sábado, octubre 11, 2008

“El Padre le daba los cráneos de sus victimas para que jugara”.

Por: Eloy A González.*
Les parecerá efectista y aterrador el título del presente artículo; pero fue en estos términos en que salió publicado un reportaje acompañado de una fotografía, en la conocida revista cubana, Bohemia, el 11de enero del 1959.
La revista Bohemia fue sin lugar a dudas la publicación cubana más importante de todas las épocas. En el año 1956 su prestigio y número de ejemplares la llevó a ser considerada la revista más popular del hemisferio. Su influencia en la vida nacional es innegable. Como lo fue su intervención en el escenario político de la Isla. Bohemia fue abanderada indiscutible de la promoción mediática y por extensión del lanzamiento político de Fidel Castro, No fue la única que nos vendió el producto de la Revolución, pero tiene buena parte en la promoción de ese engendro que devino en Tiranía cruel.
Todo el accionar de esta publicación , como de muchas otras de aquella época, estuvo encaminada desde los hechos del Ataque al Cuartel Moncada a producir lo que hoy se conoce como una imagen mediática del personaje así llamado : Fidel Castro. Junto con éste, había que promocionar su Revolución triunfante y mostrar que esto era lo bueno y aquello, es decir la Dictadura derrocada, era todo lo malo que podía imaginarse.
Cuando triunfa la Revolución en enero del 1959, había que escribir la Historia ó re-escribirla, a fin de cuentas eso es lo que hacen los vencedores; no estaban todo lo satisfecho con la historia reciente que no estaba exenta de eventos heroicos y justificadas causas. Había que promover, exagerar y mentir. Eso fue lo que hicieron muchos, y Bohemia no fue una excepción.
Como consecuencia de esto, un balance de los caídos en aquella contienda que recién concluía cifraba en unos 2 000 los muertos, sin el más mínimo decoro se le agregó un dígito para impresionar con una cifra que se exhibía en los medios como un holocausto ó como un genocidio salvaje y desmedido. Así nos quedamos con 20 000 muertos como para que la Historia nos respete. Los muertos siempre son útiles, mientras más sean mejor.
Entonces nos encontramos con esta historia, que trae de la mano el notable historiador y profesor, Antonio de la Cova. Este investigador no se anda en manipulaciones de ocasión y nos muestra sin reserva cuanto de mentira hizo sucumbir la conciencia nacional como para que, a los cubanos, se nos endosaran más de 50 años de dictadura.
Aquí está una foto acompañada de un título que perturba. Se trata de un artículo cuyo texto, publicado en Bohemia, entre otras cosas comienza diciendo:
Bohemia ha realizado un hallazgo con esta foto impresionante. No se trata de una escena preparada previamente por el fotógrafo para justificar su tarea informativa. El mismo repórter grafico no sale de su inusitada sorpresa. Este niño juega despreocupadamente con tres calaveras pertenecientes al almacén de los cadáveres que tenia en su domicilio de Manzanillo su padre....,, ¡Son trofeos macabros con que su progenitor premiaba a su hijo! “
Derrocada la dictadura por la Revolución salvífica, había que mostrar hasta la exageración, todo lo crueles que fueron los perdedores; entonces aparece este articulo efectista y espeluznante. Dejamos en las propias palabras del investigador de la Cova lo que realmente ocurrió con esta foto:
“La foto del entonces niño César Necolardes Moreno había sido tomada en los 1940s en el Museo Antropológico Montané, en la Universidad de la Habana. Se nota que dos de las calaveras en la foto reposan sobre un mapa de Cuba. En 1959, las mismas maestras que más de una década antes habían llevado al niño en una excursión estudiantil al museo, le escribieron a Quevedo (Director y propietario de Bohemia) para que rectificara, pero éste se negó hacerlo. En "Bohemia" jamás apareció ninguna nota de rectificación sobre ningún tema, algo que es común, aunque no frecuente, hasta en los grandes rotativos norteamericanos.”
“Hace dos años, mientras mi esposa trabajaba en un proyecto de antropología física en el museo Smithsonian en Washington, le enseñé la foto de los cráneos en la foto de "Bohemia", a los doctores forenses Douglas Owsley y David Hunt, dos de los más reconocidos expertos en antropología física en EE.UU. Ambos concluyeron que las calaveras en la foto eran piezas de museo de mucha antigüedad.”
Generar fotos falsas mediante técnicas digitales es algo novedoso e interesante. Las motivaciones para hacer esto son variadas. A pesar de lo avanzado de la técnica y la reproducción casi perfecta de fotografías manipuladas, estas son casi siempre descubiertas por los especialistas y sus autores desenmascarados. Hay más de un ejemplo reciente de fotos falsas producidas y publicadas con fines políticos.
Pero la foto que nos ocupa, publicada en Bohemia en enero del 1959, fue una falsedad descarada. Los que promovieron esta farsa grotesca no dudaron en utilizar una foto de archivo, usaron la imagen de un niño y redactaron un texto explicativo de la foto marcado por la mentira y la perversidad.
La Revolución que se estrenaba en aquellos días de enero del 1959 en la Cuba del Siglo XX, venia marcada por los más sucios despropósitos. El tiempo así lo ha demostrado.
©2008
* Columnista. Panorama de Nuevos Horizontes, Hispanic Newspaper, Fort Worth, TX.12 de agosto del 2008. E-mail: eloy_gnzlz@yahoo.com.

1 comentario:

ktana dijo...

que penosa situación, como la manipulacion de la información puede a su vez manipular a todo un pueblo.La prensa el cuarto poder.
En mi país tambien día a día jóvenes periodistas con tal de lograr notoriedad , no trepidan en lanzar mentiras, pero como decimos por acá "las mentiras tienen patas cortas