miércoles, junio 20, 2012

Los doctores cubanos están perdiendo su inocencia, se están venezolanizando.

Yordanka Caridad es una fotorreportera cubana que vive en la Isla y lamenta no dedicarse a escribir según dice en una nota introductoria que aparece en Havana Times. Con el título: Los Médicos Cubanos ya no son los mismos, escribe un artículo en esta página Web y analiza el cambio de actitud de los médicos cubanos que, radicados en Venezuela, realizan sus labores asistenciales. Esto desde la perspectiva de una venezolana que primero acompaña a su hermana a atenderse en Cuba y después continuar sus relaciones con profesionales cubanos allá en Venezuela. Dice que los médicos cubanos se han contagiado con los venezolanos.  A continuaciones algunas notas del artículo:
Yordanka Caridad.
HAVANA TIMES — No es la primera vez que Virgen me habla de cuando estuvo en Cuba.  Hace aproximadamente 12 años visitó el país de donde yo procedo, acompañando a una hermana que recibió tratamiento médico.
Pero no fue solo en La Habana donde Virgen hizo amistad Desde entonces Virgen no ha dejado de reconocer la amabilidad y sabiduría de los médicos de mi país, pero desde hace un par de años ya no son los mismos, me confiesa.
“Se han contagiado con los doctores venezolanos.” Es la explicación más rápida que me da.
“¿Cómo es eso que si ellos allá en Cuba ni pueden soñar con mantener un celular, aquí en Venezuela se la pasan pegados al aparatito?, me he encontrado a varios que cuando voy a la consulta apenas me miran, con la oreja y los sentidos pendientes del dichoso celular. Y para la mayoría de las dolencias recetan lo mismo: Paracetamol y Piroxican.”
Ella sabe que esos medicamentos son fabricados en Cuba, donde muchas veces cuesta mucho “encontrarlos” en la Farmacia; y le extraña que no provean de mayor cantidad de medicinas en los Centros de Integrales.
“Hace unos años el doctor o la doctora que atendiera nuestra zona hacía “Terreno” de forma habitual, es decir, tenía en cuenta los pacientes hipertensos, embarazadas, diabéticos, y le hacían visitas con cierta regularidad; ahora – al menos en esta zona – es difícil ver algún tipo de propaganda donde ellos te avisen de alguna jornada médica.
“Incluso mi vecina, una noche en que la niña tenía una fiebre muy alta, fue a visitar a la doctora que nos atendía, y no le quiso abrir la puerta, molesta, porque estaba en su horario de descanso.”
Virgen sabe que estas no son, precisamente, actitudes aisladas; aunque tampoco es que pretenda generalizar.
Los doctores cubanos están perdiendo su inocencia, se están venezolanizando,” repitió al final, con añoranza de aquellos médicos que conoció al inicio de la Misión Barrio Adentro (en el año 2000).
Usted puede leer todo el artículo haciendo CLIC AQUÍ.