jueves, mayo 06, 2010

Los médicos cubanos carecen de recursos adecuados para poder ejercer.

Médicos, buenos, malos y porqué (II parte).
Ciudad de la Habana, Cuba, 06 de mayo de 2010 ( http://www.cihpress.com/). -Al general Raúl Castro los escasos recursos que entrega aun le parecen "despilfarro" y dedica páginas enteras de periódico a propagandizarlo, como la entrevista "Suturas contra el derroche" en el Granma de 19 de marzo, donde el Dr. Fernando Trujillo declara que, el Ministerio de Salud Publica cumplió la consigna y emitió instrucciones en documentos rectores para ahorrar en medicamentos, etc.: "entre ellos citostáticos para el Cáncer, la Insulina destinada a diabéticos y los Inmunodepresores para trasplantados…,existe la posibilidad de el consumo de otros medicamentos mediante una prescripción adecuada …,lo que reduce gastos y protege también a los pacientes …,El ahorro se logra también cuando nuestros profesionales emplean con la eficiencia necesaria el diagnostico clínico…,evita gastos de reactivos y un uso no justificado de equipos de alta tecnología…,se realizan estudios de regionalización de la tecnología médica, para no duplicar innecesariamente servicios en un área o territorio cercano".
Alarman estos versos porque hace años que en ruda prosa las carencias cuestan salud y vidas, pues los administradores de Hospitales y Jefes de Sala regatean a los médicos recursos elementales, de suerte que es frecuente que los Ortopédicos tengan que diagnosticar por palpación si hay o no fractura porque les asignan para su turno un número limitadísimo de placas de Rayos X.
Igual que los Rayos X ( ! y ni hablar de T.A.C! ya "regionalizada" con meses de espera para el turno), limitan los medicamentos, sueros, agujas hipodérmicas, análisis, etc. "Ahorro" que cuesta vidas, y desprestigia y deshumaniza a muchos médicos, poco importa cuán buenos sean.
Otra "regionalización": muchas personas desisten de asistir a Fisioterapia porque la falta de transporte los obliga a caminar: " ¿Para qué me sirve la Fisioterapia si con la caminata de regreso me siento peor?" El Estado no puede poner esos servicios en cada esquina, pero tampoco puede normalizar el transporte.
La escasez de recursos - y el agotamiento de los médicos - ha hecho norma decidir, por ejemplo, no tratar a un anciano que a criterio del médico no va a sobrevivir, porque esos recursos faltarían luego para salvar a un joven. Aun !en la sala de Geriatría! experimenté que no ven al anciano como a un enfermo a salvar sino como a un moribundo cuya muerte es inevitable, y al moribundo como si ya estuviera muerto.
Casi todos los médicos carecen de Auto en una ciudad con pésimo transporte público. En los 90’s un Cirujano acudía en bicicleta a operar en el Hospital “Hnos. Almejeiras”.
Al rebuscar papeles médicos para honrar nombres de buenos médicos encontré la dificulta de que antes los doctores se nombraban por sus dos apellidos, ahora por el nombre, y son: "Tony" o "Joseito".
Unos se encogen de hombros, se deshumanizan, el Estado les pisotea la autoestima y, como cada cubano, carecen de solvencia económica y se dedican a sobrevivir. Pasan hambre y mendigan a los pacientes que les regalen una merienda. Otros solicitan sobornos en dólares por sus servicios.
Como el Estado les prohíbe ejercer su profesión cobrando por su cuenta y les paga un salario que no alcanza para mal vivir, para ganarse el pan algunos hacen albañilería, otras llevan dulces a su hospital, para venderlos a colegas.
El Dr. Yariel impartía clases de karate y trabajó como extra en varias películas - en "Bertillón 116" es el soldado que carga la ametralladora 50 - lo enviaron a Venezuela y cruzó la frontera. Un doctor del mencionado Hospital de Diez de Octubre, desde que se retiró se busca la vida vendiendo meriendas en el Hospital a antiguos colegas, muchos de los cuales lo desprecian por ello.
Varios se afanan y reparan por su cuenta el equipo que la administración no repara.
Ocurrió a un Cirujano Ortopédico visitar la Necrópolis de Colón - principal cementerio de La Habana - vio, entre unos restos que exhumaban una prótesis de cadera de calidad y la solicitó a los sepultureros, quienes se la regalaron para "reciclarla" en un paciente.
Los Ortopédicos pierden el tiempo cuando recetan calzado. El calzado ortopédico hace 20 años que casi no existe, en los escasos talleres demoran hasta 2 años en servir el encargo de un par de zapatos, y cuando lo entregan no sirve por mal hecho o por mala calidad del material.
Ya publiqué la opinión de uno:"Casi todos los que vienen a mi consulta porque les duele la espalda no necesitan un Ortopédico sino un colchón nuevo, los muebles viejos por viejos y los nuevos por no ser anatómicos dañan a los pacientes, y las aceras rotas y la falta de calzado adecuado. Los jóvenes están pagando, los niños pagarán dentro de poco y todos sufrirán de adultos y a la vejez por la mala alimentación y la falta de calzado cerrado en edades de desarrollo, tienen pies enormes, niñas de 9 años necesitan ya números de calzado para jovencitas, los ancianos carecen de calzado que les permita equilibrio y por ello se les deforman los pies y están expuestos a caídas, las mujeres sufren esguinces por zapatos de tacón sin sujeción al pie. No es la moda, es la pacotilla que les vende el Estado."
Tras la Psicología, la primera abandonada fue la Estomatología. Buenos estomatólogos empastan y extraen piezas, con equipos de los años 60 - 70 de Checoslovaquia o la República Democrática Alemana, sillones con el forro roto, con interrupción del trabajo por cortes de fluido eléctrico o del agua, sin guantes o con guantes requeteusados que enjuagan - sin tener jabón - y que a las varias horas de empleo huelen a goma y saliva.
Sin vasos para enjuagar la boca, con un vaso desechable para uso de todo el mundo. En los 90’s una excelente Estomatóloga usaba una pera de goma para lavados vaginales para enjuagarles la boca a todos. Los tapabocas ya no existen, hace unos años se los colgaban simbólicamente sin usarlos.
Hace días fui a uno que no usa nada para enjuagar: "Escupa"(todo en seco). Terminaba una extracción cuando por problema de voltaje se apagó todo en la Sala, empezando por la luz del equipo. Continuaré testimoniando en un tercer trabajo.
*Periodista independiente cubano. Radicado en Ciudad de la Habana, Cuba. Agencia Hablemos Press.