martes, junio 26, 2012

Deterioro y abandono de los consultorios del Médico de la Familia, son entregados en usufructos.

LA HABANA, Cuba, 25 de junio 2012  - Vecinos de La Prosperidad, un barrio marginal del municipio habanero San Miguel del Padrón, se intrigaron cuando vieron un camión estatal descargando materiales de construcción en un consultorio médico abandonado, en la Loma del Cielo, entre las calles Esperanza y Final.
Minutos después se enteraron de que el consultorio no abriría más porque el inmueble fue entregado en usufructo a un médico que iba a emprender la restauración por esfuerzo propio.
A cinco cuadras, en la calzada de Güines y Avenida de La Suerte, otro consultorio dejó de prestar servicio y le fue asignado -también en usufructo- al médico que lo atendía. Un tercer consultorio, clausurado recientemente en la calle Santa Elena, dejó a los residentes de La Prosperidad sin ese “gran logro revolucionario” que es la atención primaria de salud.
Consultorio médico abandonado en San Miguel del Padrón, La Habana. Foto: Cubanet.
Según fuentes que pidieron el anonimato, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) no tiene presupuesto para emprender la restauración de los consultorios médicos.
La nueva estrategia consiste en reducir la atención primaria a un consultorio médico por cada 600 habitantes, de los 100 ó 120 que atendían inicialmente. Para esto se emplearían dos médicos e igual número de enfermeros por cada consultorio, una fórmula que ya se usa en la mayoría de los municipios de la capital.
El deterioro y posterior abandono de los consultorios médicos -ya sea por la falta de mantenimiento, insumos o personal médico- afecta la atención primaria de salud, que ha caído a un 40 ó 50 por ciento de su capacidad original.
Por su parte, los consultorios abandonados son objeto de vandalismo. Tal es el caso del inmueble de la Calle 3ra, entre Camilo Cienfuegos y Martí, en el Reparto Eléctrico, del municipio habanero de Arroyo Naranjo, que en 2007 terminó en ruinas y hasta las tejas del techo fueron robadas. Hoy el consultorio está habitado, gracias a que su actual residente lo restauró.
En la esquina de Longa y Pedro Nuevo, en la barriada capitalina de Mantilla, otro consultorio quedó abandonado, lo que propició que se robaran las puertas interiores, lámparas, interruptores y muebles sanitarios. Actualmente vive en el segundo piso un doctor y su familia, pero la consulta del primer piso está clausurada hace más de un año.
Sin embargo, el progresivo deterioro de los consultorios y la escasez de médicos y enfermeros de la familia a nivel nacional, contrasta con el número de consultas recogidas en el Anuario Estadístico de Salud 2010, donde se indica que en 2010 se registraron 38, 141, 637 consultas en todas las especialidades; 1, 833, 000 más que en igual período de 2009 (36, 308, 637).
Según el Anuario Estadístico de Salud 2010, publicado por el portal digital Infomed en abril de 2011, La Habana cuenta con 1,961 consultorios, la mayoría diseñados con dos pisos (domicilio arriba y oficina médica abajo). Los consultorios son atendidos por 5, 636 médicos de familia, de acuerdo con Infomed.
Pero muchos dudan sobre la precisión de esas cifras, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de médicos cubanos que el gobierno ha enviado a misiones en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y países de África.
Mientras que por un lado el Estado cubano recorta el presupuesto de Salud Pública, por otro ofrece los consultorios abandonados para futuras viviendas. Sin embargo, la medida paliativa no ha resuelto el deterioro de la atención médica primaria en la capital del país, como es el caso del reparto La Prosperidad que, ahora sin consultorios, tendrá pronto que cambiar de nombre.
* Graduado en 1989 en la especialidad de Industria Electrónica, en el antiguo centro tecnológico Eduardo García Delgado. En el año 2004 se inicia en la oposición interna como coordinador en la región occidental del Partido Liberal Ortodoxo, y en la prensa independiente en 2005.