lunes, septiembre 13, 2010

¿Es que el hábito del pensar ético ya no existe en el quehacer médico?

Morir de UTI...
Por: Rafael Muci-Mendoza.
¿Es que el hábito del pensar ético ya no existe en el quehacer médico?
Un régimen desalmado y una acusación no sustentada de "incapacidad mental" como terreno, el hospital como cárcel, su personal de salud como carcelero, el estado de caquexia o extrema desnutrición, atrofia muscular y debilidad mostrado mil veces ante una nación anestesiada, como colaboradora directa y la terapia intensiva (UTI) con la invasión de su cuerpo, sus microbios resistentes a todo antibiótico y el envenenamiento de la sangre (septicemia) como brazo ejecutor, fueron responsables del asesinato a sangre fría del productor Franklin Brito. Todos los hechos mencionados, son por demás sintomáticos de la profunda descomposición moral de un país y de una sociedad y con ella, de su clase médica, a quienes el historiador C.J. Whitby (1912) llamara, "hombres de primera clase para una tarea de primera clase".
Constituye una violación a la ética en medicina así como un delito con arreglo a los instrumentos internacionales aplicables, la participación activa o pasiva del personal de salud, en particular de los médicos, en actos que aún bajo presión, constituyan colaboración o complicidad en torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, instigación a ello o intentona de cometerlos. La conducta del médico en su ejercicio debe regirse siempre por preceptos de rectitud, justicia y dignidad. El respeto a la vida y a la persona humana será en toda circunstancia, su deber principal; y así, asistirá a sus pacientes atendiendo solo a las exigencias de su salud, cualesquiera que sean su raza, sus ideas religiosas o políticas o su situación social o económica.
Franklin ya no se perteneció más a él, a su familia, a su comunidad. Fue secuestrado por el Estado y el Hospital... ¿Dónde radica el concepto moral llamado conciencia individual? ¿Es que el hábito del pensar ético ya no existe en el quehacer médico? El precepto hipocrático, ¨Mantendré mi arte alejado de toda culpa¨, debe mantenerse vivo, erguido y presente en esta larga noche comunista.
Foto: Franklin Brito en huelga de hambre.