sábado, septiembre 07, 2013

Médicos cubanos al Brasil. ¿Por qué el silencio?

A principios de mayo del presente año y en ocasión de una reunión entre los cancilleres de Brasil y Cuba se daba a conocer la contratación de 6 000 mil médicos cubanos que irían a trabajar al Brasil dentro del programa “Mas Médico” que promueve la actual administración brasileña.
La gestión de este convenio probablemente comenzó hace mucho tiempo y se mantuvo en secreto; en él está involucrada la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en una triangulación de dudosa interpretación hasta el momento. Los médicos cubanos estarían siendo contratados para trabajar en regiones inhóspitas a las cuales los profesionales brasileños desisten de ir. La información del 6 de mayo del 2013 , dice así:
El canciller brasileño, Antonio Patriota ha informado este lunes de la intención de su Gobierno para admitir al menos 6 mil médicos cubanos, que serían destinados a atender áreas que carecen de esa atención profesional. Tras un encuentro con su par cubano, Bruno Rodríguez, Patriota afirmó que "Brasil está examinando la posibilidad de acoger un número -de médicos cubanos-, a través de conversaciones que involucran a la Organización Panamericana de la Salud (OPS)". "Creo que se está pensando algo en torno a 6000 o poco más de 6000 médicos, aún estamos finalizando los entendimientos para que puedan desempeñar su actividad profesional en Brasil para la atención de comunidades carentes", expresó Patriota.
La noticia causó muchas especulaciones y sobre todo  una reacción de rechazo de organizaciones médicas brasileñas como el Consejo Federal de Medicina y la Asociación Médica Brasileña. No han faltado declaraciones altisonantes y descalificativas. “Brasil quiere traer escoria”, dijo Florentino Cardoso, presidente de la Asociación Médica Brasileña. “Desafío a cualquiera a demostrar la excelencia de la medicina cubana. Médicos que se graduaron allí y estudiaron cuatro años , tienen que estudiar otros dos años más pero con el fin de ejercer la profesión en su propio país”
Brasil es un país con un fuerte desarrollo en los últimos tiempos, ya no es el subgendarme  imperialista que con tanta inquina  arremetiera la maquinaria de  propaganda castrista. No es un país dependiente del poderoso vecino del norte. Es una potencia emergente que cuenta con un territorio extenso y rico en recursos y una población cada vez más próspera y mejor educada. Brasil tiene en la actualidad unos 400 mil médicos y gradúa 17 mil nuevos galenos en sus universidades con una preparación muy aceptable. Hay 1,8 médicos por cada 1 000 hab.
Recordando a los cubanos que llegaron a la Florida
 en una camioneta adaptada como una lancha
El programa “Mas Médicos” promovido por la actual presidente Dilma Rouseff, y que muchos por su premura en ponerlo en práctica lo  atribuyen a los recientes acontecimientos en el país; trata de llevar la atención médica básica a las zonas más distantes y empobrecidas. Para esto  necesitan, según las autoridades de salud del país, de unos 54 mil médicos y, de inmediato, 15 mil médicos que buscan con avidez en el exterior. Porque no son solo médicos cubanos los que contratarán, sino médicos extranjeros que reúnan los requisitos requeridos.
Debo de señalar que si esta noticia se dio a conocer en mayo del 2013 es porque ya ambos países estaban seguro de que se concretaría el convenio y se daban pasos bien definidos para seleccionar, entrenar y preparar a los médicos cubanos para conformar un contingente médico como los que ya han trabajado en países como Angola, Nicaragua y Venezuela. Las autoridades cubanas a través de la Unidad Central de Colaboración Médica, desde hacía buen tiempo buscaron los médicos, y liberados de sus funciones laborales, les han dado una preparación en idioma (portugués por supuesto) y tola la información sobre los aspectos epidemiológicos del país al cual irían a trabajar.
Sin embargo el problema se complicó no solo por las protestas de las organizaciones médicas del Brasil que se oponen a la llegada de médicos extranjeros, asegurando que el problema de Brasil no es la falta de profesionales, sino la mala gestión y la falta de recursos en el sistema público. También por la abundante información que aparecían en los medios y sobre todo en la red y que ponía en entredicho esta colaboración. Es así que el gobierno brasileño dio a conocer que abandonaba los planes para traer médicos cubanos y que en su lugar se concentrarían en contratar médicos de España y Portugal. Una declaración como esta sorprendía a todos: “Nunca alcanzamos un acuerdo con Cuba. Ahora la prioridad es España y Portugal”, expresó el Ministerio de Salud brasileño, y agregó que los médicos cubanos podrán aplicar a este trabajo, pero de forma personal desde España o Portugal.
Pero el acuerdo ya estaba ahí y no sobre la mesa esperando su firma, sino en los procedimientos de preparación que ya estaban ejecutando las autoridades cubanas por medio de la Unidad Central de Colaboración Médica en La Habana. El Ministerio de Salud del Brasil podía declarar lo que bien le convenía pero ya el acuerdo estaba funcionado. Una fuente desde la Habana señalaba lo siguiente:
Los médicos consultados por Havana Times desconocen hasta el momento la cancelación, y continúan preparando su salida a Brasil, anunciada extraoficialmente para los venideros meses de agosto y septiembre.
