martes, noviembre 29, 2005

Registro, Decomiso y Citación judicial al Director del Centro de Salud y DDHH en Cuba.


Hoy, a las 6:30 a.m., varios policías de uniforme y uno vestido de civil llegaron a mi casa con una orden de registro, según decía la misma, para buscar "pruebas de delito".
En presencia de dos testigos de la cuadra, mi esposa enferma y nuestro niño de cuatro años de edad, fueron decomisando: una Lapto, una impresora, varios frascos de medicina y todos los papeles que encontraron. Al final, sobre las 10:00 a.m., se marcharon con mis propiedades dejándome una citación para que me presente mañana en la unidad de la policía de Acosta.
Es bueno destacar que la policía política a mandado a sus gentes en múltiples ocasiones a mi casa, es la primera vez que se presentan de uniforme y alegando que están amparados por la legalidad, las anteriores ocasiones siempre han sido personas de civil quienes han violado mi domicilio y agredido físicamente, gozando de total impunidad.
Los médicos que cumplimos nuestro deber como profesionales y trabajamos de modo independiente de la oficialidad, identificando los principales problemas imperante en el Sistema de Salud, señalando posibles soluciones a los mismos, así como desarrollando acciones para atenuar esas carencias y limitaciones, estamos siendo víctimas de una intensa represión por parte del gobierno, al igual que nuestras familias.
En mi caso, me han orquestado siete actos de repudio en mi casa, donde se me ha vociferado todo tipo de ofensas, incluso me han agredido físicamente en dos ocasiones, una de ellas me hirieron con arma blanca. Hace meses fui botado arbitrariamente del centro laboral, por esos días inspectores de vivienda me pusieron una multa de 800 pesos por tener cuatro frascos de medicina en la casa. La seguridad en estas semanas ha soltado los rumores de que soy homosexual y que maté al viejito con quien vivía para quedarme con la casita que heredé de él, anteriormente decían que maltrataba a mi niño, que soy un descarado y loco y por eso me corté yo mismo con el cuchillo mientras el jefe del Partido Comunista me golpeaba en el portal de la casa junto con los demás hombres que le acompañaban. He sido arrestado arbitrariamente en varias ocasiones, incluso hasta por portar documentos sospechosos como la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Al Dr. Tomás Fuentes lo arrestaron desde el pasado miércoles, después que lo encañonaron, con su hijo de tres años cargado en sus brazos, con una escopeta de cartucho para darle un tiro por contrarrevolucionario. A Domingo Lezcano, enfermo de VIH/SIDA, le provocan descompensaciones de su enfermedad con los frecuentes acosos hasta en su centro laboral y delante de sus compañeros de trabajo. A la Dra. Sandra Domínguez le ponen postas en frente de su domicilio y le prohíben salir del mismo. Dr. Florencio Cruz, lo hostigan y acosan en su centro de trabajo y fue arrestado todo un día, cuando se disponía a participar en una conferencia de salud. El Dr. Arturo Pedro, igualmente hostigado en su centro laboral, fue objeto de un secuestro en plena vía pública, para luego ser abandonado a 40 Km. de su casa, en medio de un campo para que no participara en la conferencia de salud. Dr. Elcire Guillot, su familia está aterrada por las frecuentes amenazas de represalias por parte de la seguridad del estado, si este no abandona su labor independiente. Dr. Richard Acosta, luego de un registro sin su presencia, sino delante de su esposa y dos niños pequeños, le decomisaron: una computadora, fax, material de oficina, cámara fotográfica, etc., por participar en el taller de salud de la región occidental, posteriormente fue citado a la unidad de la policía en varias ocasiones, donde se reiteraron las amenazas hacia él. Dr. Sergio Ríos, igualmente hostigado por participar en el taller de salud. Dr. Orestes Campos, citado en varias ocasiones para que abandone su labor independiente, acosado hasta en pleno Hospital estando de guardia y con pacientes esperando para ser operados por él. Larga es la lista de médicos acosados, hostigados, amenazados con ser expulsados del trabajo, expulsados de sus empleos, agredidos, amenazados con ser recluidos en prisión, etc.
