viernes, julio 14, 2006

Delirio de grandeza.


Un oficial de la Policía Nacional Revolucionaria, que patrulla el área de La Rampa, en el Vedado, Habana, se encuentra a un borracho en la calle y le pregunta:

Compañero, ¿Qué haces tirado en la acera?

El borracho le dice que el trabaja de portero en el Hotel Habana Libre que esta enfrente.

El policía no le cree y le pide su carné de identificación. Lo lee y ve que vive cerca y lo lleva a la casa. La esposa abre la puerta. El policía le hace la historia y esta le dice:

"¿Portero del Habana Libre?, no hombre no, ya quisiera él. Lo que pasa es que cada vez que se emborracha le dan delirios de grandeza. En realidad él es Neurocirujano en el Hospital Calixto García”.