lunes, julio 15, 2013

Un hospital cubano contra los demonios.

Morón, 14 de julio de 2013.  El Hospital General-Docente de Morón, "Roberto Rodríguez", el cual está  denominado como una institución provincial que presta sus servicios a  los municipios de la zona norte de la provincia de Ciego de Ávila, según  lo reconoce el Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), no está  exento de las calamidades y mal servicio que otras instituciones  hospitalarias sufren por toda la Isla, con las peculiaridades que en  nuestra investigación pudimos resumir.
Más del 40 por ciento de los trabajadores del hospital se encuentran  cumpliendo "misiones internacionalistas", y es muy difícil encontrar  personal calificado en los laboratorios, enfermeros de experiencia en  salas de curaciones o de ingreso, expertos cirujanos con sus  correspondientes técnicos, y mucho menos doctores especialistas, como  cardiólogos, angiólogos, etc. Estudiantes nacionales y extranjeros,  junto a los llamados "emergentes" son los encargados de tratar a la  población, que se ha convertido en "conejillo de indias", algunos pacientes desesperados asisten, otros optan por abandonar el local.
Hospital General-Docente de Morón, "Roberto Rodríguez"
 A pasar de los pesares, los afanosos trabajadores, que aún quedan allí  en pie, por su avanzada edad o porque no son "confiables para cumplir  misiones", buscan la forma más eficiente, para dar lo mejor de sí,  tratando de aliviar en algo este dolor por la decepción creada por  aquellos que si tienen todo un personal médico a su disposición a la  hora que sea (llámense cúpula gobernante y sus lacayos).
 Sin embargo para que esos trabajadores de este recinto hospitalario  tengan aún menos expectativas y se sientan más incómodos con su trabajo,  y a la vez tengan la sensación de sentirse perseguidos como puros  delincuentes, se han colocado cámaras de seguridad en los pasillos del  local, incluyendo las entradas y salidas del mismo, pero como si eso  fuera poco también se pasa a realizar un cacheo persona por persona, que  visita el hospital por los motivos que sean, que incluye principalmente  a todo el personal que allí labora, teniendo que hacer una declaración  casi jurada, cuando entras, enseñando todo lo que llevas encima. Existe  casi el mismo control, inspección y vigilancia que en un aeropuerto  internacional con una advertencia de amenaza terrorista.
 Por otra parte el Salón de operaciones solo realiza operaciones de  urgencia, por falta de recursos, como es el caso de la escasez del  esparadrapo, de aquí que las listas de espera también están en el  hospital, ya no son consumo único de Ómnibus Nacionales.
 La casi totalidad de los baños sanitarios carecen de herraje, trayendo  como consecuencia el desbordamiento de heces fecales y orines. Los aires  acondicionados sin funcionar por roturas precisamente ahora que es  verano, cielos rasos de salas de ingreso y consultas destruidos,  presencia de merodeadores como perros y gatos callejeros en la planta  baja del lugar, elevadores en mal estado o fuera de servicio, por lo que  la comida de los enfermos es en múltiples ocasiones transportada en el  mismo elevador que baja los desechos ante la presencia del personal de  higiene y epidemiología, que opta por callar.
 ¿Dónde está la potencia medica? Somos candil en la calle, y oscuridad en  la casa. Goebbels dijo: "Una mentira repetida cien veces se convierte en  una verdad", aquí parafraseando puedo decir que una deficiencia repetida  más de cien veces, se hace cotidiana o habitual y deja de ser falta o  una incorrección, más bien pasa a ser parte de la rutina.
 ¿Qué alguien responda? ¿Puede acaso el MINSAP? ¿Está este hospital  moronense luchando o no contra los demonios?
*Nilo. A. Gutiérrez González, también conocido en el mundo periodístico como Valentín (Valentino) Balart, Ha estado vinculado a grupos opositores desde finales de los 80s. Es graduado en Higiene y Epidemiología en la Escuela Internacional de Cienfuegos. Sus trabajos periodísticos han sido publicados en Cubanet, Misceláneas de Cuba, Cuba Verdad, entre otros sitios Web. Se desempeña como periodista independiente para la Agencia de Prensa Libre Avileña, A.P.L.A.  E-mail:  aplacuba@gmail.com