lunes, enero 02, 2006

Médicos Cubanos en Venezuela: ¿Galenos o Comisarios Políticos?

Por: Dr. Eloy A. González.
Considero que es una cifra conservadora el fijar en más de 52 000 médicos, enfermeras y técnicos de la Salud cubanos, que han servido como trabajadores internacionalistas en las cuatro últimas décadas en unos 93 países. La historia parece comenzar el 24 de mayo del 1963 cuando una Brigada de trabajadores de la Salud llegó a Argelia,- y no precisamente fueron  médicos los que llegaron a Argelia-,  un país recién  independizado de Francia y enfrentando un conflicto territorial con su vecino, Marruecos.
La historia de la ayuda “solidaria y desinteresada” del gobierno de Cuba enviando profesionales de la Salud, nacía vinculada a un conflicto militar y a fuertes intereses políticos. Así fue y no hay duda que sigue siendo así. Un gesto de apariencia desinteresada deviene en manipulación política en el mejor de los casos.
Tengo la certeza de que el asalto al poder que se produjo en enero del 1959, trajo consigo un rapto de la sociedad civil cubana en sus mejores aspectos y logros. La naciente Dictadura por aquel entonces se apropió de la solidez y prestigio de la bien denominada Escuela Cubana de Medicina y esa apropiación incluía no sólo el talento, sino también las nobles virtudes y el indiscutible prestigio profesional de la clase médica cubana.

Hoy la historia se detiene en Venezuela, cifras aceptables señalan en más de 10 400 médicos cubanos radicados en Venezuela en una misión denominada “Barrio Adentro”. Considero que es la dislocación mayor de médicos cubanos establecido en un país foráneo, superando al escenario especial de Angola en la década del 70,  en medio de un conflicto militar que incluía  todo un ejército de intervención también cubano; o en la Nicaragua de los 80’s, tan importante en el orden político para La Habana, empeñada en establecer la dictadura Sandino-comunista a lo que diera lugar. En 1987 éramos 328 cooperantes en la Misión Médica Cubana en Nicaragua y esto incluía: los médicos, técnicos, enfermeros y personal administrativo; cifra insignificante en comparación con la presencia de los  médicos cubanos actualmente en Venezuela.
Los médicos cubanos en Venezuela, - en número tal-, supone la importancia que reviste para el régimen de La Habana consolidar en el orden político al gobierno de Hugo Chávez, fortaleciendo su discurso social e introduciendo un modelo de asistencia médica en y hacia los barrios más desfavorecidos y localizados en los núcleos urbanos más importantes del país. Pero este no es sólo el objetivo propuesto. El intercambio comercial, muy ventajoso para el régimen Castro-comunista, supone garantizar un producto de intercambio que es el trabajo que representa más de 10 000 médicos y el envío y atención especializada de pacientes venezolanos en Cuba, para recibir asistencia médica y tratamientos en las privilegiadas facilidades hospitalarias y de asistencia de Salud en general; establecidas desde hace mucho tiempo y  destinadas al floreciente Turismo de Salud en la Isla.
Se trata de intercambiar asistencia médica por barriles de petróleo (más de 50 000 barriles diarios) y divisas fuertes; que han sido unas de las múltiples vías de reanimación y mantenimiento de la empobrecida economía, que administra la ya demasiado prolongada  dictadura del Caribe.
La sociedad venezolana dividida en sí, se sumerge en una amarga disputa con relación a la presencia de tan numeroso grupo de médicos extranjeros, cuestionando su presencia y descalificándolos como profesionales. El gremio médico local establece que es necesario realizar acciones legales contra los cubanos que están ejerciendo en el país la Medicina y llama a defender los Hospitales y la profesión, no permitiendo que lleguen a los hospitales los  médicos cubanos. También y mediante un comunicado, la Confederación Médica Latinoamericana instó al gobierno de Hugo Chávez a restituir la legalidad en el ejercicio de la Medicina en Venezuela y a suspender el plan de Salud “Barrio Adentro”.
Estos médicos hacen algo más que atender enfermos, es el argumento más válido para descalificarlos, después de considerar y afirmar sin reservas  que no son  médicos. El periodista Uberto Mario, que desertó de la Oficina de Prensa de la Embajada de Cuba en Venezuela señalaba que: “los médicos tienen la orden de invitar a las familias de los barrios donde trabajan a ver videos con discursos del Coma-andante y los avances sociales de la Isla”; vivir en barrios marginales en Venezuela y tener que ver y oír discursos de Fidel debe ser algo traumatizante. Que existe una intención manifiesta de influir en el escenario social de un país utilizando sobre todo a los profesionales de la salud devenidos “internacionalistas”, manipulándolos para ofrecer un producto político de dudosa procedencia y cuestionable eficacia; eso lo sabemos muy bien los cubanos, y sobre todo los profesionales que hemos participado en las denominadas “misiones internacionalistas”. Pero si dejemos claro, que el descalificar a los médicos cubanos a nada conduce; el problema anda entre dictadores. El médico es una pieza más en el complejo engranaje que es el desempeño de las apetencias políticas de las dictaduras.
Esas piezas son utilizadas con eficacia. He leído artículos de prensa donde dicen que los médicos “han llenado de esperanzas las montañas de miserias y a millones de pobres que ahora se sienten como seres humanos, sólo porque un joven de bata blanca los visita en su casa, atiende a la familia y no cobra un centavo”. Otro articulista califica a los ataques a estos  médicos como: “el despiadado ataque mediático, xenofóbico y racista”. Una madre venezolana argumenta, según un periodista, cuan beneficioso fue seguir las instrucciones de un médico cubano con relación a la alimentación de su hija, colmando de “santidad revolucionaria” algo cotidiano en la práctica médica.
Los médicos cubanos en Venezuela, son eso: médicos debidamente formados y a la  vez utilizados por un régimen dictatorial. Son profesionales de generoso sentir que pueden ser manipulados y convertidos por obra y gracia de esos oscuros mimetismos; en  comisarios políticos de ocasión, agentes encubiertos, gigoló de Embajadas, e incluso soldados de infantería. Todo esto puedo afirmarlo porque así lo vi y lo experimenté en Nicaragua donde trabajé como Médico durante 18 meses; experiencia que ocupará un artículo futuro. Pero cualesquiera que sean los calificativos, la suerte está echada para ellos; como me decía una médica venezolana: “sean lo que sean tendrán que salir, tendrán que irse”.
Los médicos cubanos, herederos de una rica tradición científica y de formación médica que viene desde antes de 1959,- herencia aprovechada por el régimen-, transitan  por el difícil sendero entre las nobles intenciones y la imposición, entre la escasez y privaciones y las migajas que ofrecen ambos regímenes; entre los sueños de desertar-emigrar, y las presiones afectivas de familias que quedan siempre en la isla-cárcel, a la espera de su regreso.

