viernes, noviembre 23, 2012

Se reúnen los trabajadores de la salud en Cuba afiliados al sindicato oficialista.

Trabajadores de la salud.
En el Pleno del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTS) se informó sobre el incremento de la afiliación que ha llegado hasta el 98,91% de sus trabajadores donde se tiene en cuenta no solo a sus trabajadores estatales, sino a los jubilados y no estatales también.
De los no estales, no se menciona en qué tarea se desempeñan y en la reciente  reunión sindical del SNTS no se divulgó si hubo algún debate  sobre la posibilidad de que enfermeros, médicos y estomatólogos, entre otros trabajadores de este sector puedan realizar su labor de manera privada.
En los diversos debates se trataron temas tales  como el  reordenamiento laboral, el método clínico como garantía de la calidad del diagnóstico oportuno, la satisfacción de la población y el apoyo a las transformaciones necesarias  del sector.
Para nada se tuvo en cuenta como el reordenamiento laboral ha traído como consecuencia que haya muy pocos médicos que brinden la asistencia requerida sobre todo en los consultorios  del médico de la familia donde estos apenas son suficientes para atender las altas cifras de pacientes y cumplimentar con las exigencias del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), por lo que la insatisfacción ante la poca o nula eficiencia de los profesionales de la salud hacia la población, se evidencia en continuas quejas, superiores a los elogios.
No se debe dejar de mencionar que los enfermos llegan a los cuerpos de guardia de hospitales y policlínicos y hay muy pocos médicos de guardia- en el caso de los policlínicos casi siempre hay uno solo- por lo que tienen que esperar largas filas y, en los centros hospitalarios es común ver a los estudiantes de medicina con la alta responsabilidad de diagnosticar y valorar a los pacientes, a pesar de su escasa experiencia.
Además en el Pleno se criticó la falta de entrega de vestuario, calzado y medios de protección, y como han mejorado las condiciones  de trabajo, en cuanto al mantenimiento de las instalaciones.
No se especifica qué condiciones han mejorado ya que,  a grandes rasgos, poco han mejorado las condiciones de trabajo en policlínicos y hospitales donde la confección de las comidas para los trabajadores y pacientes es pésima y mal balanceada, las consultas no tienen el mínimo de condiciones, los salones de espera donde deben sentarse los pacientes, tienen  asientos zafados o rotos, falta de bebederos, baños donde no sale agua por el lavamanos o no se puede descargar la tasa, son parte de las situaciones más cotidianas en los centros de salud.
Entre los altos dirigentes presentes en el Pleno del Sindicato de la Salud se encontraba Salvador Valdés Mesa, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) quien realizó varias intervenciones y la consideró “ una buena reunión, útil y provechosa”.
Más adelante comentó que “como resultado de la reorganización de los servicios ha habido una reducción sensible en los gastos, en lo cual hay que seguir trabajando. Corresponde al sindicato desarrollar un movimiento de información y de toma  de conciencia para lograr una cultura del ahorro en los trabajadores”. La misma que no se le  exige  a los dirigentes y funcionarios.
 El también miembro del buró político refirió que, en cuanto al funcionamiento, se celebra un aproximado de un 100% de  asambleas, las que no siempre son del interés de los trabajadores, “por su formalidad”.
El sindicato, expresó  “ha de ser en cada colectivo el soporte  principal en que se apoye el Partido para su labor político ideológica… y que con el tiempo se fue deteriorando el activismo sindical y profesionalizando la labor del sindicato, que por esencia surgió y nunca  dejará de realizarse con activismo”.
Los trabajadores de este importante sector no ven realizadas sus expectativas, bajos salarios, malas condiciones de trabajo, carencia de materiales y medicamentos para realizar sus profesiones y un sinnúmero de faltas que nunca son resueltas, mucho menos atendidas por sus dirigentes sindicales, quienes están más al tanto de complacer las imposiciones del Estado que defender los derechos de sus trabajadores.
FUENTE
Lo más importante son los valores éticos, Carmen Alfonso, periódico Trabajadores, 19 de noviembre del 2012, página 16.