sábado, julio 28, 2012

Es desactivada en La Habana, Cuba una clínica privada.

Capdevila, La Habana, (PD) Tal parece que la cultura del secretismo  que profesa con marcada devoción la prensa oficial, frecuentemente  la hace caer en ridículo.
Entre la población suelen propagarse  rumores acerca de lo que acontece en las dependencias del gobierno. Generalmente, tales comentarios, que independientemente de estar aderezados del choteo cubano,  tienen una alta dosis de veracidad, se refieren a hechos de corrupción en los que están implicados funcionarios  gubernamentales, todos vienen aderezados con el humorismo criollo propias del choteo cubano.
Foto a la derecha Hospital de Maternidad "America Arias"
Los  llamados  cuellos blancos, antes de su detención eran incondicionales servidores del gobierno, que habían jurado lealtad  y que por su militancia partidista, gozaban de la total confianza de sus superiores. Pero sus fechorías que la prensa oficial no divulga, se convierten en secretos a voces. Son la comidilla de vecinas chismosas, ancianos jugadores de dominó, fumadores de tabaco de 0.05 centavos de dólar y tomadores de ron barato, que propalan en voz baja por todo el barrio, por ejemplo, que el ayudante de Ricardo Alarcón Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, junto con su esposa, están detenidos  desde hace meses en el Centro de Operaciones  Villa Marista, de la Seguridad del Estado, en espera de juicio.
En las calles y las ciudadelas que amenazan con derrumbarse, los parques que los mendigos lo han convertido en su residencia y en los bares de mala muerte, se  conoce y comenta que el Sr. Milian, ex director de la Empresa Constructora Puerto Carena, bajo la batuta de Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad, lleva ya un mes detenido en el centro de detención  de 100 y Aldabó, del Ministerio del Interior, acusado de corrupción.
Foto a la izquierda. Hospital "Calixto Garcia"
Hace ya una semana que en todos los rincones de La Habana se comenta que el director del Hospital  "Calixto García", en unión de más de 20 médicos, paramédicos y personal de servicio, fueron sacados esposados de sus puestos de trabajo y llevados a una dependencia policial. Se rumora que su detención se debió a que estaban involucrados en un lucrativo e ilegal negocio de operaciones privadas y atención postoperatoria propia de una clínica privada.
Gracia a esos rumores se supo que el pasado diciembre una paciente dada de alta  de esta exclusiva clínica, antes de su salida de Cuba, en el aeropuerto, comenzó a sangrar de la sutura de sus heridas. A otra que salía para su país le confiscaron medicinas restringidas y que fueron indicadas por el médico que la operó y ahí comenzó la investigación de esta actividad ilegal.
El Dr. Miguel Fonseca, que se desempeñaba como Director del Hospital de Maternidad "América Aria", conocido como Maternidad de Línea, ubicado en el Vedado,  por su buen desempeño fue traslado para ocupar similar cargo al hospital Calixto García. Este galeno era el que dirigía  el rentable negocio de las operaciones ilegales que abarcaban  trasplante de mama con silicona, liposucciones, cirugías estéticas y ginecológicas. Se desconoce cuánto cobraban, pero  es seguro que eran de miles de dólares.
Foto a la izquierda del Dr, Miguel Fonseca, quien fue detenido. 
A los 20 detenidos  se les acusa de prestar servicios médicos privados en instalaciones hospitalarias del Estado, que solo se realizaban a extranjeras de visita en Cuba, cubanas residentes en Cuba casadas con extranjeros, modelos y prostitutas de alto vuelo que conformaban una reducida y exclusiva clientela que pagaban no importaba cuanto con el solo fin de lucir bellas.
Las operaciones se realizaban todos los jueves por la noche en el hospital de Maternidad de Línea y participaban médicos, paramédicos y personal de servicio. Terminada la operación la paciente era traslada en ambulancia a residencias habilitadas para el periodo postoperatorio radicadas en el reparto Miramar, las cuales eran atendidas esmeradamente por enfermeras,  y personal de servicio. A este personal se le pagaba 5 dólares diarios,
Todo este negocio ilegal de utilizar las instalaciones hospitalarias no es nuevo.   Este caso se descubrió por dos hechos fortuitos, pero no es el primero. Se debe  a que a los médicos radicados en Cuba no se les paga por la función que ejercen. Por eso, buscan subterfugios ilegales para ganar dinero  como sea.  Para ello, suman en estas actividades ilegales  a personas que tienen salarios paupérrimos, ya sean enfermeros, camilleros, ambulancieros o personal de servicio, que no sobrepasan los 20 dólares mensuales.
*Reside en La Habana. Se ocupa de las Relaciones Internacionales del Partido Solidaridad Democrática.