sábado, enero 23, 2016

Crítica situación de los pacientes en espera de intervención quirúrgica en Cuba.

Por Dr. Eduardo Herrera.*
El Hospital Universitario General Calixto García Íñiguez, presenta un número considerable de pacientes que esperan por ser operados. La falta de anestesistas es una de las causas fundamentales por las que se posponen tales operaciones, tanto en este hospital como en muchos otros de la capital.
Con la salida del país de miles de especialistas, a través de las llamadas “misiones” o por asuntos personales, en los últimos años la anestesiología ha sufrido uno de los mayores índices de merma entre todas las especialidades.
A pesar de las medidas implementadas, que se encaminan a acortar programas de estudio y a otorgar más plazas que las habituales, esta especialidad se ha mantenido exigua.
En medio de este panorama, pacientes con patologías como el Cáncer, para los cuales -por razones obvias- el tiempo de espera no debería dilatarse, aguardan ingresados o en sus hogares para que los intervengan quirúrgicamente.
Una mujer lesionada en un brazo sale del Hospital Universitario. Foto/HP
Tal es el caso de Arnaldo Ramos, que sufre de una lesión en la boca desde hace más de dos meses. Esta lesión requiere de tratamiento quirúrgico casi inmediato.
Ramos, ex recluso político del grupo de los 75, agradece a los médicos el interés y la disposición por atenderlo, pero le preocupa que su operación, programada para el pasado 22 de diciembre, haya sido pospuesta. Uno de los médicos que lo atienden nos informó acerca de la crítica situación con respecto a los casos en espera.
También conocemos las quejas que familiares han presentado a la dirección del Centro, a causa de otras operaciones que no se han efectuado.
Incluso uno de los pacientes, cuya operación estaba programada para el pasado 22 de diciembre, y que quedara suspendida, obtuvo un turno no habitual para el día posterior, como resultado de una firme denuncia ante la dirección del hospital.
Situaciones como esta, basadas en los derechos que tienen las personas a una atención médica a tiempo y adecuada, suceden esporádicamente. Mientras, un gran número de ciudadanos se mantienen callados y sin realizar reclamos.
Así pasa inadvertido el maltrato a que están sometidos los necesitados de estos servicios, en un país que envía médicos para satisfacer las necesidades de los otros.
*El Dr. Eduardo E. Herrera Duran. Es Médico especialista en Cirugía, reside en Cuba y trabaja en el Hospital General Docente “Calixto García” en La Habana, Cuba. Se desempeña como comunicador independiente y colabora de manera regular con el  Centro de Información Hablemos Press.