martes, julio 20, 2021

MEDICOS Y ESTOMATOLOGOS REPRIMIDOS EN CUBA DESPUES DEL 11J

 


Estamos confeccionando un listado de los médicos, estomatólogos y personal de la salud en general que, después de las protestas del 11 de Julio han sido objetos de detenciones arbitrarias, golpizas, desapariciones forzadas, etc. Muchos no se conocen su paradero.

Si es posible incluir en las informaciones, además del nombre, la especialidad y la dirección, pueblo o ciudad donde reside.

Los listados a medida que se vayan elaborando serán remitidos a las organizaciones de DDHH y Salud.

Dr. E Gonzalez.

Enviar la información a:

AQUÍ COMIENZA LA LISTA

1.        Carmen Del Pilar Refeca Ramon, Médico

2.      Isabel María Amador Pardias, Estomatóloga

3.      María de Fátima Victores Amador, Estomatóloga.

domingo, julio 11, 2021

Cambian las reglas de juego: la calle es y puede ser de todos los cubanos.

 Eloy A González.

Los recientes acontecimientos en nuestra Patria, Cuba, se veían venir.

Hace una semana indagué sobre las bases jurídicas para declarar un estado de calamidad pública en Cuba en relación con los acuciantes problemas que se derivaban de las medidas tomadas en relación con la Pandemia, la escasez crónica de bienes, el deterioro de los servicios, la represión rampante, la inmigración descontrolada, la desidia del régimen, su negligente actitud y la desesperanza del pueblo todo. Nunca pude saber cómo y cuales pudieran ser los mecanismos para que, las autoridades en control del poder en Cuba pudieran declarar y lo hicieran el estado de calamidad publica y lo que esto conllevaba.

Fue entonces que hace 3 días escribir y compartí en las redes y publiqué en blogs y sitos cubanos un breve articulo con el titulo de: “No abandonemos la oportunidad, ante tanta tragedia, de levantarnos como Nación”. Alcanzando la vigencia del momento escribí lo siguiente:

Hoy debemos asumir la condescendencia, la nobleza de miras y tratar de comprendernos; antes de que veamos partir la última oportunidad de salvar la Patria.

No hago recomendaciones, seamos prudentes en medio de tanto dolor; pero eso sí, no abandonemos la oportunidad de, ante tanta tragedia, elevarnos como Nación. Esto debe ser dedicación de todos, pasión de todos y compromiso de todos.

Hoy ha sido tendencia en Twitter los hashtags: #SOSMatanza y #SOSCuba. Tendencia conductual  debe ser que cada uno de nosotros, cubanos todos, asumamos la resulta propensión al amor infinito a la Patria, la conmiseración de todos y, por qué no, derramar una lagrima oportuna de consuelo y de sanación.

Por lo demás, donde usted este como cubano, asuma un momento de reflexión junto a sus familiares, amigos, hermanos en la Fe y contertulios. Eleve una oración a Dios y muestre que la virtud de Patria no ha sido despreciada o excluida del sentir de todos.

Llegará el tiempo en que, a los cubanos de bien, una Patria agradecida nos mirará orgullosa.

Donde quiera que este, cuando así lo decida, hínquese de rodillas, A fin de cuentas, un país puede levantarse de las ruinas con apego a la virtud y el necesario temor a Dios.

Hoy en la mañana fuimos a los servicios religiosos que habitualmente asistimos los domingos. En el templo recibimos dos llamadas telefónicas, había insistencia y el mensaje fue conmovedor: “la gente en Cuba esta en la calle”

Llegado el momento de la oración final del servicio, cuando se me pidió que lo hiciera, solicité que se me diera unos minutos para hablarle a la congregación allí reunida.

Fue entonces que hablé de la gracia de Dios para con todos y de la crítica situación de Cuba; de cómo había recibidos mensajes alarmantes y perturbadores sobre lo que acontecía en nuestro país. Pedí oración para nuestra atribulada Patria, para los cubanos todos, fue entonces que elevé una oración entre emoción y tristeza. Terminado el servicio muchos se acercaron a nosotros en muestra de solidaridad y respeto. No faltaron los abrazos y las lágrimas.

De regreso encuentro una y otra información; se sucedían sin que llegara a percibir el alcance de todo lo que estaba pasando. No hay la más mínima duda de que, vivimos los cubanos todos, una situación de conmoción nacional. ¿A donde nos conducirá todo esto?, no puedo predecirlo.

Necesitamos que mostremos la elevada consideración de que mañana no seremos el mismo pueblo, de que debemos asumir nuestras decisiones y obrar con la cordura que requiere una situación que puede tornarse violenta y terminar en una tragedia.

Un pueblo se levanta sobre la virtud, el temor de Dios y la valentía de sus hijos.

Aceptemos las contingencias; Dios tenga piedad y de protección a los agraviados.

Tengo la certidumbre de que, un gran abrazo nos espera.




martes, julio 06, 2021

¡Necesitamos ayuda!. El pedido desesperado de una profesional de la salud desde Cárdenas, Cuba.

 

Durante 9 años viví en la ciudad de Cárdenas y trabajé en el Hospital de esa ciudad. Desempeñándome como medico especialista, docente y jefe del Servicio de Urgencias. Confío en la dedicación y profesionalidad de los médicos cardenenses; doy fe de su apego a la práctica de la Medicina y cuanto pueden hacer. Hago votos porque esta lamentable situación sea superada y que el personal, los recursos y la administración del Hospital puedan solucionar este evento. Al final buena parte de la población que se atiende en este hospital saldrá beneficiada.

Necesitamos ayuda.

¡Cárdenas necesita ayuda!,¡Matanzas necesita ayuda!,¡Cuba necesita ayuda!

Escrito por  Daily Rizo Cabrera.

