jueves, enero 21, 2010

Novedoso método de inmunización en Cuba contra la Influenza A H1N1


Cuando pensábamos que las novedosas técnicas de tratamiento de las enfermedades en Cuba habían superado la imaginación aparece este método de medicina homeopática que busca inmunizar a los cubanos contra la Influenza A H1 N1 o Gripe porcina como aun erróneamente le nombran algunos. No sabemos si esto es una solución coyuntural ante la falta de vacunas específicas que, aun con limitaciones, muchos países ya están aplicando a sus nacionales.
No nos sorprenden los funcionarios de Salud publica en Cuba con este novedoso método de la “tres goticas y una más al 7mo día”. ¿Gotas de qué? ¿Qué producto es este? ¿Quién o quienes lo han investigado y desarrolado?, ¿Donde están los resultados preliminares?, ¿Como se condujeron los ensayos de laboratorio en las etapas I y II? Nada sabemos. En el Periodo Especial, a los médicos nos orientaron que prescribiéramos el Orégano en jarabe para las afecciones pulmonares y a los psiquiatras el Tilo para sus pacientes. Este es como dice el periodista independiente: “El último grito de la Medicina”…, de la Medicina cubana, pero no aquella que hacen los médicos cubanos capaces y profesionales que laboran allá en la Isla, esta es la práctica de la “Medicina" de los funcionarios que nada tienes que ver con el mejor hacer de la Medicina basada en la evidencia. Aquí les dejo el artículo:
El último grito de la medicina .
Leonel Alberto Pérez Belette.
La Habana, Cuba, enero 2010 - Si usted es capaz de creer que el veneno de cocodrilo azul, con polvo de unicornio, podría inmunizarle contra la gripe estacional, entonces es posible que el último grito de la medicina cubana le interese. No es una exageración, se trata de la primera campaña de “vacunación homeopática” efectuada masivamente en la Isla, a instancias del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

En cada consultorio del médico de la familia, en la capital, se ofrece actualmente una pócima para prevenir los brotes de gripe estacional y del virus AH1N1. Los vecinos, sobre todo los de la tercera edad, hacen fila ante los consultorios para recibir la primera de tres gotas iníciales; siete días después los pacientes regresan para completar el tratamiento con una última dosis. El mayor inconveniente de este procedimiento es que se trata de un tratamiento homeopático.
Algunos médicos dicen sentirse avergonzados cuando los pacientes les preguntan sobre las ventajas del nuevo tratamiento. “¿Cómo explicarles a nuestros pacientes que se trata de un placebo, que no tiene mayor eficacia que un resguardo de brujería? La única ventaja es que quizás sea posible elevar las defensas del organismo en casos de individuos psicológicamente muy susceptibles” –expresó un médico.
La homeopatía fue propuesta como método de medicina alternativa por el médico alemán Samuel Hahnemann en 1796. Se basa en el concepto de tratar a los enfermos con preparados muy diluidos, que supuestamente deben causar efectos similares a los síntomas presentados por el enfermo. Los preparados se van diluyendo cada vez más hasta que prácticamente no queda ninguno de los escasos ingredientes activos originales. La eficacia de la homeopatía, más allá del efecto placebo, no está avalada por evidencia científica o clínica alguna.
Varios facultativos temen que el remedio desencadene efectos indeseados. Según un epidemiólogo: “Algunos sujetos, al creerse inmunes pueden descuidar las verdaderas normas preventivas y adoptar conductas temerarias; lo que resulta fatal para los grupos de riesgo: asma, embarazadas, menores de cinco años, determinadas patologías cardiacas asociadas a insuficiencia respiratoria, anemias crónicas, VIH y otras enfermedades depresivas del sistema inmunológico. Por otro lado, la afluencia de personas sanas a locales donde se concentran enfermos aumenta el peligro de contagio”.
La reserva de vitamina C -medicamento preventivo- fue retirada de las farmacias y acaparada por el Estado para la atención de posibles pacientes. Personas con las que he hablado en la calle creen que el otro asunto que pone en peligro su salud es la mala alimentación, debida a la agudización de la crisis económica interna y la escasez de alimentos; sobre todo en estos momentos, en que inusuales frentes fríos asolan a la Isla.
Los médicos consultados insisten en que la única forma para evitar el contagio de las gripes estacionales y del virus AH1N1, ante la imposibilidad de adquirir las vacunas, es mantener la higiene personal, no frecuentar innecesariamente espacios públicos y cumplir con el resto de las medidas inicialmente orientadas por el Ministerio de Salud Pública.