sábado, abril 22, 2006

Propuesta del Centro de Salud y DDHH "Juan Bruno Zayas" a la convocatoria de la Union Europea, sobre proyectos de Cooperacion Descentralizada.



DESCRIPCIÓN
Título: ¨NO a la Exclusión Social¨.
Lugar: Comunidades marginadas ¨Vista Alegre¨ y ¨Llega y Pon del Diezmero¨, ubicadas en los municipios Lawton y San Miguel del Padrón respectivamente, en la Ciudad de la Habana, Cuba.
Resumen
Proyecto de intervención social en el que se aplica y evalúa la influencia de un plan de acción que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de grupos poblacionales vulnerables en comunidades marginadas.


Pretende modificar estilos y modos de vida para disminuir la incidencia y prevalencia de conflictos relacionados con la salud.

Las principales actividades a desarrollar consisten en ofrecer servicios médicos primarios, medicinas, ropas, juguetes, así como charlas educativas, talleres, publicaciones y otros recursos necesarios, que permitan minimizar los riesgos y conflictos de salud, y fomentar la inserción y cohesión social.
Objetivo Específico
Mejorar la calidad de vida de grupos vulnerables residentes en comunidades marginadas.
Objetivos Globales
1- Modificar el estilo y el modo de vida de grupos vulnerables en comunidades marginadas.
2- Realizar acciones dirigidas a aumentar la cohesión y la reinserción social de la población vulnerable.
3- Promover el reconocimiento y el respeto de los derechos humanos, en particular, de los marginados.
4- Consolidar la labor humanitaria que realiza el Centro de Salud y Derechos Humanos ¨Juan Bruno Zayas¨ en función de combatir la exclusión social.
5- Capacitar a miembros de la sociedad civil en el trabajo con grupos vulnerables para extender la labor a otras regiones del país.

JUSTIFICACIÓN
Cientos de miles de cubanos sufren las consecuencias de la exclusión social, dadas las condiciones infrahumanas en las que sobreviven, atrapados entre el desamparo de parte del Estado y la discriminación de la que son objeto por la sociedad, sin contar siquiera con servicios de salud, lo que reduce las posibilidades de que puedan transformar esa triste realidad e incrementa los conflictos de salud asociados a dichas condiciones.
El plan de acción contempla el fortalecimiento del trabajo comunitario para beneficio de grupos vulnerables excluidos de la participación plena dentro de la sociedad, que se encuentran privados de opciones económicas, políticas y sociales que garanticen el acceso a los recursos imprescindibles para satisfacer las necesidades básicas relacionadas con la supervivencia, la salud y la autonomía.
En las comunidades se ofrecerá apoyo a los marginados con recursos elementales, así como se fomentará la creación de capacidades y valores que incrementen la creatividad y autoestima, además de influir en la reinserción y cohesión social.
El proyecto promueve la inclusión social, la defensa de los intereses de las poblaciones vulnerables, y aboga por garantías para la satisfacción de los derechos de estas personas y por la creación de oportunidades para que puedan disfrutar de una vida decorosa.
La actitud del gobierno cubano de negar la existencia en el país del fenómeno de la exclusión social, unido a su política de no reconocer ninguna organización no gubernamental, limita la búsqueda de soluciones provenientes de iniciativas independientes y obstaculiza el fortalecimiento de la sociedad civil.
La selección de las comunidades destinatarias se fundamenta en las críticas condiciones de vida imperantes en las mismas, que determinan el marcado deterioro de la calidad de vida de la totalidad de los residentes de esos lugares, donde más del 40 por ciento son menores de 15 años. Realidad que se traduce en una elevada incidencia de conflictos de salud asociados a tales condiciones, muy por encima de los índices de la población en general.
Esta primera experiencia de trabajo con un universo de 60 familias, divididas en dos comunidades ubicadas en la periferia de la Capital Habanera, en las que con anterioridad se ha ofrecido ayuda aunque en menor escala, aportará los conocimientos requeridos para extender la labor en el futuro a otros lugares y, por tanto, a un número mayor de marginados. Indirectamente como resultado del proyecto resultarán beneficiadas alrededor de 5 mil personas.
DESCRIPCIÓN DETALLADA DE LAS ACTIVIDADES
Entre las actividades a realizar en el plan de acción se cuentan:
- Visitas sistemáticas a las comunidades para brindar servicios que incluyen la atención de salud y la entrega de medicinas a los casos que lo requieran, así como la distribución de recursos imprescindibles de acuerdo a las necesidades personales de cada miembro de las familias como alimentos, ropas, juguetes, literatura infantil, etcétera.
- Dinámicas de grupos, los que se conformarán según las edades, problemas e intereses (por ejemplo: la creación de grupos de lobatos de boy scout, dirigidos al fomento de valores y responsabilidades en niños de 7 a 11 años. Otros grupos se harán con madres solteras, portadores de enfermedades determinadas, etc.)
- Excursiones con niños o adolescentes a lugares recreativos (parques infantiles, museos, cines, teatros, zoológicos); para fomentar conocimientos culturales, el cuidado del medio ambiente, la dedicación del tiempo libre a entretenimientos sanos e instructivos.
- Creación de espacios en las comunidades para la diversión (construcción de áreas infantiles con medios propios donde posibilitar los juegos, la práctica de deportes, el desarrollo de actividades culturales).
- Impartición de conferencias y charlas educativas a activistas de ONGs y otras personas para promover una cultura de tolerancia e inclusión en relación a la situación de los marginados.
- Desarrollo de charlas educativas en las comunidades para aumentar los conocimientos y las capacidades de los marginados que les faciliten las opciones de participación en la esfera económica, política y social.
- Realización de talleres con el propósito de capacitar a miembros de la sociedad civil para su posterior integración en el trabajo con grupos vulnerables de otras regiones del país.
-
METODOLOGÍA

