viernes, agosto 06, 2010

Estados Unidos u otros países deben seguir el Sistema de Salud pública de Cuba.

Un articulo académico que apareció en la revista Science, en los Estados Unidos , originado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, California, ha producido no pocas reacciones en el mundo académico. Los argumentos y las opiniones contrarias a lo que exponen los académicos Drain y Barry no han cesado. En este articulo tomado del Blog; Francis (th) E mule Science’s News (¡que nombrecito para un Blog de ciencia!) se analiza el articulo de marras y otras respuestas o comentarios al mismo. Aquí incluimos algunas notas y sobre todo al final ponemos todas las referencias en el ánimo de que al asunto sea analizado íntegramente.
A veces cuando leo algo no sé si va en serio o va en broma. El 30 de abril leí en Science un artículo sobre las excelencias del sistema de salud pública cubana. El artículo proponía que el Presidente Obama debería tomar buena nota e incluso imitar a Cuba en su reforma del sistema sanitario público en EEUU. A mí el artículo me resultó muy curioso. No por las estadísticas que presentaba, todas repletas de datos oficiales del gobierno cubano, que podrían estar adulterados, sino porque una revista tan norteamericana como Science publicara un artículo loando las excelencias de un país que ha sufrido un embargo terrible durante 50 años y sigue.
El artículo en Science dice que la esperanza de vida en Cuba, a pesar del embargo en alimentos, medicinas y suministros médicos, es similar a la de EEUU y superior a la de otras regiones de América Latina.
Los autores del artículo acaban indicando que EE.UU. podría aprender de Cuba lecciones muy valiosas acerca del desarrollo de un sistema de salud universal que hace hincapié en la atención primaria. Los autores recomiendan que el Congreso solicite al NIH (Instituto Nacional de la Salud) un estudio de los éxitos del sistema de salud cubano y cómo se puede emprender una nueva era de cooperación entre los científicos de EE.UU. y los cubanos. Además, de eliminar el embargo para la exportación de medicinas y material sanitario a Cuba.
Foto de la Izquieda: Pacientes que murieron de hambre y frio en un hospital de La Habana que no sabemos en que estadistica fueron incluidos.
En los comentarios destacan:
El que hace Katherine Hirschfeld que dice: lo tiene claro, cuidado con la fuente de los datos y argumenta que los datos presentados en el artículo de Drain y Barry tienen como fuente el gobierno cubano. ¿Confiables?
Cualquier artículo académico que evalúe la situación del Sistema de Salud en Cuba debe discutir la forma en que estos problemas sistémicos falsean la investigación empírica.
Lawrence Bodenstein también expresa con claridad no hay nada gratis; afirma que no se cree que Cuba pueda proporcionar a Estados Unidos el know-how para ofrecer una atención en salud primaria de alta calidad a bajo costo. El sistema de salud de Cuba es específico de un país pequeño centralizado.
Como quiera la polémica es interesante, falta la parte cubana. ¿Se animan?
Informacion relacionada: