miércoles, mayo 19, 2010

Higiene que no tenemos y deterioro de la enseñanza de la Medicina; dos elementos que enferman la Salud en Cuba.

Médicos, buenos, malos y porqué (II parte de conclusión).
Ciudad de la Habana, Cuba, 19 de mayo de 2010 ( http://www.cihpress.com/).—El estado de la Higiene en La Habana es espantoso, entre otras por contaminación de la rota red de agua corriente porque se comunica con la rota y tupida red de alcantarillado, el afamado Dr. Aldereguia decía: "Mejora más la salud publica un buen acueducto que abrir cuatro hospitales nuevos". Carecemos de ambas cosas.
En las prisiones padecen las peores condiciones higiénicas y de atención médica más del 1% de la población del país, masa de expuestos a contagios que se renueva - unos salen y otros entran - cultivan allí y propalan tuberculosis, hepatitis, parásitos, SIDA.
El hacinamiento en viviendas faltas de ventilación y la mala alimentación - recuérdese que el Estado no vende leche a los mayores de 7 años - contribuyen a enfermedades respiratorias y a la extensión de la tuberculosis casi erradicada en Cuba.
¿Desmejoró la enseñanza de la medicina?:
Aunque mencioné factores que hacen sospecharlo, como la degradación de la enseñanza elemental y las graduaciones gigantescas por decreto, los doctores que consulté al respecto son cautos en juzgar sobre la docencia médica.
También es posible que los médicos en Cuba, aislados sin Internet, sin computadora personal ni comunicación con colegas de otros países, carezcan de referencias para juzgar si la docencia médica en Cuba está al día o retrasada.
En entrevista para Granma, el Dr. Porfirio Hernández, graduado en 1964 y que concluyó su Especialidad en 1969, refiere pérdida en entrenamiento para diagnosticar: (Durante)…/"Mi pasantía"(en el Hospital Calixto García). Tuve profesores de primerísimo nivel/…/Con ellos conocí/…/ la importancia del interrogatorio a los enfermos, escucharles la descripción de los síntomas, el saber palpar el abdomen y otras partes/…/y la indicación racional de los análisis/…/ prácticas que desafortunadamente hoy se aplican poco"/… (Granma, 27 de marzo, "Un clínico que investiga").
La creación de numerosas becas para enseñar Medicina a extranjeros recarga el sistema de enseñanza en perjuicio de los estudiantes cubanos, porque en las condiciones de apartheid que imperan en el país, ocasiona que los extranjeros practiquen en los Hospitales y los nacionales en Consultorios de familia y Policlínicos donde no adquieren la indispensable experiencia que otorga "la candela del cuerpo de Guardia y las Salas".
Un doctor me explica: "Es vital la práctica en el Hospital; si no, es como estudiar el funcionamiento de un motor en dibujos mientras los extranjeros lo estudian desarmando motores".
En los Consultorios más que curar, remiten a los pacientes a especialistas. Es posible que la enseñanza haya degradado para los nacionales y sea mejor para los extranjeros. No obstante se rumora de estudiantes de Medicina extranjeros sin título de bachiller y que lo obtienen aquí en 8 meses de curso.
Y testimonian muchos pacientes y médicos sobre estudiantes extranjeros atendiendo Cuerpos de Guardia - como el del Hospital “Miguel Enríquez”, en Luyanó- sin supervisión de ningún Profesor.
¿Mentimos quienes describimos la disparatada Cuba real?
Estos testimonios no retratan la realidad, apenas la esbozan. Quien dude: ¡Venga a comprobar!- Sin dejarse meter en la burbuja aislante para extranjeros, o el prejuicio de las maravillas cubanas.
En Cuba a los periodistas independientes nos condenan a 18 y 2O años de prisión por decir la verdad, menos podemos mentir. Ningún interés espurio justifica que corramos ese riesgo bajo intensa presión y ataques no sólo a nosotros sino a los ancianos y niños de nuestra familia.
Por secretismo estatal y el miedo de los ciudadanos, podemos recibir alguna información inexacta que no podamos confirmar, pero no es el caso respecto al "regalo" masivo de títulos de Oftalmólogos y actual cesantía de los titulados.
Si nos meten presos por decir la verdad (sin juicio, como al Dr. Darsi Ferrer o con parodia de juicio, como al Dr. Elías Biscet) mentir nos ocasionaría inmediata prisión por calumnia o por propalar rumores alarmantes.
Unos 12 o' 13 años de periodismo en estas condiciones creo que avalan mi integridad. ! Ojalá estas miserias fueran mentiras y verdad la propaganda de los Castro y los versos que trovan ante su trono tanto político y funcionarios de la O.P.S., la O.M.S. y la UNESCO.
*Periodista independiente cubana radicado en Ciudad de la Habana. Colaborador de Hablemos Press.
Foto: un cubano “resolviendo” entre la basura en La Habana.