Licenciada en Psicología Policlínico Héroes del Moncada. Cárdenas. Cuba

Qué hay de malo en reconocer que necesitamos algo que tantas veces hemos regalado SOLIDARIDAD.  A mi criterio la solidaridad es tan noble y válida tanto cuando se da como cuando se recibe

Tres líneas para desarrollar, que justifican la necesidad de solicitar ayuda:

1-Nuestro pueblo, nuestra gente

Tenemos una población enferma o en alto riesgo de enfermar, una población acostumbrada a ver al médico de la familia tocar a su puerta cuando falta a una consulta, acostumbrada a tener un dolor de garganta y hacer un ciclo de amoxicilina por ello. Una población acostumbrada a acudir a un cuerpo de guardia nocturno por un dolor de cabeza para chequear tensión arterial y ser atendida con la inmediatez de una emergencia. Contradictoriamente esta población ahora está sufriendo la enfermedad más mortífera del último siglo y se siente desprotegida, atemorizada, siente que les falta la mano del médico que conoce hasta sus resultados de glicemia. No les llega la atención médica cuando más la necesitan, o deben esperar en un estado de salud deteriorado largas colas  y la razón no existe suficiente personal sanitario para cubrir todos los frentes que se están llevando a cabo al mismo tiempo en el territorio. Nuestra gente, incluso encontrándose en una institución habilitada para pacientes positivos, sufre la ausencia de los tan buscados y necesarios antibióticos, esteroides, antipiréticos etc.…. La realidad es que no existen los medicamentos para tratar los diferentes síntomas que presentan los pacientes positivos de Covid19.

2-Nuestros trabajadores de la salud

He sido testigo durante estos últimos días, después de más de una década en este sector, de las historias más tristes y he visto médicos llorar de dolor, de impotencia, de desgaste. Sí la fatiga pandémica recorre los pasillos de todas las instituciones de salud. He visto médicos salir de una guardia de respiratorio sin un minuto de descanso a una jornada de más de 8 horas de vacunación, donde todos los días son lunes. Salir con un plan rumbo al consultorio y recibir una llamada que los lleva de 7 a 15 días a un centro de aislamiento, trabajando con más de 100 pacientes positivos, solo con el brazo derecho de una enfermera.

Recibir una alimentación que pasa de ser insuficiente a ser triste y degradante para enfrentar jornadas de trabajo donde duermen, los que pueden, 2 horas y empatan los días. Y los he visto sufrir mucho por decirle a los pacientes no tengo camas, no hay capacidad, se agotaron los PCR, no hay medicamentos, deben trasladarse por sus propios medios, no llega la ambulancia, su familiar ha fallecido. Historias cotidianas en los últimos tiempos para lo cual deben crear mecanismos psicológicos adaptativos y lidiar con ver en los otros la crítica o el desprecio hacia nuestro trabajo y ser tildados de insensibles. Sí sufren  la humana incomprensión, a veces devenida en ingratitud, del pueblo que también sufre. He visto médicos llegar a sus casas y no besar a sus hijos y aun así contagiarlos. Los he visto enfermar en el ejercicio de su profesión, y en lugar de ser indemnizados por riesgo laboral y cobrar horas extras, ni siquiera para que todo el mundo lo sepa, reciben privilegios de ninguna índole. Comparten el mismo pasillo en el hospital y la misma carencia de medicamentos. Los he visto infectarse y re-infectarse, debutar con hipertensión por el exceso de trabajo y responsabilidades y hemos visto a muchos morir. También los he visto, en ocasiones ofrecer el trato poco esperado y a veces hasta defensivo, humano. Lo hacemos con nuestros hijos, con nuestros padres en momentos de estrés mantenido como al que están sometidos nuestros profesionales de la salud. Se llama desahogo, catarsis, se llama límite de capacidad excedido.

3-Necesitamos insumos médicos y alimentación para cubrir los centros de aislamiento

El país no está en condiciones y lo entendemos, PIDAMOS AYUDA, a la OMS, a la comunidad internacional, a los países amigos, a…., cualquiera que desee brindarla. Mientras los medios de difusión masiva sigan mostrando imágenes en Matanzas como las de hoy en salas privilegiadas del Hospital Faustino Pérez y no muestren los videos que circulan por las redes de los pasillos del Hospital  Julio Aristegui Villamil de Cárdenas colapsados, mis respetos para ellos, pero solo se está mostrando una parte de la realidad. Mientras se continúe diciendo que todo está garantizado en cada entrevista, estamos negándonos nosotros mismos la posibilidad de por primera vez dejar entrar la SOLIDARIDAD que tanto hemos brindado. Los médicos no aguantamos más una jornada en la que tengamos que preguntar a la mamá de un bebé ¿tienes algo que darle para la fiebre? (pregunta en dirección incorrecta). Y aguantar una convulsión febril con las manos en los bolsillos (historias reales). No se trata solo con interferón las tan frecuentes neumonías post-covid, se necesitan antibióticos, se necesitan esteroides cuando un paciente está desaturando. Se necesitan medicamentos. Y se necesita una alimentación adecuada para afrontar la enfermedad y las reacciones adversas de los medicamentos.

Vimos colapsar el sistema de salud en Italia, España, EE. UU., Brasil, Ecuador, la India… y una larga lista. Debemos reconocer ese colapso aquí en nuestra provincia. Eso no nos hace débiles, irresponsables, poco trabajadores. Que la población entienda esto va a ayudar a la tan necesaria percepción de riesgo y a reajustar las necesidades ante esta nueva realidad. Que la comunidad internacional entienda esto va a abrir sin dudas puertas a la AYUDA. No puedo ver el mal en mis palabras

Este reclamo de AYUDA no tiene un contenido ni objetivo político. No queremos llegar al momento en el que pongamos también sobre los hombros de nuestros médicos la decisión de quién debe usar un respirador y quién no.

