jueves, octubre 29, 2009

Cara a cara con el Médico.


Esta usted en la consulta con su Médico, este puede ser su médico primario o algún especialista. Lo cierto es que superado las eventos a los cuales me referí en las notas anteriores, es el momento realmente de la consulta médica y es consistente que usted aproveche al máximo el tiempo en que ambos van a interrelacionar.
Cuando usted hable con el médico sea sincero y no omita ningún detalle que pueda ser de utilidad en el diagnóstico y ulterior tratamiento. Siempre que se le pida, dígale al médico toda la información de las enfermedades que han concurrido en su familia, es decir todos los antecedentes y explíquele de manera detallada todo lo que usted se siente. Mantenga un orden en relación al tiempo y secuencia en que han aparecido los síntomas y las características de estos. Hable sin temor y no sienta que está usted presionado por el tiempo. Siempre describa lo mejor posible lo que usted se siente.
Hágale al médico todas las preguntas y que este le responda: ¿Qué opina usted que me ha ocurrido?, ¿Qué debo hacer ahora doctor? Son algunas de las preguntas que puede hacer. Pídale al médico que le repita lo que no ha comprendido y si es necesario hacerle pruebas o exámenes asegúrese de comprender que son y para que los necesita .
Conviene que usted agregue alguna otra información que puede ser de utilidad para el médico. Ya este tiene toda la información en sus records médicos o historias clínicas, sin embargo datos sobre su estilo de vida, situación económica o marital, para poner algunos ejemplos, pueden ser necesarios para que el médico pueda ayudarle.
Cuando hable con su médico trate de que este use un lenguaje común para poderle explicar sus situación, ocurre que muchas personas tienen información de sus síntomas y enfermedades, si es así hágale saber al médico que usted está familiarizado con los términos médicos, pero no sea tan pretensioso que quiera mostrar que sabe más que el médico.
Siempre que sea posible no se vaya de la consulta sin averiguar lo relacionado a su seguro médico y si este cubre lo que el médico recomienda. Pregunte si necesita la aprobación por escrito de su compañía de seguros o una remisión. Si no pueden responder estas preguntas en el consultorio de su médico, llame a su compañía de seguros para informarse.
Al final de la consulta llega el momento en que el médico le dirá que debe usted hacer por su salud. En este punto conviene que usted este seguro de que va a seguir las indicaciones del médico y que estas son la mejor opción para usted. Tome los medicamentos como su médico le ha indicado y siga las instrucciones sobre dieta, ejercicios o cambios en su estilo de vida. Si su médico le ha indicado algún procedimiento esté seguro de donde cómo y cuando se hará estos procedimientos y que espera de ellos. De esto depende de cuándo y para qué, usted y su doctor tendrán más información; la que le proporciona los resultados de los exámenes y pruebas de diagnóstico.
Su médico le ha indicado que debe usar algunos medicamentos, tal vez uno o varios. Puede que estos medicamentos están indicados porque ya el médico sabe lo que usted tiene o trata de controlar uno o varios síntomas hasta que complete el diagnóstico. Conviene que usted le haga todas las preguntas sobre los medicamentos que le han indicado, estas son las preguntas:
• ¿Cuál es la marca y el nombre genérico?
• ¿Existe otra opción menos cara?
• ¿Qué síntomas tratará?
• ¿Cuánto tiempo deberá tomarlo?
• ¿A qué horas del día?
• ¿Qué sucede si usted se olvida de tomar una dosis?
• ¿Puede comer y beber cualquier cosa mientras esté bajo este tratamiento?
• ¿Se toma con comida?
• ¿Existen efectos secundarios?
• ¿Necesitará otra receta para llegar a terminar el tratamiento?
• ¿Cuándo debería empezar a sentirse mejor?
Antes de salir de la consulta pregunte cuándo y a quién puede usted llamar para hacer más preguntas que puedan surgir, si no entendió algo o aparece alguna reacción al o los medicamentos que se le indicaron.
Si al final de la consulta llega a la conclusión de que le fue difícil comunicarse con el médico porque este no le prestó la debida atención, ni mostró preocupación alguna por sus padecimientos y no le dedicó el tiempo adecuado, en los términos mejores y con mucha decencia; hágaselo saber. El médico no sabrá que usted no está satisfecho si usted no se lo dice, pero además se trata de su salud y en definitiva usted en la mayoría de los casos está pagando por su atención. Si usted no se encuentra cómodo diciendo este tipo de cosas a su médico, quizás sería mejor que se buscase otro. En ocasiones esto es lo mejor.
©2009
* Médico Especialista de I Grado en Oncología, graduado de la Universidad de la Habana y del Instituto Nacional de Oncología respectivamente. Profesor Instructor de Farmacología de la Universidad de la Habana. Fue Asesor Nacional del Colegio Médico Independiente de Cuba. En los últimos tiempos ha trabajado para la Secretaría de Salud del Estado de Tamaulipas en México y como Consultor para Gerson Lehrman Group. E-mail: eloy_gnzlz@yahoo.com