viernes, agosto 24, 2007

Odisea en un Hospital en la Habana, Cuba.

Odisea en hospital habanero
Leonel Alberto Pérez Belette.
*
LA HABANA, agosto 2007 - Dolores Zaida de la Caridad Rodríguez Camejo es una anciana de 84 años a quien el resto de los feligreses de la comunidad católica Santa Catalina (Perpetuo Socorro), situada en el capitalino barrio Nuevo Vedado, apodan Lula. Ella sufre una doble odisea por estos días. Es la vecina del vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros, Carlos Lage, y yace en pésimas condiciones en una cama de hospital.
Lula sufrió un infarto cerebral agravado por una bronconeumonía. Su estado se reporta como muy grave; sin embargo, fue colocada en una sala común del hospital Clínico Quirúrgico de la calle 26 sin ningún tipo de de cuidados intensivos u otra atención especializada.
El hospital se encuentra actualmente en reparaciones, pero esto no justifica las vicisitudes por las que está atravesando la anciana, de cuyo cuidado se ha encargado un hermano de 76 años ayudado por miembros de su parroquia.
En el Hospital, Lula permaneció sin más ropa que una toalla, hasta que los miembros de la parroquia acudieron en su ayuda. En la sala donde se encuentra no hay agujas para canalizar las venas y el esfigmómetro para tomarle la presión arterial pertenece a la paciente. El enfermero, que atendía sin ayuda la sala con 40 pacientes, permaneció más de 48 horas de guardia por falta de relevo.
A todo lo anterior hay que adicionar la falta de agua, higiene, electricidad y otros insumos. Los médicos dijeron que al menos los medicamentos estaban garantizados.
Hace unos días Lula y su hermano se enfrentaron a Carlos Lage, su familia y otros generales, que querían sacarlos de su vivienda. En el día de su cumpleaños la anciana fue visitada por el alto mandatario y su esposa, quienes le dijeron que le iban a dar a escoger otra casa en la zona, porque necesitaban su vivienda para instalar un puesto de mando.
Ante la negativa de Dolores la familia de Carlos Lage le retiró la palabra. Su hermano dijo que es asombroso que ni siquiera recibiera una visita o una llamada de cortesía en el hospital de parte de sus vecinos.
Dolores permanece en el hospital y hoy, casi una semana después, un grupo de médicos se iba a reunir para analizar si era factible hacerle pruebas para esclarecer el diagnostico y posible tratamiento en caso de mejoría.
Entre los parroquianos que acudieron a socorrer a la paciente se encuentra la hermana católica de Fidel y Raúl Castro, Agustina Castro Ruz, miembro de esa comunidad desde hace muchos años, entre otros familiares de altos funcionarios que residen en este barrio. También la ex-esposa del General Rafael Del Pino (exiliado en los Estados Unidos). En especial, Agustina Castro salió muy dolida y visiblemente deprimida del recinto hospitalario.
Lula no es la única víctima de las ineficiencias y contradicciones de los centros hospitalarios cubanos. Casos similares se repiten diariamente en todo el país. Uno de los trabajadores del hospital dijo que además de que frecuentemente carecen de instrumentos y productos esenciales para trabajar, también existe un serio descontrol, acaparamiento y robo de materiales por parte de los empleados.
La iglesia católica, al igual que otras denominaciones, asumen parte del cuidado de los enfermos, sin importar quiénes son; aunque reconocen que ellos no son parte del Ministerio de Salud Pública, sobre el cual debe recaer esta responsabilidad. En Cuba se gradúan cada año cientos de médicos, personal de salud pública y trabajadores sociales, que pudieran destinarse a estas tareas. Estos graduados son empleados en funciones de carácter político, relacionadas con la llamada "batalla de Ideas" que desarrolla el régimen, o enviados a servir en el extranjero.
Resulta inexplicable que la propaganda oficialista hable de los adelantos en el sector de la salud y los logros de las misiones médicas cubanas en el extranjero, mientras en el territorio nacional la realidad dista mucho de la propaganda.
A los dirigentes no suelen atenderse en los hospitales donde se atiende el pueblo, sino en clínicas reservadas para ellos y sus familiares.
Foto: Sala de Emergencias del Hospital Clinico Quirurgico "Joaquin Albarran".
*Periodista independiente cubano.

3 comentarios:

Thiago dijo...

Desculpame, pero estas fotos circundan toda la red como supuestos hospitales cubanos, me dejan con seguridad para decirte que eso es una gran mentira.

Comentarios como el de usted, que hace una propaganda contra Cuba y su medicina debe ser banidos. Yo estudio en Cuba y jamás he visto qualquier cosa parecida con esa foto.

Puedo asegurarte que los hospitales en Cuba son los más bien equipados. Equipados con aparatos de China, ya que los Estados Unidos hace un terrible bloqueo a los cubanos.

No sé donde usted vive, no sé si usted es cubano del EEUU. No sé. Lo que sé es que le falta información sobre un asunto que quiere hablar.

Antes de hablar sobre algo, estea seguro de sus fuentes, tenga el minimo de conocimiento sobre el asunto.

Se ha leido hasta aqui, felicitaciones.

Anónimo dijo...

RESPONDO THIAGO Y LE ASEGURO QUE ESA IMAGEN ES REAL DEL HOSPITAL CLINICO DE 26 LA RECUERDO MUY BIEN Y ME CAUSA LA MISMA IMPRESION QUE ME CAUSO CUANDO INGRESO MI ABUELA Y VERIFIQUE LAS MALAS CONDICIONES DE ESE HOSPITAL. ME MOLESTA TANTO ESTOS EXTRANJEROS COMO USTED QUE SIN CONOCER LA VERDADERA CARA DE LA CUBA DE HOY SE PONEN A OPINAR LO QUE DESCONOCEN O CREE USTED QUE LO QUE HA VISTO EN UNOS ANOS DE ESTUDIO ES CONOCER LA REALIDAD CUBANA, YO VIVO DESDE 32 ANOS Y ESTOY SEGURO QUE NO SE NI LA MITAD, ME UNO LA ORACION POR ESA ANCIANA UN AMIGO

Rodolfo Ramos Reyes dijo...

Yo soy un cubano de pura cepa y con 14 años, esa foto del hospital clínico qirúrgico de 26 puede ser que sea verdad porque mi país está bloqueado económicamente, políticamente y financieramente y por lo tanto el material y los recursos necesearios para la restauración, mantenimiento y construcción de hospitales está muy limitada; pero aún así tenemos poderosos convenios con China, Venezuela y otros países hermanos los cuales nos están apoyando y ayudando. Además no se puede tener en cuenta y echarle en cara el mal estado de ese hospital, cuando hay muchos otros mejores que al cual usted señora la pueden remitir.

Pero me parece muy mal que esté comentando sin argumentos concretos y sin ningún información previa de la atención médica brindan los hospitales cubanos que no por gusto se gradúan tantos médicos cubanos en escuelas de medicina latinoamericana internaciones y menos hablándo insulsamente de uno de los dirigentes cubanos que es Carlos Lage Dávila.

Discúlpeme si la he ofendio en algo, o se ha tomado muy a pecho lo que le digo; pero es con toda mi razón