viernes, febrero 21, 2014

Las consideraciones sobre el trabajo de los médicos cubanos en Brasil. Segunda Parte.

Esta es la segunda parte del testimonio de un médico cubano trabajando en el programa Mais Medicos en Brasil. Sus argumentos son muy reveladores. Aquí la segunda parte donde expone algunas de sus consideraciones.
El principio del fin de la colaboración médica de Cuba. Segunda parte
Los argumentos de un médico cubano en Brasil.
     Considero:     
•Estamos trabajando en ropa deportiva o la más  barata que encontramos, sintiendo vergüenza de los que nos acompañan en el día a día, que tienen mejor salario y poder adquisitivo que  nosotros, con mucha pena de que en toda la preparación en Cuba fue obligatorio usar estas prendas mientras estuvimos con los colegas brasileños, y ahora no lo hacemos. Guardamos las corbatas y camisas porque ya vendimos el paquete...
•La alimentación no es para nada económica, por solo citar un ejemplo un (1) Kg de carne cuesta 20$R, el arroz 2.50$R,  Tomate 8$R, pez 13$R, pollo 7$R, Leche en polvo 6 $R, patatas 6.50$R, un cilindro de gas licuado cuesta 50$R por solo citar algunos ejemplos, ni una semana lograrías alimentarte con 50$R
•Ya tenemos varios  meses de trabajo y nadie ha venido a ver las condiciones de vida o de trabajo, vivimos con una cama, y haciendo maravillas de la arquitectura para construir los propios guardarropas, sin muebles en la sala, la mayoría sin un televisor, y el que lo tiene solo con los canales libres, las cocinas sin armarios o depósitos para guardar alimentos, muchos sin mesas o sillas para la hora de la sagrada cena. Los que fueron ubicados en comunidades indígenas aún peores, hacinados y con un costo superior de vida y por tanto menos condiciones, sin tener una secretaria de salud que pueda ayudarlos.
• ¿Estimulo o premios  a los del Amazona? eso también se les olvidó, o mejor dicho se los embolsilló.
Cartas de carros, (tema que no debe ser tratado ante las empresas del mundo constructoras de autos), causa por la que muchos médicos hoy están aquí, pensando que podrían derecho a comprar su propio auto para sí y su familia, aunque fuese usado y muy bien pagado  Que paradójico,  después que yo entrego tanto al estado me da derecho a comprarle un carro a el mismo y para colmo esta ley fue abolida.
•El CRM o permiso de trabajo, fuimos obligados a pagar, a pesar de que la Sra. Marcia Cobas dijo seria pagado por Cuba.
•Al llegar a las prefecturas comenzó el choque con la realidad, lo prometido no era de la magnitud que nos habían prometido, y es distinto en cada estado y cada cual debía procurar sus propias ``comodidades`` Los de las comunidades indígenas, les hicieron un primer pago de 2500$R y las autoridades de la misión les dijeron que era el estímulo por estar en esas comunidades, muchos lo gastaron en teléfonos personales y presentes enviados a su familia y en realidad es el de alquiler, alimentación y  transportación para esta modalidad de trabajo,  que nunca fue mencionado en la preparación.
•El table o tableta  apareció muchos meses después y con certezas algunas aun no lo han recibido. Nunca dieron ese dinero de bolsillo prometido  y lo del internet mentira, también tienen que salir de los 900$R (400$DA)
•La ubicación fue es y será el error mayor, pero la mentira que más marca la estancia de los cubanos  En un municipio con 10 médicos pueden existir 5 Juan y 5 Juana, o 2 Alberto y 8 Marías, la ubicación  fue por orden  alfabético, sin tener presentes la experiencias anteriores, edad, o sexo, ubicaron en zonas indígenas personas de edad avanzada, mujeres, no preguntaron al menos si sabían nadar o no, estos colegas trabajan en ciclos de 15, 20, y 30 días continuos de comunidad en comunidad, de avión, o de botes, en ocasiones a dos días de viaje para llegar a los Polos Base, días de caminatas, tomando agua de ríos o lluvias, haciendo sus necesidades en la foresta y bañándose en el rio, durmiendo en hamacas o casa de campanas  y alimentándose como puedan, con los peligros que retan este tipo de vida.   Expuestos a enfermedades que muchos solo conocen por libros y otras conocidas, pero todas altamente infecciosas sin tener como hacerse un estudio y conocer cómo va la salud, con el consiguiente riesgo de introducirlas al país al regresar de vacaciones.
• ¿Sera que la matemática cambio? Esto fue dicho ante la prensa de Brasil por la Sra., Marcia Cobas, engañando el país, todo.  No sabía que el 23% estaba alrededor del 40%.
Médico Cubano en el Brasil.

 Fuente: Cuba Democracia y Vida