Fuente: Facebook

sábado, julio 03, 2021

La Confederación Médica Panamericana, el Colegio Médico Nacional de Cuba y el doctor José A Bustamante.

Organizada y financiada por el Colegio Médico Nacional de Cuba durante la época de control de su gobierno por la fracción bustamantista, esta entidad que agrupa a las Asociaciones Médicas de las naciones latinoamericanas fue desde su principio controlada por el Dr. José A Bustamante quien, una vez asegurado de su posición de Secretario General de la misma, con sede en La Habana, desasocio su posición de la de miembro del Comité Ejecutivo del Colegio Médico Nacional de Cuba.

 De esta manera se vio colocado este último en la curiosa situación de ser el mayor subvencionador de la Confederación Medica Panamericana y, sin embargo, no tener ninguna voz ni representación dentro de la misma. Así logró José A Bustamante colocar  en la posición de presidente de la Confederación al conocido  Senador y medico comunista al chileno doctor Salvador Allende, de triste recordación para la democracia chilena.

Esta anormal situación fue otro de los privilegios del grupo bustamantista que se propuso corregir nuestro grupo mayoritario del partido “Acción Inmediata” al tomar las riendas de nuestro partido y del Comité Ejecutivo del Colegio Médico Nacional. Así logró obtener nuestra delegación a la Asamblea de la Confederación Médica Panamericana celebrada en Buenos Aires en 1957, que el Colegio Medico Nacional de Cuba ostentara como organismo representativo una de las Vicepresidencias de este.

De esta forma se comenzó a tener éxito en la labor de rescatar a la Confederación Medica Panamericana de las manos de comunistas y bustamantistas. Cumplimos así con un deseo de los médicos cubanos que con frecuencia expresaban en las Asambleas Nacionales su critica al uso de los fondos del Colegio Médico Nacional par a la subvención de un organismo controlado de modo personal por José Ángel Bustamante.

Dr. Enrique Amado-Ledo.

Amado-Ledo, E. (1974). El Colegio Médico Nacional de Cuba y la Revolución Castro comunista. Caracas, Venezuela: Dr. Hildo Folgar. página 22

lunes, junio 28, 2021

La ruptura de una pasión y la perdida de una profesión que me fue arrancada. Segunda Parte (continuación)

 Dr. Eloy A González.

Después del portazo a mi gestión para comenzar a trabajar, pensé que esos que me hacían un apremiante seguimiento; consideraron preguntarse ¿cuál sería mi respuesta a todo eso?. En una visita a la casa de la calle 13, donde estaba por ese tiempo la sede de la Agencia Cuba Press y del Colegio Médico Independiente de Cuba; me encontré con un sujeto que acompañaba a Elizardo Sánchez Santa Cruz. Antes lo había visto en la sede de la CNDHRN.

De inmediato me invito a salir al portal para conversar. Este sujeto era hijo de un conocido pastor bautista. “Yo soy el hijo de “Papín” el Pastor”…., así me dijo cuándo iniciamos la conversación en el portal de “la casa de la calle 13”, pasando a hablarme de su reciente viaje a  los Estados Unidos; de ahí surgió el tema de la denominación bautista. Para enfatizar más a donde entendía que debía llevar la conversación, agregó: “dentro de mi trabajo en la Comisión Nacional de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, está la de entrevistarme una vez al mes con el presidente de la Convención Bautista de Cuba Occidental”, en aquel momento el Pastor Leoncio Veguilla. No le di mucho crédito a esto, pero así me dijo. Incluso dudo de que en ese momento el Pastor Veguilla fuera el presidente de dicha organización religiosa. Fue entonces que pasó a hablarme del Dr. Víctor Samuel González Grillo, sus dedicaciones y opiniones para preguntarme de inmediato sobre él. Decliné seguir conversando y regresé al interior de la casa.

Esta fue mi conversación y encuentro ese día en “la casa de la Calle 13”, que alguien llegó a denominarla, “La Ratonera”, con Moisés Rodríguez Quesada en marzo del 1997. En marzo del 2003 el sujeto fue destapado como el agente “Vladimir” del Departamento de la Seguridad del Estado y testigo en los  procesos relativos a la “Primavera Negra de Cuba”.

Un acto de hostigamiento se produjo el 20 de marzo de 1997 cuando alrededor de las 8:30 p.m. se presentaron en mi domicilio tres agentes del Departamento de Seguridad del Estado (DSE) quienes me conminaron a salir de mi casa para hablar, lo cual no acepté, toda vez que para conversar puedo hacerlo en mi hogar. La presencia hostil de estos agentes tenía el propósito de advertirme que tenía prohibido reunirme con los médicos que pertenecían al Colegio Médico Independiente de Cuba, organización para ellos inexistente formada por médicos de dudosa moralidad. Señalaron que, si asistía a una reunión convocada para el día siguiente “me iban a guardar”. Esto es encarcelarme. En tono amenazante y lanzando toda suerte de diatribas concluyó diciendo: “cuídate y cuida a tu familia”.

Esto fue lo que escribí a principios del año 1998…,

Al no recibir respuesta alguna, con fecha 16 de octubre de 1997, envié una segunda carta al ministro de Salud Pública; dada la prolongación desproporcionada de la respuesta a mi carta anterior.

En febrero de 1998, recibí una carta de Ministerio de Salud Pública con fecha 26 de diciembre de 1997(¡?) por correo ordinario donde me informaban: “que debía presentarme en la Dirección Provincial de Salud de Ciudad de la Habana para una entrevista con el Dr. Luís Curbelo, vicedirector de Asistencia Médica para valorar mi reubicación”.

