martes, octubre 29, 2013

La OPS-OMS y los acuerdos de triangulación que comprometen al gobierno de Cuba.

La firma y puesta en práctica de un convenio de colaboración entre Brasil y Cuba, por el cual, unos 4 000 médicos cubanos irían a trabajar al Brasil dentro  del programa conocido como “Mais Médicos” ha ocasionado no pocas especulaciones. Lo que primero fue una noticia en mayo del presente año, que fue desmentida en julio, se hace certeza cuando el 26  agosto arribaban los primeros 400 médicos cubanos al Brasil. Fue, como señalamos, una operación discreta que buscaba objetivos que se concretaron. (Médicos cubanos al Brasil. ¿Por qué el silencio? Por: Dr. Eloy A González).
A las citadas manifestaciones de rechazo de las organizaciones médicas brasileñas, la propaganda negativa de buena parte de la prensa de ese país y la información irrefutable de la prensa independiente cubana, se sumaron argumentos que sucumben muchas veces por la exaltación que se pone en la consideraciones políticas de convenios como estos; que pueden ser estimables entre naciones, organismos  o profesionales, estos últimos  a título personal, que ven posible ir a trabajar a otros países porque así lo demanda el mercado laboral. Los primeros que ven como efectiva la manipulación política de estas colaboraciones o convenios son los gobernantes cubanos, erigidos en empleadores  por derecho de pertenencia, mayorales de ocasión y esclavistas de nuevo tipo.
Uno de los asuntos que más encono produjo en este convenio y  la subsecuente llegada de los médicos cubanos al Brasil fue el papel que jugaba o juega la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en la gestión y consecución de este convenio. Un destacado periodista llegó a preguntarse, si en realidad con este convenio la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fomentaba el trabajo esclavo; todo esto porque la OPS-OMS son organizaciones que forman parte del organigrama de las Naciones Unidas. Pero veamos con menos agitación este asunto.
La primera información que se desprende de esta participación viene del propio Ministerio de Salud Publica en Cuba; se trata de una nota daba a conocer a la prensa ante el inminente  arribo de los médicos cubanos al Brasil, la nota dice así:
El Ministerio de Salud Pública de Cuba, firmó un convenio de cooperación con la OPS/OMS para la prestación de servicios en la atención básica de salud en la República Federativa de Brasil, enmarcado en los principios de cooperación Sur-Sur.  Mediante este convenio llegarán a dicho país este fin de semana 400 médicos, que forman parte de un contingente de 4 mil profesionales que arribarán hasta el final del 2013.
Es la primera vez que se señala en una nota de prensa o se hace público, al menos que conozca, la participación de la OPS-OMS en un convenio de colaboración; en tanto que puede notarse que el convenio se firmó con la OPS-OMS…, esto dentro de los principios de cooperación Sur-Sur. Debemos aceptar que todos los términos, discusiones y texto final de este convenido son del conocimiento y obra en poder de la OPS-OMS.
No debe sorprender que sea la Organización Panamericana de la Salud parte en convenios de colaboración que se establezcan entre países que son miembros de esta organizaron regional. La OPS-OMS ha establecido premisas sobre su participación en los programas de colaboración Sur-Sur, los programas de triangulación y cooperación entre estados, organizaciones de salud y otras instituciones afines; es parte de su política y de necesario desempeño para la consecución de sus objetivos. La cooperación Sur-Sur (Unidad Especial de Cooperación Sur-Sur del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD), cooperación  triangulación y cooperación técnica entre países es parte de su trabajo y tiene  la finalidad, según señalan un documento  consultado, en lo siguiente:
En este sentido, la cooperación toma aún más relevancia y necesita ser promovida como una herramienta efectiva para crear, adaptar, transferir y compartir conocimientos y experiencias, tanto para beneficio mutuo como para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). (Cooperación Sur-Sur. PAHO)
Noten que debemos de señalar que se trata de colaboración técnica y no sabemos cuánto trasgrede este concepto el firmar o ser parte de la firma de un convenio que si bien es de colaboración lleva una intencionalidad económica y de ganancia, en este sentido muy favorable. Cuba, en ese caso, no colabora para ayudar de manera desinteresada, en el marco de la política de la OPS-OMS sino que es parte de un convenio por el que se paga y se paga muy bien. Brasil no recibe esta ayuda internacionalista, fraternal y desinteresada…, paga por ella.
