martes, enero 30, 2007

Cuba, Potencia Médica.

Por: Miriam Herrera.*

La Habana, Cuba, enero 2007. -Durante largos años los cubanos, hemos oído hasta con cierto orgullo la calificación que somos una potencia médica, categoría otorgada por Castro a la sensible esfera de la salud pública. Lo anterior se ha tornado irreal y amargo para la mayoría de los residentes en la Isla que sean nativos.
Los Hospitales Provinciales como el “Calixto García” no tienen la mayoría en sus salas luces, falta agua potable, pintura y sabanas; estas últimas deben ser llevadas por los pacientes. A lo anterior se suman la población de cucarachas y mosquitos que hacen del hospital su predio de elección, sellado por la deficiente calidad y cantidad de los alimentos que se ofertan a los enfermos.
En escala descendente hay que visitar los consultorios de familia que años atrás eran la niña de los ojos de Castro. ¿Qué ha pasado? Están decaídos al igual que su progenitor; la estructura deja mucho que desear, son pocos los que cumplen medianamente su función las principales causas son las salidas masivas de los médicos para varios países, mayoritariamente para Venezuela.
Los que quedan no tienen deseos de prestar sus servicios a la población debido a que se sienten discriminados por los que están en el exterior ganando divisas y acumulando equipos electrodomésticos, vedados estos últimos para los que se quedaron.
Sin embargo, los lugares de atención médica para extranjeros tienen todas las normas requeridas, además de un confort sin límites. Esta política de salud discriminatoria que el régimen lleva a cabo no es justa y viola los más sensibles derechos humanos existentes. Valemos los cubanos menos que los venezolanos para el régimen, cubanos que lucharon por su independencia y continúan luchando de varias formas hasta ver su tierra libre de cualquier yugo opresor.
* Periodista independiente cubana.
Fotos de la Sala Torralbas (Cirugía) del Hospital Calixto García en la Habana, Cuba. Servicios sanitarios e instalación para el calentamiento del agua.