martes, junio 10, 2008

En pésimas condiciones los Servicios quirúrgicos en conocido hospital cubano.

Pésimo el servicio quirúrgico del Hospital Calixto García.
Por Dr. Darsi Ferrer.*
La Habana, Cuba, 29 de mayo de 2008.,-Por estos tiempos no es aconsejable someterse a intervenciones quirúrgicas en el Hospital “Calixto García”, otrora institución insignia del sistema de salud cubano, donde en la actualidad reciben servicios médicos los pobladores del municipio Plaza, en la capital habanera.
El departamento central de Cirugía del hospital tiene siete salones quirúrgicos, en los que se programan de 3 a 5 casos por día. En ellos sólo disponen de un juego de tijeras por salón para todas las operaciones. Desde hace años no hay Cloruro de Benzanconio (solución antiséptica), y las tijeras sucias las enjuagan en agua con alcohol, luego se saltan el paso de esterilizarlas en la autoclave por 45 minutos, y las vuelven a utilizar en el paciente que continúa en el turno operatorio.
Los profesionales se quejan de la suciedad en los salones. El personal de limpieza es insuficiente y se acumula la basura, hasta desperdicios contaminados con gérmenes altamente infecciosos. No se recuerda cuando fue la última higienización que se realizó con productos químicos en los locales.
Los trabajadores de los salones incumplen las normas técnicas elementales de asepsia y antisepsia, entran a las áreas estériles con prendas y ropas de calle debajo de los piyamas, sin cubrir el cabello adecuadamente con los gorros. En no pocas ocasiones escasean los cepillos y jabones para el lavado de las manos.
Los pacientes se encuentran con la impensada situación de que muchas veces no hay sábanas en las salas de pre y post operatorio. A las enfermeras se les torna difícil evitar que los enfermos permanezcan desnudos delante de todos. A los operados les colocan una ampolleta de inyecciones en el extremo de las sondas uretrales a falta de bolsas colectoras de orina, cada cierto tiempo las quitan y vacían el contenido en un frasco de suero vacío.
El pasado mes de abril un paciente que sometieron a un vaciamiento ocular adquirió una infección durante la operación que por poco le cuesta la vida. Por las relaciones de su familia el caso tomó connotación y los directivos del Hospital ordenaron una investigación. La conclusión de los Epidemiólogos fue que todo el instrumental que analizaron estaba contaminado con gérmenes patógenos.
Baby Lorent, popular cantante de reggaetón, pagó por debajo de la mesa para que atendieran adecuadamente a su pareja. A ella le realizaron un implante de mama y a los pocos días hubo que retirárselo de urgencia por las graves complicaciones de la infección que cogió durante la intervención quirúrgica.
Al personal del departamento de cirugía estética lo apodan “los mafiosos”. Las agotadoras trabas para que un paciente logre ser sometido a una operación de cirugía estética desaparecen cuando aparecen los ofrecimientos de pagar con dólares por la izquierda la intervención quirúrgica.
El cirujano Millares es visto como el bicho raro por sus colegas. Encuentran irracional que él no abandone de una vez sus continuas protestas exigiendo que se cumplan con rigor las normas reglamentadas para el trabajo en los salones.
La situación del Calixto García representa la realidad de la mayoría de los centros médicos del país. Entre otras razones, por la frustración de los trabajadores de la salud ante la falta de perspectivas de progreso que conduce a la desmotivación y a la insensibilidad. A ello se suma la ausencia en la legislación vigente de mecanismos de indemnización a los enfermos que son víctimas de negligencias médicas.
*Director del Centro de Salud y DDHH. Juan Bruno Zayas. Ciudad de la Habana, Cuba. E-mail: darsiferrer@yahoo.com
Foto: Hospital General Docente “Calixto García”, Habana, Cuba.