sábado, abril 14, 2012

Embarazos y SIDA en Cuba.

Por: Aimée Cabrera
Cuba actualidad Centro Habana, La Habana (PD) En Cuba, las parejas, por  cuestiones de idiosincrasia o negligencia, evitan el uso del condón. Aducen molestias en el momento del coito, o sospechan falta de lealtad, en el caso de quienes mantienen una relación estable. Educar-la-infancia Lo cierto es que en el año 2011 se identificaron como portadores del VIH-SIDA, 1 787 personas. De ellos, 362 fueron mujeres, una cifra nada alarmante, si se compara con otros países. Pero es evidente el aumento de la cifra.
El no percibir la posibilidad de adquirir la infección hace que estas mujeres en edad fértil no asuman la debida protección. De 143 embarazadas atendidas el pasado año, 41 desconocían que eran portadoras del VIH-SIDA, mientras que 102 sí lo sabían. Afortunadamente, de 93 partos, 92 fueron de bebés sanos.
"Debemos trabajar más para que se gane mayor conciencia de riesgo en la  mujer y su pareja sexual… lo que le permitirá a Cuba cumplir la meta de la Organización Mundial de la Salud de eliminar el VIH como un problema de salud para 2015", expresó para el diario Juventud Rebelde ("Embarazadas con VIH, ¿qué camino tomar?", Ana Domínguez, 31 de marzo) la Dra. María Lantero, jefa del departamento de Infecciones de Transmisión Sexual y VIH/SIDA del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).
Sin embargo, en una nación donde el éxodo masculino es notable y a las mujeres jóvenes les es difícil encontrar pareja, se da mucho el hombre que, a sabiendas de que padece el SIDA, esconde su enfermedad y la transmite. Bien vestidos, seductores y galantes, se acercan a sus presas, ávidas de conocer al Príncipe Azul de sus sueños o a alguno que le cambie las vidas de miseria que viven… Entonces vienen las complicaciones de por vida, para ellas y sus descendientes.