Parejo con esto hacen su labor con apego al mejor hacer de la práctica médica, mostrando dedicación y constancia cualesquiera que sean las condiciones; atacarlos no es justo. No es bueno dar rienda suelta a las pasiones políticas, descargando las amarguras y frustraciones  sobre aquellos que también son víctimas. En Nicaragua fui testigo de cómo  muchos expresaban su odio por los Sandino-comunistas, incluso fueron víctimas de sus desmanes, cuando se acercaban a los médicos cubanos les hacían saber que no les interesaban el comunismo pero si les interesaban ser atendidos por ellos.
¿Cuál sería un posible escenario futuro para estos médicos? Bueno, debe ser algo mejor que las opiniones de un periodista venezolano, quien con incisivas palabras expresa: “En realidad necesitamos de todo. Manden lo que puedan. Se ofrece, además de dólares para el Amo, las tres comidas y jabón. No hace falta currículos”.
Un posible escenario futuro para estos médicos teniendo en cuenta la cambiante situación política de Venezuela, es la salida paulatina tal y  como ocurrió en Nicaragua cuando fueron firmados los Acuerdos de Esquipulas, que discretamente se fue reduciendo el  número de cooperantes internacionalistas tanto los de las misiones militares como las civiles.
De producirse un enfrentamiento y la sociedad venezolana se vea envuelta en un conflicto armado; debe de existir un plan de contingencia elaborado por los militares cubanos en Venezuela que prevé, si estos se suman o no al sector oficialista y   combaten o se pone en efecto un plan de evacuación de todo el personal a través de un país fronterizo. Esos planes los vi en Nicaragua y nada me hace suponer  que estas  estrategias puedan haber sido  cambiadas.
Quiero pensar en un escenario futuro en que los pueblos puedan desembarazarse de los Dictadores de insano proceder, o de crueldad infinita y apego permanente a lo atroz; para dar paso a enriquecedoras  sociedades democráticas donde los profesionales médicos cubanos y venezolanos puedan tomar contacto, reconocerse y tal vez,- por qué no-, trabajar unidos, superando las amargas experiencias de eventos políticos tan extraños a la magnánima  práctica médica.
© 2005

7 comentarios:

TaTasKan dijo...

Hola.

Yo creo que en nuestros países latinos, llenos de corrupción, de ratones en el gobierno, de impunidad y pobreza, etc.

Hace falta un hombre fuerte que nos gobierne y arregle las cosas.

También creo que en Cuba como que no funcionó, acabo de publicar un blog donde, según mi opinión digo que la gente no responde.

Pero, fuera de todo eso, un médico, no le hace daño a nadie, TODO lo contrario.

Aquí en Guatemala tuvimos unos médicos cubanos, por el problema del huracán Stan, y la gente que fue atendida está sumamente agradecida.

Esque acá, y posiblemente también en Venezuela, muy poca gente tiene acceso a los médicos.

Y tener uno en el pueblo, lo hace bueno.

RENE. dijo...