Los convenios de cooperación triangular no son nuevos en el contexto de las relaciones entre Cuba y la OPS-OMS. Un artículo sobre este tema puede ser consultado . Tomamos dos ejemplos que muestran la cooperación triangulada:
La Cooperación Triangulada no ha estado fuera de esta ayuda, como máxima expresión de la Cooperación Sur-Sur, ejemplos que se mantienen vigentes hasta estos momentos, lo constituyen la Cooperación Cuba-Libia-Nigeria, que comenzó a ejecutarse en el año 2001 donde Cuba aporta los recursos humanos y Libia y Nigeria el financiamiento para la sostenibilidad del Programa de Colaboración Sur-Sur, el mismo beneficia a los siguientes países: Sierra Leona, Burkina Fasso, Chad y Níger con las Brigadas Médicas Cubanas, que mantienen un promedio de 177 profesionales de la Salud por año. Otro ejemplo es el de Cuba-Sudáfrica-Ruanda, cooperación iniciada en el año 2005 donde Cuba aporta el recurso humano en salud conformado por 34 profesionales, Sudáfrica el financiamiento y Ruanda es el receptor de esta ayuda. (Desafíos y estrategias futuras de la Cooperación. • Cooperación Triangular Cuba-OPS/OMS-)
Hay varios convenios de colaboración que implican más de dos países como hemos podido conocer.
Brasil, Cuba y Haití con la gestión de la OPS-OMS han establecido un  Centro de Tratamiento del Cólera en la ciudad de Correfour, en Haití; esto con un convenio previo entre Cuba y Universidades brasileñas. Los convenios están destinados a la elaboración de protocolos, formación de agentes comunitarios y la creación de un centro de tratamiento del cólera en Haití, precisa la información.
También, dentro del acuerdo tripartito Brasil-Cuba-Haití; dos nuevos laboratorios de Microbiología,  comenzaron a prestar servicios a pobladores de las ciudades de Cabo Haitiano y Les Cayes, con el objetivo de detectar las enfermedades trasmisibles, muy frecuentes en Haití, y hacer estudios microbiológicos. Esto según información que se origina en Cuba. En tanto que una nota sobre esta colaboración señala que los gobiernos participantes, “acordaron la organización en Haití  del sistema nacional de ambulancias e instituir un programa de salud mental que tenga una proyección comunitaria”.
Una cooperación de triangulación que compromete a los gobiernos de Cuba, Haití y Noruega se ha hecho manifiesto en el año en curso, pero esta cooperación venía desde hace algún tiempo. Esto se produjo durante la visita a La Habana de la viceministra de Asuntos Exteriores de Noruega, Gry Larsen. En ocasión de esta visita se dio a conocer una nota diplomática que señala:
Cuba y Noruega firmarán un nuevo acuerdo de cooperación sanitaria en Haití y abrirán un centro regional para la prevención de desastres en el Caribe. Larsen firmará mañana miércoles con la viceministra cubana de Salud Pública, Marcia Cobas, un nuevo acuerdo por tres años para continuar el apoyo a las brigadas médicas cubanas que prestan colaboración en Haití…,  Desde el terremoto del año 2010 Noruega ha subvencionado un tercio de las gastos anuales de ayuda médica del Gobierno cubano a Haití con 800.000 dólares por año…, También tiene previsto asistir a la apertura de un Centro Regional para la Creación de Capacidades para la Reducción de Riesgos de Desastres y Adaptación al Cambio Climático que es parte de un programa cubano-noruego en esa área por un monto de 1,3 millones de dólares anuales. Está previsto que ese Centro se convierta en un espacio de experimentación y recursos para la prevención de desastres en la región del Caribe.
Hemos mostrado varios ejemplos y suficiente información que permiten afirmar que en nada debe sorprendernos el involucramiento de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en convenios de cooperación entre estados, instituciones y organizaciones que promuevan los objetivos de lograr condiciones favorables para que la salud  sea accesible, en lo posible, para comunidades que así lo requieran.
El punto que compromete la gestión de la OPS-OMS cuando del gobierno cubano se trata, es que implica el relacionarse con un régimen que si bien es parte y miembro de la organización de las Naciones Unidas controla, como gobierno totalitario, la sociedad cubana en su conjunto; tiene el poder patrimonial sobre toda la fuerza laboral del país y ejerce un poder  absoluto sobre todos los profesionales del país, incluyendo los profesionales de la salud. Se erige en empleador único, en capataz cruel y explotador feroz. Una dictadura que mantiene el control sobre todos los medios de producción y servicios, en la cual, no es ocioso hablar de una suerte de esclavitud moderna.  
