domingo, junio 24, 2012

En Cuba y bajo los auspicios del régimen se entrenan personas para estafar a los servicios sociales y médicos de los Estados Unidos.

Por el Rev. Martín N. Añorga
La fiscalía federal en Miami tiene pruebas del envío a Cuba de decenas de miles de millones de dólares producto de estafas reiteradas al programa federal conocido como Medicare En estos momentos está bajo investigación un individuo, que seguramente cuenta con un equipo de cómplices, por haber canalizado 37 millones de dólares a bancos en la Isla comunizada. Todos sabemos que una operación de esta clase no puede ser llevada a cabo sin la participación directa del gobierno cubano y que nadie puede poseer en el territorio nacional una fortuna de esa excesiva cantidad.
No pueden caber dudas de que en Cuba se entrena a determinadas personas para que actúen no ya en funciones de espionaje, sino para que ejecuten todo tipo de mecanismos con el propósito de estafar a los servicios sociales y médicos de los Estados Unidos. Ya por años hemos conocido por la prensa sobre estafadores cubanos que después de efectuar sus delitos en los Estados Unidos regresan a Cuba. Tenemos entendido que hasta ahora al menos 48 delincuentes han logrado escapar a la Isla de donde vinieron con órdenes expresas de llevar a cabo fraudes millonarios.
Se ha revelado que el dinero robado en nuestro Condado específicamente recorre una ruta inteligentemente trazada antes de llegar a Cuba. Las cantidades se envían aparentemente en un marco de legalidad a un sólido banco en Canadá, y desde allí son remitidas a una entidad bancaria en Trinidad, desde donde llegan a su destino final en La Habana. Para no despertar sospechas han utilizado hasta 15 diferentes cuentas bancarias.
Para leer todo el articulo hacer CLIC AQUÍ