viernes, marzo 11, 2016

Son violados los derechos de neurocirujana cubana que buscar emigrar legalmente a los EEUU.

Por Dr. Eduardo Herrera.
La doctora Melba Anelis Ávila Estévez, neurocirujana del Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez, denunció a las máximas autoridades de la salud cubanas por las violaciones de los derechos humanos que han cometido con los médicos y en particular con su persona.
Ávila Estévez refiere sentirse “presa en mi propio país”, pues sus derechos han sido violados, al no permitírsele la salida definitiva de este. Ella pretende reunirse con su familia, que vive en los EE.UU., mas no le permiten la salida.
Graduada de Doctora en Medicina en el año 1993 y Especialista en Neurocirugía desde 2004, lleva trabajando en el Hospital Pediátrico casi doce años, luego de terminar la especialidad, sin haber presentado nunca un problema laboral.
Dra. Melba Anelis Ávila Estévez
Según la ley vigente, los médicos especialistas deben tener un permiso para poder salir del país, incluso si lo hacen durante sus vacaciones. La doctora pidió su liberación en el año 2011, siendo liberada en 2013 y, por demoras en los trámites migratorios, le plantearon la posibilidad de incorporarse como apoyo al servicio de neurocirugía de su centro laboral.  
Con el compromiso de que le permitirían marcharse cuando estuvieran listos los trámites burocráticos, se incorporó nuevamente. A finales de 2015, le plantearon que debía presentar una vez más la solicitud de salida, porque habían surgido nuevas regulaciones migratorias para los médicos.
Al presentar la petición, en el mes de diciembre del pasado año, esta le fue denegada, y hasta el momento no ha tenido una respuesta positiva. Por tanto, tomó la decisión de denunciar a las autoridades responsables de tal atropello.
En Cuba, constantemente se emiten leyes que violan los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La ley que le prohíbe a los galenos especialistas salir del país, es discriminatoria, violándose el artículo 7: Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.
Todos tienen derecho a igual protección contra la discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.
También es violado el artículo 13, en su inciso 2, que plantea: Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.