mil euros para cada profesional. En Portugal un médico de familia gana € 2.800.
"La divulgación de estos documentos confirma lo que la Orden hace mucho tiempo había denunciado: el hecho de que están pagando a los médicos cubanos y sin experiencia, salarios  que son el doble de lo que se paga a los médicos  portugueses", dijo José Manuel Silva.
El acuerdo de cooperación entre Portugal y el Servicio de médicoscubanos estatal fue revelado por el periódico después de una queja a la Comisión de Acceso a los Documentos Administrativos.
El Consejo Médico también ha pedido ante un tribunal, para tener acceso al documento, pero todavía está a la espera de la decisión del tribunal.

Fuente: Renascença (google traslate) 

Ministério da Saúde de Portugal nega que pague o triplo a médicos cubanos.



O Ministério da Saúde nega que os médicos cubanos que trabalham em Portugal recebam  remunerações que excedem o triplo do que é pago aos clínicos portugueses. 

  
A Administração Central do Sistema de Saúde (ACSS) sublinha, em comunicado, que o valor pago a cada clínico cubano, inicialmente de 5.900 euros, segundo uma notícia avançada pelo jornal i, "sofreu uma redução substancial, face ao favor inicial".
Você pode ler todas as informações clicando aqui ou no título da nota.