miércoles, enero 25, 2006

¡Que lo compre el que no lo conozca!



Por: Pedro Pablo Arencibia. *
He leído la noticia del anuncio dado por Fidel Castro de la disposición de su gobierno de operar gratuitamente a 150 000 pobres de Estados Unidos. Esa noticia me hace recordar el caso de un niño enfermo de Pinar del Río que era apadrinado por el periodista independiente Víctor Rolando Arroyo Carmona; Víctor le hacía llegar a ese niño los medicamentos que desde el Exilio cubano de La Florida le enviaban personas caritativas. El niño tenía una rara enfermedad en la piel y su caso era bien conocido por especialistas pinareños y por el Obispado de Pinar del Río.
Dado que el niño no mejoraba, Víctor hizo las gestiones pertinentes para que el niño fuera acompañado a los Estados Unidos para recibir un adecuado tratamiento médico, El Gobierno Cubano obstaculizó esas gestiones: primeramente a través de cierto personal médico diciéndole a los padres que en Cuba se le daba el tratamiento que llevaba esa enfermedad. Al no desistir los padres de buscar otros tratamientos debido a las respuestas que recibían las consultas que Víctor le hacía a personal médico altamente calificado de Estados Unidos, aparecieron finalmente los que trabajan en la oscuridad; le dijeron a los padres que se alejaran de Víctor, que Víctor era un contrarrevolucionario. Los padres, pese a que uno de ellos es una persona "integrada”, siguieron viendo a Víctor para el caso de su hijo, pero Víctor fue detenido en la Primavera Negra del 2003 y condenado a 26 años. Desde su prisión, Víctor preguntaba y se interesaba por la salud del niño, pero llegó el día en que Marta Carmona, la madre de Víctor, no sabía como decirle a su hijo que el niño había muerto pues no había podido viajar a los Estados Unidos a recibir su tratamiento.

Fidel Castro le ofrece operaciones gratuitas a los pobres de Estados Unidos pero no le ofrece salarios decorosos a los médicos y cirujanos cubanos para que puedan tener una aceptable alimentación; el médico cirujano y su familia comen mucho peor que esos pobres de Estados Unidos que reciben sus bonos gratuitos de comida o "food stamps". Recuerdo que cuando le hice a Miguelito, un cirujano amigo mío, el Análisis Estadístico de su Tesis para obtener el título de Especialista de Primer Grado en Medicina, observé sorprendido como con los años se habían incrementado los errores durante las operaciones de vesícula ( teníamos los récords de esas operaciones durante 10 años: 1985-1994 ), cuando realmente era para que esos errores o "fallos" en las operaciones hubieran disminuido por la consolidación y mayor experiencia del "team" o" staff " de cirujanos de ese hospital; el más importante de la provincia.

Miguelito me explicó, en voz baja, que esa situación se daba porque ellos estaban horas operando en el salón sin haber desayunado y comido adecuadamente; me confesó que a él mismo le habían dado mareos haciendo intervenciones quirúrgicas porque entraba al Salón de Operaciones sin desayunar, ya que el litro de leche que le asignaban a su hijita menor de 7 años, tenía que compartirlo con la hijita mayor que ya no tenía derecho a comprarla por ser mayor de esa edad y por eso él se iba en ayunas al Salón como los demás.
Pasaron varios años y el día de la operación de mi vesícula y antes de yo entrar al Hospital, compré una fuerte y suculenta merienda (desayuno en España), para todo el "team" de operaciones gracias a los dólares que me enviaba mi familia de Estados Unidos (yo había sido expulsado de mi trabajo y lanzado a la calle por problemas políticos después de 24 años de trabajo). Les aseguro que solamente el maná del cielo en su primer día, fue mejor recibido que esa merienda por los cirujanos, anestesistas, instrumentistas, etc. que me operaron. Miguelito ya no estaba en Cuba y desayunaba todos los días; está en España, cuando lo vea le preguntaré: "el ¿! Cómo!?
* Licenciado en Matemática Pura en la Universidad de La Habana (UH) y Catedrático Universitario con 24 años de experiencia en la docencia universitaria cubana. Fue expulsado el 29 de enero de 1997 del Instituto Superior Pedagógico de Pinar del Río por motivos políticos. Activo colaborador desde su fundación de la revista VITRAL y del Centro Católico de Formación Cívica y Religiosa (CFCR) de la Diócesis de Pinar del Río. Colaboró en Cuba con organizaciones opositoras.

3 comentarios:

Yaxys Dallan Cires Dib dijo...

Querido Pedro Pablo:

Doy fe de lo que dices, pues yo soy padrino del hermanito del niño que mencionas- que se llamaba Miguel Antonio. Yo fui quien los puso en contacto con Arroyo. Soy testigo de los obstáculos que pusieron hasta para darle
documentos que explicaran el cuadro de la enfermedad (porfiria
eritropoyética), también del trabajo que pasábamos su familia y los amigos del obispado de Pinar del Río para conseguir el medicamento, Desferal de 500 miligramos.

Se de la preocupación de Arroyo por el Migue y que también atendía otros casos pues yo también le había presentado a sus padres.

También, recuerdo la tristeza de la familia del Migue cuando le dijeron que habían detenido a Arroyo, no tanto por el interés en la ayuda que él les daba – que era para tenerlo-sino también por la injusticia con un hombre que
estaba entregado a los demás.

Yaxys Dallan Cires Dib

José Griaca dijo...

Leyendo estos testimonios no comprendo cómo hay tanta simpatía por Fidel Castro y su régimen.

Yo vivo en España y no percibo la indignación popular ante estas canalladas dignas de figurar en la historia de la infamia.

Nuestra sociedad también está enferma aunque no nos demos cuenta.

Andy-Sol dijo...

Soy chilena , estoy leyendo estos
articulos que me dejan demasiado
sorprendida,ya que, siempre se nos
habla de las "maravillas"de la medicina cubana,por lo que me doy cuenta,inalcanzable para el pueblo cubano.
He sabido de gente que viaja a la isla con el proposito de recibir un tratamiento para enfermedades
oculares,oncologicas y neurologicas.Otra propaganda se le hace a sus centros para drogadictos.Pero es triste enterarse que solo es el privilegio de una determinada elite.En el caso de los extranjeros ,deberian buscar otra alternativa en donde atenderse que no sea Cuba,ya que al hacerlo en dicho pais se continua una cadena de injusticia , porque al aportar dinero (el extranjero paga en atencion), aportamos economicamente y egoistamente a un sistema de salud bejatorio y desastrozo para que siga imperando.