martes, febrero 19, 2008

Virus del imperialismo”…

Por: Dr. Rafael Muci-Mendoza.*
“No podemos eliminar una acción enemiga”. Así se expresó en mayo de 1993 el Ministro de Relaciones Exteriores cubano. Habían aislado un enterovirus en 96% de 47 pacientes en quienes se había estudiado el líquido de la columna. Algo increíble, un prodigio nunca visto con este tipo de virus. No dejaba de llamar la atención el hecho excepcional de que en los líquidos no había traza de inflamación y el manido virus no afectaba a los niños ni a concentraciones humanas como cuarteles. ¡Sorpresa! No existían datos de las historias clínicas de esos pacientes. Examinaban números, no enfermos. Virología realizada en ausencia del paciente y sus síntomas. Alcanzaba su acmé en Cuba una epidemia llamada de “neuropatía” que comprometía el nervio óptico y los nervios periféricos llevando a la ceguera y que terminó por afectar a 50.862 personas. La causa no era otra que la socialización de la miseria a pesar de una ayuda soviética anual de entre 900 y 1500 millones de dólares. Esos recursos peleaban en Angola mientras los isleños enceguecían. Una de las paradojas del socialismo que ama -¿odia?- al pueblo. El virus nunca fue aislado ni en el Instituto Pasteur de París ni por los virólogos de Bethesda, USA. El “virus del imperialismo” era hambre pura y simple, una forjadura, una trágica mentira…
Ignorancia, maldad y corrupción en medio de la abundancia, han permitido que Venezuela haya regresado a inicios del Siglo XX, cuando la salud pública era precaria y los conocimientos escasos. Las espantosas cifras de Dengue, Paludismo y Chagas son una bofetada a los hacedores de Patria que a lomo de mula vencieron poderosas endemias. ¿La explicación? Mística, una palabra inexistente en el diccionario de los “bolivarianos”. No existe el compromiso, no existe la moral, no existen los conocimientos, nadie se sonroja… La gelidez del corazón de estos sujetos no tiene parangón; escurren bultos visibles mientras se destapa la fetidez de la muerte.
Ahora es otro el virus, un ‘quinto’ serotipo productor de dengue, “producto de una guerra biológica”, un “CIA-virus” agresivo. Si hubieran regalado pipotes con tapa para almacenar el agua y así romper el ciclo del patas-blancas, y no bombillos productores de mercurio contaminante, otra historia estuviera siendo contada…
rafael@muci.com
Artículo publicado en el Diario Tal Cual de Caracas, del día miércoles 13 de febrero de 2008, página 22.
Información relacionada: Carta abierta de médico venezolano al embajador cubano en Venezuela.
*El Neuro-oftalmólogo, docente, académico e investigador, Dr. Rafael Muci Mendoza, fue invitado a participar en una misión científica a Cuba con motivo de la epidemia de neuropatía óptica cubana, que llegó a afectar a más de 50 mil personas en aquella isla en 1993. Durante tres largos años se mantuvo en secreto tal padecimiento. Se sospechaba que se trataba de una nueva enfermedad viral. La realidad resultó devastadora para el régimen: “el hambre y la miseria fueron la razón etiológica última”.
Termina su escrito el Dr. Muci en forma de grave admonición: “La vivida experiencia que hemos relatado tiene por afán promover una lección para aprender y un ejemplo que nos induzca a proteger, a todo coste, la libertad y la dignidad del hombre. Que los párrafos precedentes sean un mensaje de tristeza y alegría al mismo tiempo; esta última para congratularnos por esa libertad que aún disfrutamos, que no apreciamos y que podríamos llegar a perder…” (Gaceta Médica de Caracas 2001; 109 (2):270-275).
Para leer el articulo hacer
CLIC AQUÍ