Después de asistir en dos ocasiones a dicha Vicedirección se me informó que al asunto sería tratado por el Dr. Víctor Santamarina en el Dpto. de Ubicación, al cual me dirigí. En entrevista con el Dr. Víctor Santamarina y en presencia de la Dra. Josefa Masó, este me informó de dos posibles plazas de ubicación: 1) En el Hospital Gral. Doc. “Salvador Allende”, 2) En el Hospital Pediátrico “W. Soler”, previo adiestramiento y a determinar el tiempo en el Servicio de Oncopediatria del Hospital Pediátrico “J. M. Márquez”.

Al día siguiente visité el Hospital “Salvador Allende”, para hablar con el Dr. Hugo Reyes Gil, J’ Servicio de Oncología y J’ del Grupo Provincial de Oncología, éste me informó que sólo había dos plazas en el Hospital “Miguel Enríquez”. No obstante, a esta información incongruente, acepté la segunda opción. Días después al presentarme a recoger la necesaria documentación en el mencionado Dpto. de Ubicación, el Dr. Víctor Santamarina me dijo que: “según una Ley de diciembre de 1997, dado el tiempo que llevaba desvinculado del trabajo, no pedía ocupar dicha plaza”. Nuevamente el asunto se tornó oscuro y las explicaciones dudosas. No obstante, en presencia de la Dra. Josefa Masó se acordó tener una reunión para decidir con relación a mi caso “pues este era atípico” según sus palabras.

Después de alrededor de 18 meses de gestiones infructuosas, prácticas dilatorias, actitudes remisas y negligentes. Y de recibir sólo respuestas negativas  y explicaciones dudosas para concederme una plaza como Médico especialista en Oncología ; se me informó el 26 de marzo del presente en el Dpto. de Ubicación del MINSAP: “que se aplicaría en mi caso la Resolución Ministerial 166/97 de fecha 27 de  diciembre”; por la cual , después de 24 años de trabajo asistencial y docente debía: “ pasar a estudiar de nuevo Oncología en la Facultad de Medicina, sería objeto de un examen de la Especialidad y después se consideraría la posibilidad de ocupar un plaza para poder ejercer mi profesión como Médico”.

A las preguntas que hicimos al respecto, se me respondió en una actitud defensiva, remisa e irreflexiva, negándose dicha funcionaria, la Dra. Masó, a darnos la respuesta por escrito, se limitó a decir; “que como ella no era abogada, que yo consultara con la asesoría  jurídica de dicha institución”.

Este acto injusto y humillante, muestra fehaciente de extorsión y venganza política se convierte de hecho en una expulsión “técnica’ del Sistema Nacional de Salud y una inhabilitación para ejercer mi profesión. La infamia había  sido consumada.

Todo lo antes expresado está en íntima relación con mi resuelta posición de principios en mí ya prolongado desempeño como activista de Derechos Humanos; éste no ha sido ni el primero, ni el único, ni el último acto de hostigamiento y solapada represión de la cual he sido objeto. Al escribir este documento, parece  como si las palabras del profeta  resonarán en nuestros oídos, haciéndose eco de un presente incierto: “La justicia ha sido despreciada, la rectitud se mantiene a distancia, la sinceridad tropieza en la plaza pública y la honradez no puede presentarse” Is.59:14

Dios tenga misericordia de nosotros, para que algún día no tengamos que utilizar el tiempo, el talento y la pluma para hacer una larga relación de iniquidades; si no para obrar por medio de nuestro trabajo en beneficio del prójimo, trasmitiéndole un aliento de amor y esperanza.

Este documento (ahora incompleto) fue escrito en la Ciudad de la Habana, a los veintinueve días de mes de marzo del 1998.

Por aquellos días había perdido toda esperanza de recuperar mi trabajo como Médico, y mi desempeño en el Colegio Médico Independiente era intenso, sobre todo escribiendo lo que serían las Bases y Estatutos de esta organización. Entonces recibí una de esas visitas nada bienvenidas ni agradables: la de un agente de la Seguridad del Estado.

Aquí trascribo la otra carta, que por aquel entonces escribí. Nadie había escuchado mis denuncias anteriores.

Ciudad de la Habana, 8 de junio de 1998

 A Quien pueda interesar:

Quien suscribe: Dr. Eloy Arnaldo González, de 49 años, casado, con residencia en: Calle 15 No. 8611 e/ 86 y 86ª, Playa, CH. Cuba; de profesión, Médico Especialista en Oncología y Prof. Inst. de Farmacología del ISCM-H. Por derecho propio y libre voluntad, expongo, a modo de mejor proveer para su conocimiento y sólida comprensión lo siguiente;

Que el 5 de mayo del presente año (1998) se presentó en mi domicilio el agente del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE) autodenominado “Alfredo’ con la expresa intención de “conversar” sobre mis actividades como disidente.

Dicho agente esforzándose por mostrase amable y respetuoso, pero marcadamente fingido y adoptando por momentos una actitud tendenciosa y degradante, expresó con claridad lo siguiente:

1.Que ésta era una visita para conversar, pero que él podía en cualquier momento citarme a alguna dependencia del DSE.

2.Que estaba incurriendo en un grave delito al prestar el autor de mi propiedad a una persona de conocida trayectoria como disidente y delincuente, el cual tenía relaciones estrechas con la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CNDHRN). El auto había sido objeto de un accidente de tránsito en circunstancias muy sospechosas

3.Que en relación a mi trabajo como Médico que vengo gestionando desde hace dos años, ya que me encuentro desempleado , las razones expuestas por el Ministerio de Salud Pública así como por  los funcionarios: Dr. Víctor Samuel González Grillo, Dr. Hugo Reyes Gil, Dra. Josefa Masó y Dr. Víctor Santamarina ; responden y han sido en respuesta a los intereses del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE), pues son ellos quienes han tomado las decisiones considerando el carácter de “no confiabilidad política” que me caracterizan como activista de Derechos Humanos y miembro de organizaciones ilegales tales como: Asociación Pro-Arte Libre y el Colegio Médico Independiente de Cuba; así como mis relaciones con la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

4.Después de una extensa conversación no exenta de tensiones; señaló dicho agente que: “los hechos planteados en el Dpto. de Ubicación de Profesionales del MINSAP responden a sus intereses políticos”, considerando que en mi caso “puedo tener opiniones políticas” para poder trabajar, pero no “accionar” en dichas ideas políticas

Dicho agente “Alfredo” del DSE, argumento lo siguiente:

•Qué él estaba en capacidad y facultado para ubicarme a trabajar como Médico en el Hospital que escogiera para laborar de nuevo como  Especialista en Oncología.

