lunes, septiembre 04, 2006

En la espera letal.



Una historia conmovedora que refleja los tortuosos y dilatados caminos que pueden pasar algunos enfermos en Cuba buscando asistencia médica y como esto puede, paradójicamente, conducirlos a la muerte.

Por: Shelyn Rojas. *

Lázaro Ferry era un negro gangulero querido por todos sus ahijados. Tenía 39 años. Esperaba los 17 de diciembre para festejar su cumpleaños y la víspera de San Lázaro. Aprovechaba ese día para dar de comer la sangre de los animales sacrificados a las prendas que trabajaba.

Una mañana, amaneció quejándose de dolores en la parte baja de la espalda. El dolor era tan agudo que apenas podía caminar. Le costaba trabajo respirar.

Ese día a pesar de sus dolencias, fue a trabajar. Era el encargado de repartir la comida en varios pisos del hospital Hermanos Amejeiras. Pensó que allí estaría protegido si se agravaba.

Se equivocó. Sus compañeros de trabajo no le prestaron atención a lo que le sucedía. Quizás por la tensión laboral. Al día siguiente, el dolor era más intenso. Casi sin poder caminar, decidió dirigirse hacia la posta médica que le pertenecía en su localidad. Estaba cerrada.

La mayoría de las Postas Médicas y Hospitales en el país se encuentran en esta situación desde que comenzó la trata de médicos. Doctores y enfermeros cubanos han sido enviados para Venezuela, Bolivia y otros países a prestar servicios en aras de la propaganda política.

Después de caminar varia cuadras, encontró un doctor en una posta (a varios kilómetros de su hogar), que estaba atendiendo pacientes. El doctor, al verlo en estado crítico, lo remitió urgente hacia el policlínico más cercano. Cuando llegó al policlínico, le explicaron que allí no lo podían atender, porque no le pertenecía esa zona. Reglamentos.

A unas seis cuadras queda el policlínico de 30 de Noviembre. En ese era en el que debían prestarles los auxilios. A Lázaro no le quedó otra alternativa que arrastrarse hasta el policlínico que le correspondía.El doctor de turno que lo reconoció, le envió unos análisis. El resultado arrojado por los análisis fue hepatitis e infección en los riñones.

Regresó a su casa con un tratamiento. Acudió a sus ahijados más allegados, Viviana y Juanito el mecánico. Viviana decidió quedarse con él esa noche, por si empeoraba.

Amaneció. Al mediodía, cuando su ahijada le estaba dando el almuerzo, Lázaro escupió un buche de sangre. Viviana se asustó. Llamó por teléfono a su hermano de religión Juanito. Este estaba trabajando en el taller. Ante la noticia pidió permiso y sin cambiarse de ropa fue para casa de su padrino. Directo para el Hospital Miguel Enrique, la antigua Benéfica, ubicada en Ciudad Habana.

Después de una larga espera en una cola interminable, para que fuera atendido, el doctor que lo reconoció lo envió al laboratorio para hacerle análisis de urgencia.El enfermero del laboratorio no se encontraba. Viviana dejó sentado a su padrino al lado de la puerta del laboratorio. Asustados, los dos ahijados se dirigieron hasta información para localizar al enfermero.

La recepcionista levantó su mirada y de forma déspota les respondió- El muchacho del laboratorio no está- y continúo sumergida en papeles. Juanito le pidió de favor que lo tratara de localizar por el audio. Le expresó que era un caso de urgencia.

Esta vez, la recepcionista disgustada se levantó y groseramente les respondió, con la mirada fija en el overol sucio de grasa del atribulado mecánico, que como se visten las personas así eran atendidas.

El enfermero no apareció. La recepcionista retornó a su posición habitual entre los papeles, sólo interrumpida por alguna que otra llamada telefónica.

El 19 de julio, Lázaro el gangulero, sentado en el banco del laboratorio, esperando que le hicieran su análisis, ahogado en llanto por el dolor, falleció.

* Shelin Rojas es una periodista independiente cubana. E-mail: Shelyn2005@hotmail.com

Foto de la izquierda corresponde a la autora del artículo. La foto de la derecha muestra un enfermo en Cuba cuando es trasladado en una caretilla.

2 comentarios:

El Universal - Mexico dijo...

Mientras aumentan las necesidades del pueblo cubano..............

Dona Cuba equipo oftalmológico a Coahuila

Se hará el Centro Oftalmológico más moderno del país que atenderá a cerca de 7 mil personas
Saltillo, Coahuila - 03:11 El nombre de la República de Cuba y de su presidente, Fidel Castro Ruz, quedaron plasmados en una placa grande con letras doradas colocada en el nuevo Centro Oftalmológico instalado gracias a parte del moderno equipo donado por el mandatario cubano, con valor superior a los tres millones de dólares.

Este es el primero de 3 centros que tendrá Coahuila, ---Saltillo-Torreón y Nueva Rosita--, y el más moderno que hay en todo el país, mejor incluso al que tienen instituciones privadas, y permitirá operar de cataratas y atender otras patologías a personas con problemas de los ojos.

Antonio Fornaris dijo...

Increase in hepatitis cases reported in Havana
With nearly 300 cases of hepatitis reported thus far this year, doctors say the disease is on the upswing; new cases during the last two weeks were reported to exceed 70.

Health authorities said that they were considering bringing judicial proceedings against patients who do not observe the prescribed rest periods after being diagnosed with the disease, contributing to its spread, but doctors said the disease is mostly spread through water-borne pathogens.

Several months back health authorities were operating under the assumption that students suffering from the disease were a primary source of infection when their parents sent them back to school before they fully recovered, but the school year ended more than 30 days back without any abatement in the rate of infection.

Last Monday, health officials in the Managua health clinic were unable to perform diagnostic tests on suspected cases of hepatitis because the required instrument was out of order.
Antonio Fornaris. La habana. Cuba