Una información sobre la contratación de médicos especialistas cubanos para ir a trabajar a Arabia Saudita desplazó la atención sobre el tema y trajo también no pocas especulaciones. La información decía así:
Arabia Saudí contrata a anestesistas y neurocirujanos cubanos. El Ministerio de Sanidad saudí anunció este viernes que un primer grupo de médicos cubanos, de varias especialidades, llegará al país al final del mes sagrado de Ramadán, el 10 de agosto, de acuerdo con un tratado firmado entre los dos países. El subsecretario de ese departamento, Aqel al Gamedi, explicó en un comunicado difundido por la página web del Ministerio que un total de 30 médicos trabajarán durante tres meses en Arabia Saudí…,
No tenía sentido hablar de médicos cubanos para el Brasil porque el propio gobierno brasileño  había cerrado este capítulo; se buscaban médicos en Europa…, en tanto en La Habana seguían los preparativos sin pausa y en sigilo.
Medicos cubanos llegan al Brasil.
 Arribo o acto de reafirmación revolucionaria?
Fue así que la noticia de la llegada de los primeros 400 médicos cubanos de un total de 4 000 al Brasil el 26 de agosto volvía a traer el tema de la contratación de los médicos cubanos siendo ya un hecho. Los médicos cubanos que llegaban al aeropuerto de Brasilia eran un avanzada que no entró con la discreción requerida; constituyó su llegada una especie de acto de reafirmación revolucionaria, con banderitas incluidas y la presencia de una  escasa brigada de respuesta rápida, esto es, de brasileños movilizados por la embajada cubana para darle la bienvenida.
La pregunta es por qué se dijo que no llegarían médicos cubanos cuando se estaba preparando su llegada en secreto, y por qué el Gobierno no consultó un tema tan delicado con las Asociaciones Médicas de Brasil, que hoy están en pie de guerra contra las contrataciones y que hasta han acudido al Supremo al considerarlas inconstitucionales. Es algo que resulta incompresible para algunos.
La respuesta la da un funcionario brasileño cuando afirma que la operación ha sido preparada – en secreto- desde hace año y medio. Esto lo aseguró el senador y ex ministro de Sanidad del Partido de los Trabajadores (PT). Siendo así la negativa anterior y el silencio en los últimos meses fue una operación de desinformación muy bien elaborada entre los gobiernos de  Brasil y Cuba.
¿Que buscaban ambos gobiernos con esta manipulación a la información, el silencio necesario y un convenio que probablemente viene siendo gestionado desde hace varios años?
No tengo la menor duda que la intención de llevar médicos cubanos a trabajar a Brasil viene desde hace mucho tiempo, antes del ascenso a la presidencia de Dilma Rouseff, y nada tiene que ver esto con el programa Mas Médicos y las recientes manifestaciones populares en Brasil. Hay un lenguaje común entre las dos últimas administraciones brasileñas del Partido del Trabajo (PT) y la dictadura Castro comunista; son aliados ideológicos y son por lo tanto aliados estratégicos; su marco de acción es el Foro de Sao Paulo y el ALBA. Médicos cubanos están trabajando en Bolivia, Ecuador y Venezuela, países con gobernantes compadres políticos del Partido del Trabajo del Brasil; ¿por qué no estar también en Brasil?, a fin de cuentas médicos necesitan allí y el único país con capacidad para movilizar un contingente médico  es Cuba. Cuenta con la capacidad de organización y movilización, pero además cuenta con lo más importante, los médicos.
En el convenio de contratación de médicos cubanos para el Brasil, más que convenio resultó una operación prevista de forma minuciosa y teniendo en cuenta todos los factores. Predominó el silencio; el silencio de la Organización Panamericana de la Salud de cometido ambiguo en esta negociación, de los ministerios de Salud de Brasil y Cuba y de los gobiernos de ambos países. Trataban de evitar a toda costa el rechazo de las organizaciones médicas brasileñas, su posible impugnación legal al convenio y la propaganda negativa que se estaba generando en los medios.
También había que ganar tiempo para que la Unidad Central de Colaboración Médica en La Habana, seleccionara los médicos y los preparara al menos por año y medio, - como se hizo-, sin que los médicos brasileños organizados tuvieran tiempo de protestar. Había que adelantarse a los médicos de países europeos que, desempleados o no, podían competir en este mercado laboral que es una oportunidad que no puede dejarse pasar.
Se guardó silencio, como ha tenido que ser…, se manipuló la información y se preparó todo el andamiaje de un contingente médico  que comenzó a llegar al Brasil. Las autoridades cubanas saben hacer las cosas cuando de discreción se trata, hay una dedicación a la conspiración y el sigilo en sus actos, una dictadura es así..., sobre todo con más de medio siglo de experiencia.
04.09.2013©