•Qué sólo debía mantener una actitud “tranquila y constructiva”. Le expresé que cualquier planteamiento o insinuación sobre adoptar una actitud indecorosa, deshonesta y engañosa era para mi inaceptable.

Debemos de aclarar en este punto que no entendía, y así se lo hice saber que: ¿Cómo era posible que se me expulsaba técnicamente del Sistema Nacional de Salud al aplicarse por el MINSAP las Resolución Ministerial 166/97 y el Decreto-Ley 176; y  ahora,  por una decisión de un funcionario del MININT si podría trabajar? Su respuesta fue: “nosotros estamos y pasamos por encima de las Resoluciones, Leyes y Decretos e incluso del propio Ministro de Salud Pública”.

A la altura de esta conversación, le aclaramos a dicho agente que: “para tratar asuntos relativos a mi situación laboral, sólo admitía que se tratara con un funcionario del MINSAP y no con otro funcionario del MININT u otras dependencias”. Concluida la conversación se me advirtió de futuras visitas o citaciones.

No pretendemos hacer un análisis de las violaciones en relación con estas visitas; siempre matizadas por la extorsión, la intimidación y el trato degradante. Siempre he considerado estas actitudes de la Policía Política como represivas y bochornosas; son actos injustos nada agradables a Dios; y pienso cuando reflexiono, en las palabras que aparecen en el Libro de aquel patriarca nómada que dicen: “Piensa a ver si recuerdan un sólo caso/de un inocente que haya sido destruido. La experiencia me ha enseñado / que los que siembran crimen y maldad/ cosechan lo que antes sembraron”. (Job.4:7-8). Esperemos que estos escarnecedores no se encuentren en el camino de la maldad o estén aún a tiempo para abandonarlo.

Esto que traigo al presente y que aún no tiene los atributos del pasado con todas sus consecuencias, hoy lo estamos viviendo o sentimos como algo inmediato muy cercano en el tiempo. Al final despojado de toda trascendencia, repasamos los jirones de conciencia que quedan y concluimos que esto no es más que pedazos de nuestra vida. Pasado inmediato que asoma lastimando la conciencia y reviviendo causas.

Sin género de dudas, cada línea escrita en estos documentos trae en si la labor tesonera de lo que fuimos parte, la abnegada dedicación y conducta sin doblez cuyos resultados fueron, y aún son, la pérdida de una profesión que fue eje conductual de toda una vida.

Una reflexión final.

Cuando lo consideré oportuno, asumí de tal manera mis responsabilidades y fueron tantos los riesgos que años después de aquellos días que me causó la perdida de la estabilidad y el cuidado de mi familia, tanto como mi profesión y el desempeño académico; ando el camino cerril de este exilio en los límites del desaliento y la penuria. Sin embargo, la libertad para mi Patria no deja de ser un caro espejismo. Aunque repetiría, si fuera necesario, ese pasado con todas sus consecuencias; porque nada puede enturbiar un pasado de entrega, ni aún éste presente de desánimo.

Por aquel entonces, aquel fragmento de oración fue un acontecimiento revelador entre tantas angustias; ¿tendrá el mismo sentido ahora? Al menos en estos tiempos y lugar, cuando escribo, no hay peligro de que la sinceridad tropiece en la plaza pública y de que la honradez no pueda presentarse. Doy fe de que, en este oficio de escribir, sinceridad y honradez son convocadas, sino juzguen ustedes mismos.

Pérdidas y vicisitudes han acompañado a este pasado inmediato que enseña y da vigor en este tiempo pugnaz, que nos ha lanzado a un Exilio prolongado y desdichado.

Fragmentos del articulo: Testimonio inacabado, que está incluido en el libro: “Una Patria atesorada para muchos y perdida para otros” de próxima aparición.

martes, junio 08, 2021

La ruptura de una pasión y la perdida de una profesión que me fue arrancada. Primera Parte.

 Dr. Eloy A González.

Fragmentos del articulo: Testimonio inacabado, que está incluido en el libro: “Una Patria atesorada para muchos y perdida para otros” de próxima aparición.

Recuperado de los problemas de salud que me aquejaban me presenté en el Dpto. de Ubicación de la Dirección Provincial de Salud, la funcionaria que me atendió me notificó de la existencia de una plaza disponible en el Hospital Universitario Docente “Calixto García”. Posteriormente me entreviste con el J’ del Grupo Provincial de Oncología (Dr. Hugo Reyes Gil), este me aseguró que no había inconveniente alguno para que me incorporar a esa posición. Una entrevista a continuación con el J’ de Servicio de Oncología del Hospital Universitario Docente “Calixto García”, Dr. Víctor Samuel Gonzalez Grillo, confirmó que no había inconveniente alguno; señalándome las necesidades, características del trabajo  y explicándome en detalle las funciones que desempeñaría.

