sábado, diciembre 03, 2011

La Virgen de la Caridad del Cobre visita los hospitales en La Habana.

En los mismos hospitales cubanos, donde por tantos años se negó el derecho de las denominaciones  religiosas a proveer asistencia espiritual a los enfermos, ahora se suman al mangoneo colectivo de la Virgen y la llevan en andas.
Nuestra Patrona por los hospitales.
Por: Aimée Cabrera.*
Continúa el recorrido de La Virgen de La Caridad por la capital. El martes 29 de noviembre llegó a las 2 p.m. a La Iglesia del Carmelo en Línea y 16, en el Vedado, dentro de un periplo que incluía otros templos de los alrededores.
El mediodía del miércoles 30 fue, sin embargo, de una gran emotividad para quienes se congregaron en la esquina de 29 y E frente al Hospital Oncológico. Trabajadores de la salud de ese y otros hospitales, acompañantes de pacientes ingresados en esa área donde están además el Ortopédico Fructuoso Rodríguez, el Neurológico y el Fajardo se dieron cita frente al carro que transporta a La Virgen para escuchar el Mensaje Cristiano.
Madres con niños pequeños y personas de todas las edades oraban a la par de la voz que guiaba el Avemaría o el Padrenuestro. La esperanza se detuvo por instantes en ese lugar por el que pasan tantos enfermos desahuciados, o sus familiares desechos por la inevitable partida ante enfermedades, a las cuales,  la ciencia no ha podido darles solución.                                Manos en alto, voces que se alzaban suplicantes, envolvieron la atmósfera en la solidaridad y el amor que esta vez no pudieron ser frenados por quienes aún se esmeran en reprimir todo tipo de manifestación a favor de Dios y La Virgen.                                                            La Virgen de La Caridad del Cobre, Virgen Mambisa y Patrona de Cuba es un símbolo más de la patria, como la bandera o el escudo. Está ahí como imagen divina aunque haya quienes critiquen el culto a las imágenes y otras demostraciones propias de La Iglesia Católica.
Manitas enfermas y frágiles se entrelazaron con las de sus padres, parejas con el cabello canoso o quienes mostraban la ternura de los novios, así como personas que se veían por primera vez, tuvieron un momento de amor a Dios, ese  que no juzga  y ama a todos por igual.
*Periodista independiente que reside en Ciudad de la Habana,  Licenciada en Educación en la especialidad de Inglés, edita el Blog  Comunícate conmigo.