HOLA: ESTOY COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON USTED EN TODO LO QUE DICE.MI NOMBRE ES RENE A. GUEVARA,MEDICO DE PROFESION DESRTOR DE LA MISION BARRIO ADENTRO EN VENEZUELA.FUIMOS,SOMOS Y SEREMOS CRITICADOS ALLI,PERO LA MISION QUE SE ESTA LLEVANDO A CABO ES GRANDIOSA PARA EL VENEZOLANO COMUN EN CUANTO A MATERIA DE SALUD,PERO A LA VEZ HUMILLANTE PUES PARA EL REFERENDO REVOCATORIO DE AGOSTO DEL 2004 FUI TESTIGO Y PARTICIPE DE UNOS DE LOS CHANTAJES POLITICOS MAS SUCIOS,LE EXPLICO SEMANAS ANTES DEL REFERENDO FUI TORNANDOSE LA SITUACION MAS CALIENTE,PERO YA DIAS ANTES DEL REFERENDO SE NOS COMIENZA A INFORMAR QUE DEBIAMOS DECIRLES A LOS PACIENTES QUE SI NO BOTABAN POR CHAVEZ Y EL PERDIA,AL OTRO DIA NOSOTROS NOS IVAMOS Y ELLOS PERDIAN LOS MEDICOS Y MEDICINAS GRATIS,IMAGINESE DECIRLE ESO A UNA PERSONA POBRE, MADRE DE 3 NINOS Y VIVIENDO EN LA POBREZA.TODO ESO ,Y POLITICAS DE TRABAJOS IMPUESTAS DONDE SE PEDIAN MAS PAPELES QUE REALIDADES ME HICIERON TOMAR LA DIFICIL DESICION DE DEJAR LA MISION,MIS COMPANEROS Y LO MAS DIFICIL MI FAMILIA EN CUBA.MI CORREO ES reguero33@hotmail.com .MUCHAS GRACIAS POR ESAS PAGINAS QUE ESCRIBES,UN SALUDOS CORDIAL.DR RENE A. GUEVARA.

Anónimo dijo...

hola mi nombre es asndres y hace tiempo estoy tratando de encontrar a una amiga que me dijeron esta en mision en venezuela o brazil . es medico . y es cubana de holguin , rpto , pueblo nuevo ,su nombre es mailyn zanchez cualquier informacion enviar a zanchez05@ hotmail.com. gracias .

Anónimo dijo...

hola mi nombre es gustavo llevo mucho tiempo intentando ubicar a una dra cubana se llama Marisel Pio Rodriguez la ultima informacion que tube de ella es que estaba en la mision cubana en venezuela alguna informacion por favor a soriagus79@hotmail.com30041979

Jorge dijo...

Buenos días a todos, les escribo desde estarsaludable.com.ve para ponerme a su disposición en publicaciones médicas, si desean colaborar mostrando artículos, fotos, videos, entre otros.

De antemano muchas gracias.

Luis dijo...

hola...mi nombre es Luis, soy de Paraguay. En nuestro país han trabajado muchos médicos cubanos también y la gente humilde que nunca tuvieron acceso a profesionales de la salud, en su propia casa, hasta hoy siguen recordando con cariño a los mismos.Desería contactar con ellos algún día otravés, una en especial que se llamaba Dra. Mercy Del Carmen Arteaga Leiva. Mi correo es Cristaldoluisalberto@hotmail.com.

Cubana Libre dijo...

Hola, yo soy Doctora Cubana desertora de la misiòn Barrio Adentro en Venezuela, se que logrè el objetivo que tanto deseaba, y era viajar libremente y gozar de la libertad que en cuba nos prohiben, y eso, ya lo tengo realizado. Los mèdicos cubanos somos profesionales de muy buena calificaciòn, con valores humanos y muy humildes utilizados por la presidencia de cuba con fines màs polìticos que humanitarios. Somos utilizados, maltratados y muy mal recompensados, tratados como animales dentro de un cristal, todo es apariencia en cuba, y se que hablo por mi pueblo, pues hay muchos que no tienen la valentìa de hacer lo que yo hice por miedo a no ver nunca màs a sus familiares, y eso, es una violaciòn de los derechos humanos. En Cuba, se viola mucho, no tenemos libertad para nada, todo es una mentira y falsa realidad ante el mundo. Los mèdicos cubanos por encima de su caracter humanitario cumplen misiones internacionalistas por se la ùnica vìa que tienen de llevar un pan todos los dìas a su casa, porque se les paga para eso, aunque migajas, recuerdo que mi salario en venezuela era el mismo al de un plomero, què ironìa, aunque era màs alto que en cuba aùn jajajaja; es por eso, que somos explotados dentro de nuestro paìs y esas misiones son unas mentiras, solo se convierten en estadìsticas falsas para dar una errònea imagen ante el mundo, eso si lo exigen; los jefes no respetan nuestras desiciones como seres humanos, somos tratados como vacas, esa es la realidad. No me arrepiento, estoy muy orgullosa de haber logrado escaparem de las manos del règimen castrista!!uy!!què alegrìa me da decirlo!!pues eso es altamente penalizado en cuba, pues ni siquiera tenemos libertad de expresiòn, y eso, es violaciòn de los derechos humanos. Yo dirìa, que en Cuba el ùnico derecho que hay es el de nacer, y el otro salud, que por eso, se viste el gobierno ante el mundo para galsificar su verdadera verdad, la de enriquecerse acosta de nuestro esfuerzo y sacrificio. Por eso digo, ahora si soy LIBRE!!!!!!!!!!!!1