Quince días después de esta última entrevista, las respuestas variaron por parte de las mismas personas que antes me atendieron, las omisiones aparecieron, el asunto se tornó sombrío y las explicaciones se hicieron dudosas. Se apeló a las mentiras más rampantes. Había, eso sí, un engendro de respuesta común: “existen razones” para negarme esa posición como profesional pero las razones no eran explicadas. ¿Cuáles eran las razones que me negaban el derecho al trabajo? Pase rápidamente a la condición de desempleado después de más de 20 años de dedicación profesional a la práctica médica.

En este punto debo ser más explícito.

Procurando reincorpórame lo antes posible, había  estado visitando el Departamento de Ubicación y Reubicación de la Dirección de Salud de la capital; siempre me atendía la Dra. Josefa Masó quien me dice que mi “caso era muy difícil” y que aún no había ubicación para mí, entendí bien. En ese momento el director de esa oficina y de otras era el Dr. Luis Curbelo quien es actualmente el director del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR).

Un día voy allí y me encuentro otra persona, el Dr. Víctor Santamaría, quien me atendió de manera muy distinta; me orienta que debo de ubicarme y me dice las plazas que hay disponibles. Pensé que había cambiado “la orientación” y tomé una breve carta que me dio. Antes de decidir fui a ver al J’ del Grupo Provincial de Oncología quien me atendió bien, pero sabía lo que había…me dijo que allí no tenía plaza, lo cual no me interesaba pero que, si había una plaza, pero estaba en el Hospital “Calixto García” …,. Me dirigí allí sabiendo que el jefe del Servicio era el Dr. Víctor Samuel González Grillo, quien en ese momento era uno de los directivos de la Junta de la Convención Bautista de Cuba Occidental (OCBCOcc), líder del Departamento de la Juventud y director en funciones del Hogar Bautista; entre otras dedicaciones. De manera muy amable me dijo que, “si había una plaza que necesitaba que comenzara de inmediato que él prefería que yo fuera el especialista para trabajar con él, porque compartíamos una común fe y yo era una persona de principios” (se refería a la iglesia); agregó que era mucho mejor que estuviera allí que otro especialista que aspiraba también a la plaza, cuyo nombre prefiero omitir.

 Convenimos en vernos en dos semanas porque él viajaba a los EE. UU.. Cuando regresó fui a verlo. En un escenario preparado, me esperaban en una pequeña oficina además del Dr. Gonzalez Grillo, un sujeto que a todas  luces  era un agente de la Seguridad del Estado (DSE), otra persona, este de bata blanca, estaba sentado en una esquina como si no fuera parte del elenco; pero estoy convencido  que era un testigo encajado. El agente y el testigo no hablaron una sola palabra… no les fue necesario. El doctor Víctor Samuel González Grillo me dijo que, había considerado mi solicitud y que no aceptaba que yo  trabajara allí, sencillamente allí NO iba a trabajar ni ahora ni más adelante’. Sabía muy bien lo que había ocurrido y no me empleé en una discusión que no tenía sentido…, solo me dirigí en estos términos: “contéstame: “poniendo como premisa que usted no debe mentir… ¿es así?… ¿esta decisión es suya o ha intervenido otras personas, instituciones o funcionarios?” Todo esto mientras miraba al agente….; “es mi decisión y asumo la responsabilidad”, me dijo, me levanté y me fui.

Esto constituyó un golpe a la familia, sobre todo a mis hijos que conocían de este sujeto como líder de la juventud en la Iglesia. Decidí no formular una denuncia pública, podía hacerlo; contaba con los medios y relaciones, pero sabia el alcance y las implicaciones que esto tendría. Esperé tres meses y fui a hablar con otro de los miembros de la Junta Directiva de la Convención Bautista (OCBCOcc) y le expuse todo el asunto…, le dije que no haría una denuncia pública para proteger sobre todo a la iglesia y lo que esta representa. Me escuchó…, ya finalizando me dijo casi en señas…, espera; y fue a su oficina y me trajo una carta de unas 4 páginas que me dio para que la leyera, me dijo:  léela ahora pero no hagas ningún comentario (temía que hubiera escuchas); yo conocía de esta carta, ahora la tenía delante, y la más revelador no era lo que decía sino lo que mostraban las entrelineas. Estaba firmada por el Dr. González Grillo. Después cuando me iba, me llevó aparte a un jardín y me dijo con tono quedo…, “es un infiltrado”.

Los cubanos acumulan un tiempo, demasiado prolongado de delaciones y traiciones. También de extorsiones y chantajes. Es pues algo ineludible a nuestra identidad; nos han inoculado el germen de la duda, la intriga y el sigilo. Nos han hecho parte del andamiaje policial  y por ende de la estructura represiva. Chivatear, colaborar e informar son verbos que se conjugan con frecuencia; pero que tiene muchas connotaciones que no  llegamos a considerar en sí. Superamos la zozobra de la duda y seguimos viviendo como si con nosotros no fuera.

Hoy sabemos, después de la caída del campo socialista, que la estructura de vigilancia y los mecanismos de delación alcanzan a la familia  ,el entorno laboral y la iglesia. Es simplista afirmar que en este o aquel evento, muchas veces anecdótico; intervino un aparato de información, delación y búsqueda de información sobre individuos e instituciones con fines represivos y canallescos.

Nadie es así de simple, un agente. Calificar con liviandad a las personas no es acertado. Las personas en un estado policial pueden responder a circunstancias en que se ven envueltos; sin que muchas veces sepan cuanto están colaborando con las fuerzas oscuras  de la represión. Los órganos de la Seguridad del Estado asumen el derecho de convertir o utilizar a cualquier individuo como colaborador en un momento dado, apelando a su esperada consagración a velar por la Revolución; más infame aun es exigir colaboración cuando se apela a la extorsión y al chantaje. No  siempre se asume el rol de “informante” o “colaborador” tan a la ligera. La estructura organizativa de la policía política  establece rangos para esto que van, desde la “persona en estudio” hasta el “agente”. Pero tal vez los más empleados son: “la persona de interés”, “los vínculos útiles” y “la persona de confianza”. Hay una categoría entre la aceptación y la participación. Resulta festinado hablar a la ligera de “agentes”, “chivatos” e “infiltrados”; debemos ser cuidadosos al asumir algo que pude acabar en un daño a la reputación; tal y como hacen, muchas veces, los agentes del régimen.

