martes, junio 07, 2011

El gobierno cubano no marginó, ni violó los derechos de los enfermos con SIDA en la Isla.

Al Doctor Jorge Pérez Ávila  lo conozco desde su desempeño como aprendiz de sicario en el Preuniversitario, en el Plan de Becas; sujeto que despuntaba como un esbirro capaz de reprimir a sus propios condiscípulos. Otro tanto hizo en la Escuela de Medicina; entonces se enfundó en su condición de “Instructor” de aquella disciplina semimilitar que habían empezado en algunos Preuniversitarios del Plan de Becas. Graduado de médico, siguió la trayectoria de muchos “cuadros” camino predeterminado. Fue el Director de “Los Cocos” proyecto de hospitalización forzada para enfermos de SIDA en Cuba.  Aquí algunas consideraciones de un periodista independiente sobre una entrevista en la televisión cubana.
Ciudad de La Habana, Cuba, junio de 2011.―La comparecencia del Dr. Jorge Pérez Ávila ( Foto abajo a la derecha)  máxima autoridad del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri (IPK) en los medios televisivos cubanos. Ha visto un incremento en los últimos años en reconocimiento a lo que este facultativo de la medicina hace a favor de quienes conviven en la isla con VIH/SIDA en Cuba.
Es de reconocer la entrega de este médico cubano a la investigación acerca de esta enfermedad desde su llegada a Cuba hasta la fecha. Ahora lo que si no se puede permitir es que este galeno mienta en su última comparecencia ante las cámaras televisivas cuando manifestó al conductor Amaury Pérez Vidal que el gobierno cubano nunca marginó a quienes iban siendo detectados con esta enfermedad.
En su entrevista también negó que estos pacientes hubieran sido objeto de un sin números de violaciones como el derecho a la confidencialidad, a la libre circulación, al derecho de la información, a la vigilancia, y la intromisión a la privacidad familiar solo por citar ejemplos.
Si quisiéramos abordar un poco más el tema se le podría sumar a esto, el internamiento obligado que vivió esta comunidad, la pérdida de sus centros laborales y de estudio y el encierro de muchos en prisiones por un supuesto delito de propagación de epidemia, en muchos de los casos delito no comprobado.
Las personas que conviven con VIH/SIDA en Cuba reconocen en este Doctor. La entrega y el compromiso de caminar junto a los que como yo vivimos a diario los retos que nos impone esta enfermedad. Pero esto no da derecho alguno a que seamos la bandera de la Salud cubana que ha dejado de ser de los cubanos para ser exportada al mundo.
Amaury Pérez Vidal conductor del programa televisivo “Con Dos Que se Quieran Bastan” que a decir de muchos es uno de los más gustados de la televisión cubana en estos momentos, al parecer no está al margen de lo que acontece en materia de VIH/SIDA en Cuba.
Foto a la izquierda: Sanatorio Los Cocos.
Le propongo a Amaury que en próximas entrevistas pregunte que sucede en las cinco cárceles existentes en Cuba donde más de cuatrocientos reclusos viven con VIH/SIDA, que está pasando que el cumplimiento de la entrega de los fármacos de los tratamientos antirretrovirales se está incumpliendo agravando el estado de salud de los pacientes, que es lo que sucede con la diferencia en pesaje en las diferentes provincias del país en la dieta médica, y el por qué sigue aumentando la incidencia de la enfermedad en la isla.
También se le podría agregar como última pregunta al Dr. Pérez porqué el Instituto que dirige no acepta el ingreso de personas que se encuentren cumpliendo condenas penitenciarias.
No es mi intención agredir con mi criterio a alguien que respeto y admiro, lo que si percibo es que diga como buen cubano al pan, pan y al vino, vino.
Dr. Jorge Pérez cosas como estas no se devén de olvidar ante las cámaras televisivas, más aun cuando miles de cubanos que conviven con esta enfermedad confían en su persona. La postura mostrada pone en juicio su trabajo y lo hace cómplice de tanta mentira.
*Reportero de la Agencia de Prensa independiente, Hablemos Press.