domingo, septiembre 09, 2012

Vacunación y fraudulencia…

Por: Rafael Muci-Mendoza

Existe un ministerio de salud paralelo conducido por la Misión Médica Cubana…
La realidad de la vacunación en el país es vergonzante y constituye otra denuncia al ¨presidente saliente¨ que desea continuar. Durante 12 años de gobierno involutivo han pasado por la cartera de Salud y Desarrollo Social 9 ministros, 5 médicos; sólo uno especialista en salud pública; 4 especialistas en dermatología, neurología, angiología, pediatría, y 3 ministros militares sin ningún conocimiento médico: 2009, Coronel del Ejército; 2009-2010, Coronel del Ejército; 2010, Teniente Coronel Aviación. Para más bochorno existe un ministerio de salud paralelo conducido por la Misión Médica Cubana que ha impuesto reglas de opacidad, oscurantismo, ocultamiento o distorsión de estadísticas; ello referido especialmente al caso de la vacunación de nuestros niños. 
El hedor despedido por la pudrición de PDVAL y el drama infamante de las vacunas tienen en común similar tufo. Manirroto, el gobierno tiene en exceso dinero y robo e incapacidad para distribuirlas. Los bajos índices de vacunación es flagrante evidencia del crimen soterrado al niño venezolano. Otros países de la región ven sus índices crecer, los nuestros fluctúan de forma repugnante de un año a otro. En otras comarcas los índices entre una vacuna y otra son similares, indicando que el niño fue vacunado totalmente; acá, presentan índices muy diferentes, mostrando la fea cara de la no planificación y el mal manejo de inventarios. Parecido al cuento del infierno venezolano, a veces llega la vacuna de la tuberculosis, otras la triple y otras la del sarampión y como en Mercal, se administran sólo las que haya ese día, y por tanto no completándose los esquemas.
¿De quién es el crimen al niño nuestro? Del ignorante mayor y su séquito destructivo.