Continuará……,

martes, mayo 25, 2021

Denuncia pública al Ministerio de Salud de Cuba , el Hospital Universitario “Calixto Garci a” y al doctor Martínez Gálvez autoridades sanitarias apandillados con el régimen Castro comunista.

 Editorial: El Ministerio de Salud Pública contra Luis Manuel Otero Alcántara

El activismo cubano haría bien en denunciar internacionalmente al MINSAP, al Hospital Calixto García y al doctor Martínez Gálvez.

Hace 22 días, fuerzas del Ministerio del Interior (MININT) irrumpieron en casa del activista Luis Manuel Otero Alcántara, quien mantenía una huelga de hambre y sed, y lo internaron en el Hospital Universitario General Calixto García, donde aún lo tienen secuestrado.

La dirección del hospital publicó ese día una nota informativa que concluía: "En estos momentos, el paciente mantiene una evolución estable. Se continúan las acciones médicas correspondientes por el colectivo de especialistas. Se mantiene en observación a partir de los motivos referidos que lo hicieron arribar a la institución".

Con esa nota, el Hospital Calixto García se hizo responsable del paciente y, a la vez, cómplice en su secuestro. Las autoridades del hospital extendieron una coartada clínica para que el MININT operara. Y el vicedirector quirúrgico del centro, doctor Ifrán Martínez Gálvez, se prestó a la campaña de desinformación en torno al caso.

Las últimas imágenes divulgadas de Luis Manuel Otero Alcántara muestran cuánto ha empeorado su estado de salud en esta veintena de días. Parte de la responsabilidad por su depauperación recae en las autoridades del Hospital Calixto García y del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), capaces de poner a disposición de la represión política sus instalaciones y personal especializado.

El activismo cubano, dentro y fuera del país, haría bien en denunciar públicamente al MINSAP, al Hospital Calixto García y al doctor Martínez Gálvez, autoridades sanitarias todas ellas conchabadas con la policía política en la represión y tortura de quienes piensan distinto.




sábado, mayo 01, 2021

Expulsado de su trabajo el doctor Figueredo Izaguirre, médico cubano que ha denuncia el deterioro de los servicios de salud en Cuba.

 

En ocasión del día internacional del Trabajo, en este 1ro de mayo, el Dr. Alexander Jesús Figueredo Izaguirre, fue objeto de separación definitiva como médico y posible invalidación futura de su título de profesional de la salud. El doctor Figueredo Izaguirre ha usado sus redes sociales para mostrar ejemplos del deterioro de lo servicios de salud en Cuba. La información la ha dado a conocer en su sitio de Facebook. Usted pude leer el ultimo testimonio  a continuación y acceder para ver la  sentencia firme de expulsión del Sistema Nacional de Salud

Este es mi anuncio al país por el 1ro de mayo.

Buenos días a todos.

Les agradezco la oportunidad que me brindan, para poder darle libertad a mi mente. Quiero comenzar precisamente con una frase del filósofo francés Voltaire:" No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tú derecho a expresarlo."

Esa es para mí quizás la expresión más genuina de la tolerancia, el respeto y la verdadera democracia.

Mi nombre es Alexander Jesús Figueredo Izaguirre....

Médico de profesión, vocación y corazón, en los últimos días han llegado a conocerme más personas, debido a las constantes denuncias que he hecho en las redes sociales, entorno a la atención que se le está dando a la población en los centros de salud. Donde he puesto al descubierto, malas prácticas, negligencias médicas, el desabastecimiento de medicinas básicas y recursos de higiene indispensables, para garantizar la restauración de la salud de un paciente, así como para no comprometer la salud y la vida del personal médico, de enfermería y demás trabajadores del sector, en estos tiempos de pandemia.

En cualquier otra nación, en cualquier otro rincón del mundo, una crítica como ésta, hecha por un profesional de la salud, tendría como única consecuencia la subsanación del error por parte de las autoridades correspondientes; sin embargo, si lo hace un médico en Cuba, es automáticamente señalado como un mal trabajador y es convertido en objeto de escarnio público y difamaciones.

Para hablar claramente, expresarse con la verdad, llega a ser muy nefasto, al punto que te convierten en un enemigo.

Por eso creo que derechos plasmados en nuestra Constitución, como el art. 54 del capítulo II que consigna que: El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas, la libertad de pensamiento, conciencia y expresión no va más allá de una frase bonita plasmada en un papel que no se respeta, ni se pone en práctica.

Por eso he decidido alzar mi voz en las redes sociales, sin importar las consecuencias. Porque cómo médico hay un juramento que debo respetar. El juramento hipocrático, que en su esencia expresa que:  "el propósito de un galeno no es otro que llevar el bien y la salud a los enfermos." Atendiendo a eso les pido a mis compañeros de profesión que cumplan ese juramento, que seamos como quería Hipócrates, por el bien de nuestros pacientes y que señalen las cosas mal hechas. Hacer lo contrario nos degradaría moralmente y nos convertiría en hipócritas, porque la verdad es una realidad, que está ahí a la vista de todos.

A mí en lo personal ya me tocó sufrir la pérdida de un familiar, producto a las carencias y negligencias, que ese dolor no llegue a nadie más.

Que mis compañeros digan la verdad sobre las misiones médicas y el trato deshumanizante que nos dan.

