domingo, marzo 18, 2012

Declaraciones de un destacado científico norteamericano en Cuba.

Tomamos esta nota del Blog Mermeladas, en la nota titulada, Cabitos sueltos y donde su editor escribe sobre el recién concluido Congreso Internacional de Biotecnología y hace mención a una entrevista al presidente de honor de dicho congreso, buscando la información, porque el editor no lo menciona; el presidente de honor es  el profesor y biólogo estadounidense, Peter Agre, Premio Nobel de Química en 2003. Pues vean a continuación lo que dijo este Premio Nobel, señalado en el blog:
Un biólogo norteamericano (foto a la derecha), nombrado presidente de honor del congreso internacional Biotecnología Habana 2012, entrevistado por la prensa oficial cubana, además de algunas consideraciones sobre su especialidad y la ciencia en general, en el capítulo de alabanzas a Cuba (entiéndase al gobierno), planteó que tras el triunfo de la Revolución han tenido un avance tremendo que ha permitido erradicar la malaria. También habló de lo efectivo de la lucha contra el dengue, así como que al terminar mi conferencia presenté una fotografía tomada en mi visita a la Universidad de La Habana, rodeado de jóvenes cubanos que intercambiaron conmigo sin prejuicio alguno.
En relación con el primer planteamiento, es conveniente aclarar que la malaria, conjuntamente con otras enfermedades infecciosas, fue erradicada en Cuba a principios del Siglo XX, durante la primera intervención norteamericana, al terminar la Guerra de Independencia, gracias a las medidas de saneamiento tomadas por las autoridades interventoras en cooperación con los cubanos, utilizando el descubrimiento del mosquito como agente transmisor de la fiebre amarilla, realizado por el sabio cubano Carlos J. Finlay. Por lo tanto, en el año 1959 hacía tiempo que no existía. En cuanto al dengue, olvidó que las medidas se aplican desde hace más de treinta años (el dengue era desconocido en Cuba antes de la revolución) sin resultados palpables. Si el ilustre biólogo se hubiera desviado un poco del circuito turístico oficial, habría descubierto una ciudad insalubre, con graves problemas sanitarios y de higiene ambiental, además de hospitales e instalaciones de salud en pésimas condiciones. Con relación al segundo planteamiento, sería conveniente conocer quiénes fueron los estudiantes designados para reunirse y fotografiarse con el biólogo norteamericano. Estoy casi convencido, que no fueron todos los que lo hubieran deseado: recordar que la universidad es sólo para los revolucionarios. A veces me impacta la inocencia política de algunos ilustres visitantes.
Fuente: Mermeladas.