viernes, septiembre 09, 2011

Los niños y niñas rehenes de la dictadura en Cuba porque sus padres decidieron establecerse en otros países.

El gobierno de Cuba convierte en rehenes a los hijos (as) de los médicos que dejan su trabajo en otros países en busca de mejores oportunidades. Entonces castiga a toda la familia.
Donde está la Iglesia Metodista de los EEUU y las múltiples organizaciones que en los Estados Unidos levantaron su vocerío hipócrita cuando el caso de Elián González. Entonces todos hablaban de la injusta separación del “niño Elián” de su padre allá en Cuba. ¿Esto niños y niñas no merecen también la atención? ¿Estas familias no merecen la solidaridad de todos?
Una madre privada del derecho a estar con sus hijos porque esta dejo la misión internacionalista donde se desempeñaba como médico para establecerse en otro país. Este es un acto de libertad; los médicos dejan sus misiones en otros países porque son explotados, viven en precarias condiciones en la Isla y fuera de ella, carecen de libertad; lo hijos quedan a merced de un régimen que les niega el permiso de salida para reunirse con su madre, aquí la historia tomada del Blog Ángeles disidentes
Hoy mis hijos a modo de consuelo me escriben diciéndome:
_ Mamá la oficina de inmigración respondió, dicen "que no podremos viajar para vivir con ustedes hasta que Uds. lleven tres años viviendo allá", ¡lo sentimos!, pero no se preocupen que estamos bien _ la respuesta no me sorprendía.
Para la seguridad del estado cubana, para inmigración, y para el departamento de seguridad informática del gobierno de Cuba que vigila mi blog, aquí va mi respuesta:
Les diré que el tiempo es corto cuando la dicha de la libertad es cierta, que el precio de la libertad es muy alto, pero la esclavitud no tiene precio, que no descansaré en hacerle saber al mundo que Uds. Inmigración de Cuba le deniegan la carta blanca o “permiso de salida” a los hijos menores de edad de los médicos desertores, como castigo ejemplarizante dirigido al resto de los médicos en colaboración, lo hare porque sabemos del miedo que Uds. le tienen a los medios de comunicación internacionales (por eso "ese sería el peor de sus castigos").
Uds. convierten a los hijos menores de edad de los médicos colaboradores, en sus rehenes, para que no intenten desertar; si el médico deserta ya sabe “nunca antes de tres años” podrá ver a sus hijos y nunca podrá volver a pisar Cuba.
¡Cuánta miseria humana son capaces de hacer!
Uds. saben que su conciencia y su pobreza espiritual, es tan amarga y baja como el triste futuro que les espera. Podrán condenarme a mi esposo y a mí al calvario de la separación por tres años, pero sepan Uds. que estarán condenados a la pobreza y a la miseria espiritual eternamente.
Hoy llenan sus escuálidas barrigas con la “Javita refuerzo diferenciado a los funcionarios del MININT”, a cambio de sostenerle las muletas a un sistema histórico cultural cerebro-deficiente, que se presta de verdugo a cumplir órdenes, que atentan contra la salud de los menores de edad.
También les aconsejo que se cuiden bien, pues el futuro es cierto y en la rueda de la historia, la posición que Uds. tienen hoy podría cambiarse a unos 1800, y para ese momento solo deseo que Dios se apiade de Uds.
Les informo que asumimos con valentía el calvario de la separación de nuestros hijos y que no iremos a hacer denuncias a la comisión internacional de derechos humanos, no nos interesa que sancionen a Cuba, todos sabemos que las sanciones las usa de papel higiénico. Solo rezaremos a Dios para que se apiade de sus almas, les dé el perdón y la misericordia que tanto van a necesitar en un futuro, porque cuando padres, madres e hijos sufren por violaciones flagrantes de los derechos humanos, Uds. la injusticia TIEMBLAN.
Que Dios los bendiga.
Sinceramente,
Yo un ángel desertor.