Que levanten más fuerte la voz, los que la han abandonado, por los motivos que sean y el gobierno los ha catalogado como desertores.  Es válido aclarar que los médicos no somos parte de un ejército, no desertamos de una guerra. No hay ninguna razón para castigar con la pena de destierro por 8 años, a un médico que decidió terminar con su contrato de trabajo en otro país.   Porque eso es lo que verdaderamente es, un contrato de trabajo, donde nosotros los médicos no decidimos nada, nuestras libertades están coartadas a lo que decida el gobierno. Por eso el verdadero nombre de esos supuestos convenios de colaboración no debieran ser misiones médicas, sino trata de médicos, porque prácticamente bajo condiciones de esclavitud vamos.

Hay muchas verdades que deben ser contadas, las personas en Cuba deben conocer por ejemplo que el desabastecimiento de medicinas se debe en parte también a esas misiones; y no al bloqueo, como llaman al embargo. Porque Cuba puede comprar y de hecho lo hace a muchos países del mundo incluyendo EE. UU., insumos médicos.

Años tras año gasta millones de euros importando equipamiento médico. El que lo dude, que busque el estudio realizado por Almudena Abejar López, titulado: "El mercado de equipamiento médico en Cuba." avalado por la oficina económica y comercial de la Embajada de España en la Habana. Ahí verá que Cuba puede comprar medicinas al mundo y sí no lo hace hoy, es por sus constantes impagos que ha hecho que muchas empresas no quieran venderle ni darles crédito. Ese estudio es sólo un ejemplo.

La verdad tiene que ir saliendo a la luz poco a poco.

Donde diario están muriendo cientos por neumonía post Covid y no salen en ninguna estadística, donde la prisión de Las mangas está llena de presos con COVID y no salen por ninguna estadística, donde se llueven las quejas de los centros de aislamientos por los  pacientes y médicos sin recursos para cuidarlos y cuidarse y la prensa oficialista monopolio igual no lo saca por ningún lado.

Yo ahora, separado por mis reclamos del sector de la salud, donde como otro de sus monopolios es el único que existe, entonces ¿dónde puedo trabajar de médico? Pues es lo único que se hacer, ustedes "gobierno justo", ¿me van a mantener a mí y a mi familia? Hoy no puedo marchar por el COVID con un cartel exigiendo mis derechos y el de un pueblo, pero en lo que pueda hacerlo ahí estaré en la vanguardia y listo por luchar contra molinos de injusticia y contra aquellos que piensan y gritan que las calles, los hospitales, las escuelas en fin el país es de los revolucionarios, y del PCC siendo ustedes los que están hundiendo mi patria en las mentiras, miserias y necesidades.

Viva la libertad de expresión.

Viva la libertad de pensamiento.

Libertad a los presos políticos.

Abajo el terrorismo de estado.

Viva el 1 de mayo en una Cuba libre.

Dr. Alexander J Figueredo Izaguirre. *

Fuente: Resolución de expulsión de la Dirección de Salud , Bayamo, Cuba

               Página de Facebook del Dr. A J Figueredo Izaguirre.

 

*El Dr. Figueredo Izaguirre es Especialista de 1er grado en Medicina General e Integral en Ministerio de Salud Pública de Cuba. Trabajó como Residente de 3er año en Urología en Hospital Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo. Estudió en Filial de Ciencias Médicas Bayamo. Reside en Bayamo, Cuba.

miércoles, abril 07, 2021

¿Violencia obstétrica en Cuba?

 

Desde Periodismo de Barrio estamos haciendo una investigación sobre violencia obstétrica en Cuba.

¿Quieres contarnos tu historia? ¿Conoces a alguna persona dispuesta a compartir su testimonio?

Escríbenos a: contacto@periodismodebarrio.org

Y, si puedes, ¡comparte!

Muchas gracias.

domingo, marzo 28, 2021

ZoeZPost: Una nueva publicación de temas cubanos en mi mesa de trabajo.

 ZoeZPost: Una nueva publicación de temas cubanos en mi mesa de trabajo.

Feliz idea la de crear y  poner a punto la publicación de su periódico par a la comunidad cubana en el exterior y en especial para Miami: ZoeZPost. Antes le antecedió una versión digital que ya venia leyendo de manera regular.

Recuerdo, entusiasmado por esta iniciativa, la aparición y participación que tuve en el proyecto de Diario NotiCuba Internacional en el año 2003-2004. Por esa misma fecha, residiendo en Miami, se me comunicó de otra iniciativa, esta más prometedora, de la posible aparición de un diario de temas cubanos en Miami. Incluso se me invitó a participar en una reunión (2003) que nunca se efectuó.

Ahora tengo en mis manos en numero 0 de esta publicación. Con reservada sencillez me sumo a la iniciativa de esta publicación y de la Fundación de Libertad de Prensa  promoviendo ambas iniciativas porque son parte del empeño y aspiraciones de  lograr una Patria libre y la dedicación al derecho a la libertad de expresión. Soy de los que suman, no me desgasto en criticas estériles ni foscos  ninguneos. Camino con los que son y siempre han sido “espuela y látigo”. Como siempre, en Cuba y aquí…, cuenten conmigo.

¡En hora buena! A leer y apoyar esta iniciativa.!

Eloy A González.

martes, marzo 09, 2021

Médicos cubanos por “una Cuba de Patria y Vida”


En representación del Blog de Medicina Cubana y a titulo personal me sumo a la iniciativa por la cual decenas de profesionales de la salud hacen suyo los deseos y aspiraciones de lograr una Patria libre y la dedicación al derecho. Soy parte de esa dedicación a la libertad y la democracia en mi país, como activista de DDHH, asesor del Colegio Medico Independiente de Cuba, refugiado político en los EE. UU., Bloguero y activista en las redes.

Como siempre, en Cuba y aquí…, cuenten conmigo. Patria y Vida.

Dr. Eloy A Gonzalez