Esta vez, entre otros objetivos de la policía política, está impedir la celebración de una Charla Educativa sobre VIH/SIDA y Derechos Humanos prevista a celebrase el día 30 de este mes, y a la que asistirán alrededor de 15 vecinos de la cuadra donde vivo, 4 enfermos de SIDA y algunos médicos invitados. El objetivo de la actividad es hacer un llamado atención respecto a las violaciones y las pésimas condiciones de vida en las que sobreviven estos seres humanos, así como crear conciencia en todos los interesados para buscar alternativas de solución en favor de ayudar a los mismos.
Vale recordar que en el Centro de Salud y Derechos Humanos "Juan Bruno Zayas" que dirijo, nos dedicamos a brindar atención médica gratuita a las personas necesitadas de estos servicios, visitar las comunidades extremadamente pobres donde las carencias golpean a diario a cubanos marginados para ofrecer servicios de salud, regalar medicinas, ropas, juguetes, compartir el sufrimiento de esos seres. También hemos dirigido cartas respetuosas a altos dirigentes del estado como el ministro de salud, el primer secretario de la central de trabajadores de Cuba, etc., valorando los principales problemas en el sector y emitiendo propuestas para la solución de los mismos; hemos llamado la atención durante etapas de epidemias exhortando que se informe al pueblo en vista de disminuir los daños de esos eventos.
La campaña que sostenemos por la excarcelación de seis colegas nuestros, condenados por el ejercicio de sus derechos como ciudadanos es otra de las causas por las que somos reprimidos frecuentemente.
Es bueno destacar que posterior a la realización de algunas de estas acciones humanitarias, el estado ha tomado medidas para continuar realizándolas por su parte, como es el caso de nuestra visita con donativos a los albergues Sexto Congreso y Cambute, que después el estado ha llevado, por primera vez desde que existen, ropas, medicinas y médicos a esos lugares, también repararon el consultorio de Lawton que comunicamos estaba deteriorado. Esperamos que aunque nos impidan la realización de la actividad sobre el VIH/SIDA, tomen la misma conducta, pues a estos pacientes no se les respetan sus derechos, tales como el de la confidencialidad, son discriminados, tienen dificultades para ser empleados, la alimentación es pésima, no reciben ayuda económica que les asegure llevar una vida decorosa, se les recluye en sanatorios por el mero hecho de ser enfermos, la atención médica es deficiente, etc. Muchos de los vecinos que participarán, en su mayoría jóvenes, desconocen las cuestiones fundamentales referentes al SIDA.
Desconozco cuál será la conducta de la policía política mañana, en la unidad de la policía donde estoy citado, pero si estoy seguro que todos los médicos disidentes seguiremos cumpliendo con nuestro deber como profesionales y obligación como cubanos.
*. Director del Centro de Salud y DDHH, “Juan Bruno Zayas”.
Ciudad de la Habana, Cuba 29 de noviembre de 2005

1 comentario:

Dr. Darsi Ferrer dijo...

Hola amigos:

Ante todo agradecer los mensajes de solidaridad y aliento recibidos de parte de Uds., vuestra amistad nos brinda la fuerza necesaria para mantener nuestro compromiso con la noble causa de la libertad, la democracia, la justicia y el progreso de nuestra querida Nación.

El día de la citación, en la Unidad de la Policía, no me atendieron. El oficial de guardia (sub-teniente Ramírez) no conocía al Capitán Águila, según expresó no trabajaba allí. Estuve esperando desde las 10:20 am hasta las 12:05 pm, hora en la que el oficial me dijo que me fuera y esperara en la casa otra citación.

Lamento no haber podido comunicarme antes pero hemos estado realizando diversas actividades en el Centro de Salud y DDHH, de las que posteriormente los pondremos al tanto.

Prometo contestar todos los e-mail recibidos.

Saludos y abrazos fraternales,
Darsi
Dr Darsi Ferrer