miércoles, abril 09, 2014

¡Descanse en Paz el augusto galeno y prohombre cubano que fue el Dr. Oscar Gómez Hernández!

HA FALLECIDO EL DR. ÓSCAR GÓMEZ HERNÁNDEZ, SOCIO VITALICIO Y VOCAL EMÉRITO DE HONOR, TRAS UN LARGO Y FRUCTUOSO EJERCICIO DE CUBANÍA EN LA PATRIA Y EN EL EXILIO
A la consagración de la perpetua memoria del gran hombre y gran cubano que fue, y de cuyo reciente fallecimiento en la Villa de Madrid acabamos de tener conocimiento en el día de hoy, reproducimos a continuación (resaltadas en color negro) las notas biográficas que le tenemos dedicadas permanentemente, desde hace varios años, en el sitio de Internet www.centrocubanodeespana.org, debidas a la pluma del también fallecido e igualmente recordado amigo el Sr. José (Pepe) Fernández López        
“El Dr. Oscar Gómez Hernández, fundador y miembro siempre de las Juntas Directivas del Centro Cubano de España, nació el 27 de enero de 1921 en el número 20 de la calle Calzada del Vedado, La Habana, estudió en el Colegio de La Salle graduándose en 1938 de Bachiller en Ciencias y Letras, y de médico en la Universidad de La Habana en el año 1944. De 1944 a 1949 ejerció la profesión en EE.UU. y amplió estudios especializándose en otorrinolaringología.  A su regreso a La Habana empieza a trabajar en el Hospital Municipal Infantil, al lado del Dr. Abelardo Codinach, uno de los mejores otorrinos de la época. Posteriormente lo hace en el Hospital Ángel Arturo Aballí con otro gran médico, el Dr. José María Rouco, pariente del Arzobispo y Cardenal Antonio María Rouco Varela, del que es un buen amigo el Dr. Gómez.
Quiero resaltar que Oscar es un buen católico practicante sin fisuras de ninguna clase en su fe. Los últimos años de su estancia en Cuba laboró en el Hospital Nacional Infantil" William Soler" ubicado en el Reparto Alta Habana. En el Edificio Médico del Vedado tuvo también su consulta privada.
El 1º de agosto de 1961 en el barco "Guadalupe" salió de Cuba con su esposa Rosalía Díaz y sus hijos Oscar y Jorge, fijando su residencia en Madrid donde con el tiempo aumentó la prole con el nacimiento de María Guadalupe y María Rosalía. Su señora había nacido en Liérganes, Santander, y a los dos años, en compañía de sus padres que ya habían estado en Cuba, embarcó para La Habana. Lamentablemente falleció hace tres años. Q.E. P.D.
Socio Fundador del Centro Cubano de España,
 Dr. Óscar Gómez Hernández,
 Vocal Emérito de Honor
El 1º de octubre de 1961 se incorporó como Subdirector Médico al Laboratorio PFIZER donde trabajó durante 23 años, los diez últimos como Director Médico. En 1984 se jubiló, aunque continuó ejerciendo la profesión en su consulta privada hasta hace poco. Trabajando en PFIZER había revalidado la carrera pasando en 1966 a ser miembro del Colegio de Médicos de Madrid con el No. 13.552, siendo designado Colegiado Honorífico del mismo, años después. El que suscribe da fe de que sus manos como cirujano eran maravillosas. En 1967 le extirpó las amígdalas que le ocasionaban frecuentes catarros y fiebres en aquellos crudos inviernos madrileños. Remedio santo.
En 1992 fue designado Presidente del C.LR. (Comité Internacional de Rescate­ España), habiendo ocupado ese cargo honorífico hasta el 2001.”
Desde la fundación del Centro, el Dr. Gómez formó parte de sus Juntas Directivas, en las que se ha mantenido activo –en los últimos años, como Vocal Emérito de Honor- hasta su fallecimiento.
El Dr. Gómez fue, desde su llegada a España, uno de los pilares de la Comunidad del Exilio en España y, a partir de la fundación del CENTRO en 1966, también de las actividades humanitarias y sociales de éste. Su huella será imborrable en la memoria de las personas y de las Instituciones a las que honró con su amistad, su pertenencia y sus buenas obras (incluida la atención médica y las intervenciones quirúrgicas que practicó a lo largo de su Carrera –como otorrinolaringólogo de nota-, frecuente y desinteresadamente, en favor de los compatriotas que lo requiriesen).
El Dr. Gómez fue un modelo en el cumplimiento del juramento hipocrático actual, surgido de la Convención de Ginebra de 1945, cuyo texto reza así:
En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad.
Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí. Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos.
No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana. Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.
En este sentido, eran proverbiales sus salidas, en medio de las sesiones nocturnas mensuales de la Junta Directiva de este CENTRO, para atender avisos urgentes de pacientes que requerían su atención médica.
¡DESCANSE EN PAZ EL AUGUSTO GALENO Y PROHOMBRE CUBANO QUE FUE EL Dr. ÓSCAR GÓMEZ HERNÁNDEZ!
En Madrid (España), a los ocho días del mes de abril de 2014.