viernes, agosto 22, 2014

¿Qué es lo que va quedando de la medicina cubana basada en la evidencia?

En el país donde del materialismo dialéctico y el ateísmo científico se estableció como ideología imperante. El país del comunismo y la lucha contra el oscurantismo, el país de la verdad científica y la medicina basada en las evidencias. El país donde los médicos se graduaban después de repetir una y mil veces…, por el comunismo, seremos como el Che.
El Dr Tomasen en su consulta privada de La Habana
El país de la militancia revolucionaria y el rechazo a las escasas prácticas de la medicina privada que aún quedaban en la Habana de  los 60-70’s; cuando criticábamos y censurábamos a los pocos médicos que daban consultas privadas, apenados, y cobrando  5 pesos los médicos generales y 20 los especialistas. Pasó lo que tenía que pasar, de la medicina basada en la evidencia se transitó a la “medicina verde” cuando el periodo especial y de ahí a la energía cuántica, la pirámide, el yoga, el Thai Chi y cuanta practica semi esotérica se presentaba. La Santería en su versión de atención médica a la población se destapó sin que se levantara ni una sola voz hablando de “oscurantismo”.

El curandero de San Martin en plena intervencion quirurgica
del abdomen.
El país que se enorgullece de su condición de potencia médica es una rara amalgama de santería, brujería, prácticas esotéricas, uso de brebajes, etc. Atrás quedó la medicina con base científica y al alcance de todos. Capitalismo salvaje, oscurantismo peligroso y exportación de servicios médicos es lo que va quedando. Ah…, vamos a la consulta de Tomasen o al curandero de Ciego de Ávila…, allá te operan.
 Aquí..., ahora se establecen consulta privadas regenteadas por una mezcla de hombre nuevo graduado por la revolución como médico,  que deviene en curandero cobrando…. ¿la práctica de la medicina socializada ya se fue a bolina?

Ahora dicen que Cuba es un país de curanderos milagrosos. ¡Lo que hay que ver!