Dr Darsi Ferrer
El proyecto abarca un universo de 60 familias distribuidas en dos comunidades marginadas de la Capital Habanera y está dirigido, de modo general, a modificar estilos y modos de vida de esa población, consolidar la labor que viene realizando el Centro de Salud y Derechos Humanos en este tipo de lugares, capacitar en el trabajo humanitario a activistas de otras regiones de la Isla, y sensibilizar a la sociedad respecto a la situación de los marginados. Todo ello se enfoca en alcanzar el objetivo específico de mejorar la calidad de vida de los grupos poblacionales vulnerables.

La implementación del plan de acción está estructurada de modo que posibilite:
- Identificar, según el estilo y el modo de vida de cada uno de los miembros de las familias destinatarias, las principales conductas de riesgos, entre ellas, la prostitución, promiscuidad, mala alimentación, alcoholismo, tabaquismo, adicción a las drogas, insalubridad, etc.
- Determinar los principales conflictos de salud de la población vulnerable asociados a las condiciones de las comunidades, donde hay una alta incidencia y prevalencia de SIDA y otras Infecciones de Transmisión Sexual, Desnutrición, Anemia, Parasitismo, Trastornos Psiquiátricos, Suicidio, Violencia Domestica, Hipertensión Arterial, Asma Bronquial, entre otros.
- Aplicar acciones dirigidas a erradicar las conductas de riesgo y modificar el comportamiento de los conflictos de salud, combinando el logro de condiciones de vida saludables y la incorporación de valores, aspiraciones y expectativas personales adecuadas.
- Analizar la influencia de las acciones aplicadas con los grupos poblacionales vulnerables respecto al comportamiento de las conductas de riesgo y los conflictos de salud en las comunidades.
- Conjuntamente se realizarán actividades que promuevan la inclusión social de esos grupos marginados y se aportarán las experiencias que se vayan adquiriendo durante el desarrollo del trabajo para la capacitación de otros miembros de la sociedad civil.
Los resultados esperados con estas acciones son:
- Mejorar la calidad de vida de los grupos poblacionales vulnerables, propiciándoles mejorías en las condiciones de vida y la posibilidad de que adquieran valores y capacidades que les aporten mayores opciones económicas, políticas y sociales.
- Lograr que la sociedad se sensibilice con la situación difícil que presentan los marginados y que se adopten iniciativas para combatir la exclusión social.
- Alcanzar en el Centro de Salud y derechos Humanos la experiencia de trabajo requerida para extender la labor humanitaria a otras comunidades de la Isla.
La evaluación del impacto que se alcance con la ejecución del plan de acción podrá ser monitoreada mediante el seguimiento sistemático del comportamiento de los conflictos de salud y la modificación de las conductas de riesgo en la población vulnerable de las comunidades destinatarias.
El equipo de trabajo a cargo de llevar a cabo el proyecto estará integrado por ocho miembros del Centro de Salud y Derechos Humanos “Juan Bruno Zayas”, residentes en la Ciudad de la Habana, entre ellos, tres médicos, una psicóloga, dos licenciados y dos trabajadores de la salud.
DURACIÓN Y PLAN DE ACCIÓN
La duración del proyecto será de 12 meses.
El plan de acción para la realización de las actividades está planificado de modo tal que:
Durante el primer mes se seleccionará el universo de familias con las que se trabajarán y seguidamente se hará la dispensarización del total de la población escogida, tomando en cuenta el sexo, edad, conducta de riesgo y conflicto de salud.
A partir del propio primer mes se comenzará con las actividades en las comunidades, que incluyen servicios de salud y la entrega de recursos vitales para cada familia, en cuya compra se invertirán 40 dólares por núcleo familiar, un además de las charlas educativas con temas de interés, actividades que se efectuarán todos los meses.
