lunes, marzo 25, 2013

Un médico en Cuba se ve imposibilitado de atender a una paciente por presiones de agentes de la policía política.

Agredida y golpeada la opositora cubana Yris Pérez Aguilera es atendida por un médico que considera debe ingresar ante la posibilidad de un hematoma postraumático pero intervienen los sicarios y es dada de alta.
Médico recomendó ingresar a opositora pero no se lo permitieron.
Cuba Independiente y Democrática (CID)
 Yris Pérez Aguilera fue agredida en la mañana del 7 de marzo por el esbirro de la policía política Eric Francis Aquino Llera. El hecho sucedió cuando ella participaba en una marcha pacífica del Movimiento Rosa Park en Santa Clara. Yris fue hospitalizada con varios golpes, uno muy fuerte en la cabeza.
Yris Pérez Aguilera. Foto: cortesía de CID.
Un grupo de activistas se presentaron en el hospital para buscar información sobre su salud.  Allí recibieron la sorpresa que estaban dando de alta a Yris a pesar de que el propio médico indicó que podía presentar un hematoma postraumático y que no debía moverse de la cama. 
Seis días después el padre de Yris, Roberto Pérez, murió de un infarto y su hija no pudo asistir al funeral porque no podía caminar.
El 23 de marzo Yris comenzó a sentir mareos, dolor fuerte en la cabeza y una mejilla rígida.  La llevaron al hospital donde el Dr. Pedro Julio Pérez García, ficha 76202, sugirió que la ingresaran. 
Cuando el médico se retiró se encontró con agentes de la inseguridad del estado (DSE)  con los que conversó.  Testigos de este encuentro fueron Loreto Hernández García y Yarisleidi Rodríguez Ramírez.
El Dr. Pedro Julio Pérez García le comunicó a Yris y a su esposo Jorge Luis García Pérez (Antúnez) que  no podía hospitalizarla. Cuando Yris le pidió que por favor la tratara como un ser humano al Dr. Pérez se le salió una lágrima y le reiteró que le era imposible hacerlo.