miércoles, abril 30, 2014

Médicos cubanos, una mercancía exportable en el mundo de los negocios.

En un artículo publicado en el Juventud Rebelde, leí sobre los nuevos sueldos para los trabajadores de la Salud. Esa es una buena noticia para todos aquellos que cuidan la salud el pueblo tanto dentro de nuestra Isla como en otros países.
Pero lo que me molestó en el referido artículo fue la utilización del vocablo "exportar" para referirse a los hombres y mujeres de la bata blanca que trabajan en otras latitudes, como si fueran una mercancía más en el mundo de los negocios. Y hasta puede que así sea, pues conocimos que por ese concepto el Gobierno de la Isla percibe nada menos que 8 000 millones de CUC.
Cualquiera que sepa del auge de este negocio llevado a cabo por las autoridades pudiera sacar la conclusión de que ya hasta nuestros trabajadores de la Salud han sido clasificados como pura mercancía, a la par de un saco de azúcar o un paquete de caramelos.
Esa expresión incluso pudiera considerarse despectiva, cuando en lugar de eso habría que reconocer la importancia de estos trabajadores en nuestra Patria. En nuestro idioma existen otros vocablos más apropiados para este fenómeno. No se trata de cuadrúpedos, sino de seres humanos; son médicos, enfermeras, laboratoristas, etc., que merecen respeto por la labor que llevan a cabo