sábado, mayo 03, 2008

La salud y sus instituciones en Cuba.


50 días de Oración por Cuba.
Un hombre…cayó en mano de ladrones…e hiriéndole, se fueron dejándole medio muerto… pero un samaritano…viéndole fue movido a misericordia y…vendó sus heridas…lo llevó al mesón, y cuidó de el” Porciones escogidas de Lucas 10: 30-34
Hoy queremos orar por los que se dedican a “vendar heridas” y cuidar de los que sufren. Los médicos y enfermeras y todo el personal de la Salud en nuestro país.
Nunca hemos tenido tantos profesionales de la Salud en nuestras Iglesias que sirven junto a otros muchos a nuestro pueblo. Dios nos ha concedido el poder verles reunidos en el llamado Compañerismo Médico Cristiano.
Es una bendición, que sabemos fue oración contestada por Dios, el que las puertas de nuestras Universidades fueran abiertas a los jóvenes cristianos para prepararse y servir a nuestro pueblo y a otros pueblos del mundo con sus conocimientos y sobre todo con un corazón lleno de amor hacia los que sufren.
El Sistema de Salud en nuestra Patria demanda nuestras oraciones para que Dios permita que siempre haya un personal calificado para atender a nuestros enfermos, que no falten los recursos en equipos y medicinas para que esta bendición de ser atendidos en nuestras necesidades físicas de forma gratuita siempre sea una realidad positiva y efectiva.
Oremos por los que tienen autoridad para orientar todo este trabajo, por el Ministro de Salud Pública Dr. José Ramón Balaguer, por los Viceministros, por cada Director de Hospital y Centro de Asistencia, por los directores de Policlínicos, los directores de Hogares de Ancianos, por los médicos, las enfermeras y enfermeros, por los técnicos de la salud, por las auxiliares generales, por los camilleros, por los que limpian. Que siempre sean movidos a misericordia, de tal manera que aun en medio de limitaciones financieras pueden servirnos con interés y cariño como lo necesita todo el que está en un lecho de enfermo.
Oremos por los médicos, enfermeras y trabajadores de la Salud que hoy cumplen misiones en diversos países del mundo. Oremos por las familias que quedan atrás, que la distancia y los pecados de la carne no destruyan los matrimonios. Que los niños no sufran el trauma de la separación de sus padres. Ore también para que los obreros cristianos que salgan en misiones, puedan compartir su fe en cada nación donde estén.
Hay ocasiones en que las enfermedades del alma, son más traumáticas que las enfermedades físicas. El obrero de salud cristiano, puede ministrar en ambas áreas.
Oremos Juntos: Dando gracias a Dios por todo el que tiene la vocación de ayudar a nuestro pueblo a que tenga salud física y que ellos, todos y cada uno, pueda dejar que su alma sea sanada por el Medico Supremo: Jesucristo.
Para Meditar: Nuestra acción cristiana debe desarrollarse no solo llevando el bien espiritual, sino aliviando y cooperando con el bien físico que todos deseamos disfrutar. “Porque estuve...enfermo, y me visitasteis” palabra de Cristo en Mateo 25:36
Iglesia Bautista Betel.
Reflexión recibida por E-mail de la Campaña de Oración que se esta efectuando en Cuba. 50 días de Oración por Cuba.