viernes, abril 11, 2014

Robos y drogadicción en Hospital Militar “Carlos J Finlay” de La Habana

En las últimas semanas han expulsado al director, a varias enfermeras, a un recluta y a dos oficiales de la Contrainteligencia Militar
En el Hospital Militar “Carlos J. Finlay”, en el municipio capitalino Marianao, en las últimas semanas han expulsado al director, a varias enfermeras, a un recluta y a dos oficiales de la Contrainteligencia Militar  por drogarse, robar  medicamentos y  piezas de computadoras.
Varios de los expulsados están a la espera de juicio.
Según una fuente que no  quiso dar su nombre por temor a represalias, en el mes de marzo, el nuevo director, avisado por un jefe de turno, sorprendió a un recluta drogado, de apellido  Fernández, cuando se llevaba un frasco de un anestésico que es usado en el salón de operaciones.
Se descubrió que Fernández tenía relaciones amorosas con  la farmacéutica Rosemary, que era quien le proporcionaba la droga.
Pero este no ha sido el único caso de drogadicción en el hospital.
Hace varias semanas, una jefa de turno de la enfermería fue detenida en el momento en que  robaba  ámpulas de Diplofenaco y de Diazepán.  La detenida tenía los brazos llenos de pinchazos.
En las investigaciones  se descubrió que varias enfermeras se drogaban con  Avafortán.
Debido a todas estas irregularidades, el director, llamado Pablo  fue expulsado. Ahora, en su natal Matanzas, ocupa el cargo de segundo jefe del Hospital Militar de esa provincia.
Según la fuente, un oficial identificado como Frómeta, y su esposa, también oficial de la Contrainteligencia militar, fueron expulsados por robar piezas y partes de computadoras. El oficial fue trasladado a un cargo de responsabilidad en el Instituto Técnico Militar. De su esposa no se ha sabido más.

Fuente: CUBANET