En el segundo mes se iniciará con las dinámicas de grupos, los que serán conformados y funcionarán acorde a características específicas como la edad, necesidades, intereses, riesgos o conflictos de salud. Estos grupos tendrán actividades varias veces en el mes.
Se impartirán talleres y conferencias cada tres meses, comenzando a partir del sexto mes, analizando temas relacionados con los grupos vulnerables.
EFECTOS MULTIPLICADORES
La capacitación de miembros de la sociedad civil brinda la posibilidad de crear redes de trabajo en otros lugares del país y, de ese modo, extender la labor humanitaria para beneficiar otros grupos vulnerables.
PUBLICACIONES Y OTROS RESULTADOS
A través de la comparación de los resultados que se obtengan con la dispensarización inicial que se le realizará a la población destinataria y las modificaciones que se constaten al final del tiempo de duración del proyecto, respecto al comportamiento de los riesgos y los conflictos de salud, se podrán establecer los resultados logrados.
(Por ejemplo: el comportamiento de las Infecciones de Transmisión Sexual, si se modificó en cuanto a su incidencia y prevalencia y el por ciento en que lo hizo).
RESULTADOS PREVISTOS
Impacto en los grupos destinatarios:
- Se aspira que el proyecto tenga como resultado la disminución en un 6 por ciento de las conductas de riesgo y los conflictos de salud, lo que representaría un incremento considerable en la calidad de vida de los grupos destinatarios.
- Otros propósitos consisten en elevar la posibilidad de opciones para la participación dentro de la sociedad de estas personas.
- Además, se espera consolidar la capacidad del Centro de Salud y Derechos Humanos “Juan Bruno Zayas” en el trabajo con poblaciones vulnerables, así como crear conciencia en la sociedad respecto al problema de los marginados.
REPERCUSIONES A CORTO Y LARGO PLAZO
De resultar aprobado el proyecto, cuando cese la subvención de la Comunidad Europea esperamos mantener este tipo de labor con poblaciones vulnerables del mismo modo que la hemos realizado hasta el momento; contando con nuestra disposición y sacrificios y el apoyo ocasional de organizaciones del exterior que, en la medida que han podido, nos han enviado recursos, como es el caso de ONGs de la República Checa, y de otras organizaciones del exilio como el “Grupo de Apoyo a la Disidencia” y “Solidaridad Sin Fronteras”, radicadas en los EEUU. También algunas personas de buena voluntad nos han donado algunos recursos para estos fines.
Desde que en el Centro de Salud y Derechos Humanos incorporamos la labor humanitaria de ayuda a grupos vulnerables, otras ONGs del país han implementado esas tareas a su agenda de trabajo, así como también otras personas a título personal, lo que nos conduce a pensar que habrá apropiación local de los resultados del proyecto por los miembros de la sociedad civil
Desde el punto de vista político el proyecto debe influir a que el gobierno preste la debida atención a los problemas de los marginados y opte por encontrar alternativas de solución a la situación de la exclusión social, de hecho, en dos comunidades donde hemos trabajado con grupos vulnerables (Comunidades de Tránsito: “Cambute” y “Sexto Congreso”), posterior a nuestra presencia el gobierno donó ropas y medicinas a esas personas, a pesar de que jamás esto había ocurrido.
Centro de Salud y Derechos Humanos “Juan Bruno Zayas” Ciudad de la Habana, Cuba. 20 de abril de 2006. Director: Dr. Darsi Ferrer. Direcciones electrónicas: darsiferrer@yahoo.com, centrosalud_dh@yahoo.com.
Dirección Postal: San Bernardino 265.E/ Serrano y Durege. 10 de Octubre.CH. CUBA. 10500
Nota del Editor: La propuesta de presupuesto para esta iniciativa del Centro de Salud y DDHH, será publicada próximamente en estas páginas.