viernes, septiembre 14, 2007

La Salud Pública: una risible y deteriorada fabula.

q Nosotros los cubanos de más de 35 años.*
Los cubanos de a pie los que hicimos el socialismo día a día, los que dejamos los sueños en los camiones de las movilizaciones tenemos derecho a que nos oigan.
Por: FGB, un cubano más. **
09.09.2007
La salud publica es una risible y deteriorada fabula, donde unos pocos doctores batallan en hospitales hacinados de pacientes, o en consultas atestadas de hombres y mujeres que poseen una cultura medica superior a la de muchos países, y mientras la mayor parte de esos galenos y enfermeras que están aquí sueñan con una misión humanitaria que les ayude a resolver sus mas perentorios problemas económicos, el gobierno regala hospitales, vacunas y cientos de miles de dólares en recursos necesarios.
Nadie se atrevería a hacer un inventario hoy de las personas que han fallecido en Cuba por falta de algún medicamento o equipo de los que hemos regalado o vendido, del mismo modo que tampoco se analizará que pudo ser comprado para nosotros mismos con los recursos invertidos sin miramientos en misiones a todo lo largo del mundo.
Cuantas personas han fallecido por la falta de energía eléctrica en hospitales en momentos críticos? Hay más de un caso, pero uno seria suficiente para inclinar la cabeza en una revolución que se hizo por el hombre, con el hombre y para el hombre.
El Tercer Mundo recordará a Cuba por la histórica y solidaria tarea de ayudar a millones de personas en todo el mundo, solo 14 millones miraran esa gesta heroica con rencor, los 3 millones de nosotros que vivimos en el extranjero doblando el lomo para mandar medicinas y sustento a las familias y los 11 millones que en Cuba sobrevivimos en hospitales que salvo raras excepciones están mal cuidados y sin recursos.
A la falta de médicos se suma la incorporación de numerosos estudiantes de los años iníciales de la carrera de medicina, que sin el conocimiento necesario ni la preparación suficiente acuden a atender consultas en hospitales y policlínicos para insatisfacción de la población, sin enumerar tampoco los disímiles dislates que cometen como neófitos que son.
* Estas y otras ideas pueden usted encontrar en este artículo de reflexión aparecido en la Red, y que puede leer íntegramente haciendo CLIC AQUÍ.
** Mi nombre no es importante, la situación de mi país, si.
Foto de un paciente cubano ingresado en una facilidad hospitalaria en la Isla.