Los médicos cubanos en número tal suponen una fuerza laboral que va a otros países con las mejores intenciones de atender a amplios sectores de la población que no cuentan con asistencia medica básica, se sienten útiles y favorecidos por haber sido escogidos para una misión que les permite salir de la modorra colectiva que se vive en Cuba, tendrán beneficios económicos muy por encima de la media de los trabajadores calificados del país ; todo esto a pesar de los salarios de miseria que reciben y las escasas pagas en dólares adicionales por cumplir una “ honrosa misión internacionalista” .
Una clara advertencia 
Los funcionarios de la OPS-OMS deben saber que cuando participan en un convenio de cooperación triangular donde esta comprometido el gobierno comunista cubano y los profesionales de este país; están promoviendo una relación de trabajo marcada por la explotación extrema del profesional de la salud, la violación de las  Normas Internacionales de la Organización Internacional del Trabajo por parte del gobierno de Cuba. Los términos del  Convenio No. 95 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), relativo a la protección del salario, entre otros, son letra muerta en manos de los funcionarios cubanos.
Es precisamente el Convenio 95 de la OIT el principal escollo a la hora de contratar médicos cubanos para trabajar en otro país; es que este convenio  establece las premisas sobre  salario entre el empleador  (país contratante) y el empleado (médico cubano) y esto  no es posible porque hay un intermediario, controlador dictatorial y explotador que hay que tener en cuenta: el gobierno cubano y sus secuaces a saber, el Ministerio de Salud Pública y la Unidad Central de colaboración médica.
El punto que precisamente retoma el conocido periodista, Andrés Oppenheimer, para preguntarse que la conformidad de la OPS-OMS como facilitador de los convenios mediante los cuales profesionales de la salud cubanos van a trabajar a otros países, puede ser una forma de fomentar el trabajo esclavo. Este se pregunta… ¿Fomenta la ONU el trabajo esclavo? . Algunos han argumentado que esto es exagerado, porque los médicos cubanos aceptan estos compromisos, asumen que van a recibir mejores beneficios y se sienten privilegiados por la Revolución que les da la oportunidad de servir y ganar algo…, algo es algo en medio de tanta pobreza, dirán.
No hay nada de trabajo esclavo, es una forma nada sutil por la cual el empleador, que aquí se erige en intermediario, se queda con la mayor parte del salario del médico, en tanto que este acepta un salario menor  porque ya recibe un salario ridículo en su país. Pero pronto el médico  podrá enviar algunas remesas a sus familiares en Cuba, le será depositada una cantidad mucho menor en una cuenta bancaria y podrá enviar y llevar a la isla la consabida pacotilla que tanto interesa a los cubanos en el exterior. Todo esto bajo la mirada complaciente de una organización de las Naciones Unidas, la OPS-OMS, que en nada le importa lo que puede establecer otra organización, también de las Naciones Unidas como es la OIT. Entre siglas queda la cosa.
Perdió el tiempo el periodista cuando trato de buscar información en la Organización Panamericana de la Salud, le dijeron: “los médicos cubanos son funcionarios del gobierno cubano”, y que por lo tanto son pagados por el gobierno cubano con un sobresueldo “según las leyes de su país”. Es que no hay trasparencia en esto, ¿por qué la OPS no da a conocer el texto completo del convenio?. No es conviene ya con lo que se saber los términos escandaloso y disparatado empleados por el periodista mencionado son suficientes.
No hay nada de reprobable de parte de Brasil  o cualquier otro estado que busque contratar médicos cubanos; ellos buscan solucionar un problema de salud que les afecta. Las críticas de los profesionales de esos países y las organizaciones médicas no son todo lo justas y realistas que deben ser. La aceptación de una “esclavitud llevadera” por parte de los médicos cubanos no debe sorprendernos, buscan algún beneficio aunque sea limitado.
Sí, creo que es inmoral que una organización de las Naciones Unidas se preste para promover y suscribir convenios que compromete una fuerza laboral cuyos derechos son constantemente conculcados por un estado-patrón que se constituye en un inmisericorde explotador. Los funcionarios de la OPS-OMS deben de consultar con los expertos de la OIT antes de promover convenios como estos donde estén comprometidos profesionales que no disponen de derechos.
Los organismos de las Naciones Unidas deben ser cuidadosos en negociar acuerdos entre naciones que pueden ser violatorios de acuerdos y convenios bien establecidos por esta organización en lo que a legislación y derechos laborales se refieren. Si quieren negociar que negocien los estados entre sí,  allá ellos si violan los derechos o se equivocan.

24.10.2013©