lunes, febrero 13, 2006

VIH-SIDA en Cuba: Actualización 2006




Por: Dr. Antonio M. de Gordon M.D, Ph.D.

Emory University and Florida EstateUniversity.
Medicina Cubana Blog. http://medicinacubana.blogspot.com/

Fuentes oficiales afirman que la epidemia de VIH/SIDA cubana está bajo control. La tasa de prevalencia reportada en la población sexualmente activa es actualmente de 0,05 por ciento. (1) Esta tasa es en realidad muy baja y por no haber sido independientemente comprobada resulta cuestionable, eso es no confiable, desde el punto de vista de la Salud Pública. A pesar de esto, dicha tasa ha sido reconocida por la OMS como una de las más bajas del mundo.

El VIH/SIDA en Cuba no es una enfermedad cualquiera. Cuba considera el VIH/SIDA un secreto de estado, de hecho el tema se aborda en el sitio de Internet del MINREX, (1) Ministerio de Relaciones Exteriores cubano. Cuba nunca ha permitido que individuos o equipos de investigadores del extranjero estudien y reporten libremente el VIH/SIDA en la isla. Además, un estudio que el régimen castrista ha tratado de silenciar - pero fue publicado en la revista The Lancet (2) en 1987 - expone inequívocamente con datos claros y reproducibles que la tasa de seropositividad del VIH en Cuba en muestras de sangre preservadas desde 1980 era casi dos veces más alta que la tasa correspondiente de Nueva York en esa época (0.04% VIH seropositividad en Cuba versus 0.025% en Nueva York).

Los datos oficiales aseveran que en estos momentos – enero del 2006 - hay un total de 3 969 personas que viven con VIH-SIDA en el país (1). Sin embargo, estimados epidemiológicos conservadores basados en la prevalencia del VIH en Cuba desde 1980 y subsecuentes estudios no publicados sugieren que la epidemia en Cuba es mucho más seria estimándose el número de personas infectadas por el VIH en 250,000 a 500,000.
Últimamente, la OMS ha reportado las cifras de Cuba en términos de “estimados altos” y “estimados bajos.” No se han dado explicaciones del porqué de esta práctica a pesar de tener Cuba uno de los sistemas de estadísticas y salud pública mejor organizados del mundo. El “Fact Sheet” de la OMS indica que en el 2003 los datos cubanos eran los siguientes (3):

Adultos y Niños con VIH/SIDA 3 300
Estimado bajo……………………….. 1 100
Estimado alto………………………… 6 600

Hombres (15-49) con VIH/SIDA 3 300
Estimado bajo………………. 1 100
Estimado alto……………….. 6 400
Niños con VIH/SIDA 0
Mujeres (15-49) con VIH/SIDA 1 100
Estimado bajo… ……………. 400
Estimado alto…………… …. 2 100

Si los estimados altos están correctos, Cuba tenía en 2003 unos 8 500 casos de VIH/SIDA. Aunque esta cifra es algo mayor que la cifra reconocida por el MINREX, la cifra real es muy probablemente muchas veces mayor. Por otro lado, los datos reportados por la OMS resultan cuestionables ya que Cuba ha reportado la presencia de niños infectados por el VIH. Por ejemplo, en 1995, un equipo del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri reportó la presencia del VIH en 25 casos pediátricos que presuntamente habían adquirido la enfermedad por transfusiones de sangre contaminada. (4)

Datos oficiales y testimonios vivénciales de médicos cubanos también sugieren que la epidemia de VIH/SIDA en Cuba es más seria de lo que reclama el gobierno cubano. Desde principios de la década que comenzó en 1980, Cuba empezó a tomar medidas entre los militares y las campañas internacionalistas con respecto al control del nuevo Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

Sin embargo, ya para principios de los ochenta era demasiado tarde. La enfermedad – el SIDA - se debió de haber diagnosticado en Cuba – no en Los Ángeles ni Nueva York - cuando se reportaron 8 casos de neumonía por Pneumocystis carinii en niños que no tenían ningún factor de riesgo conocido para la inmuno-deficiencia al presentar o desarrollar una enfermedad típica – la neumonía por Pneumocystis -de enfermos con déficit en el sistema inmunológico. Este trabajo fue publicado en 1977 (5) y desde hace algunos años ha sido eliminado de la base de datos del PubMed, la más extensa colección e índice médico del mundo por razones desconocidas.

El rol de las incursiones cubanas “internacionalistas” al continente africano ha sido denunciado por varios investigadores como un factor importante en el arribo del VIH en Las América. En un trabajo muy bien documentado y serio publicado por la Academia de Ciencias de Nueva York (6), se expone la macro epidemiología del VIH apuntando a Cuba como un factor importante en el puente entre África y el continente Americano con respecto al esparcimiento del VIH por el mundo.

Cuando se comprobó por investigadores cubanos en el Sur de la Florida que la infección por VIH ya era en extremo prevalente en Cuba – en 1980 en comparación con las áreas más afectadas en los Estados Unidos- Cuba públicamente anunció su sistema de prevención del VIH/SIDA. El trabajo inequívocamente demostrando la presencia del VIH en Cuba en 1980 fue publicado por The Lancet (2). En ese momento se reportaron oficialmente que en Cuba había unos 109 casos de infección por VIH. Sin embargo, epidemiológicamente, es imposible que en Cuba hubieran 109 casos cuando el estimado de casos en 1980 de esta enfermedad sexualmente transmisible era de alrededor de 40,000 personas. Inmediatamente, el Ministerio del Interior y las FAR empezaron a literalmente a “cazar” a individuos que no eran confiables y tenían una prueba positiva del VIH. El primer sanatorio que se utilizó para lo que se llamó, tratamiento sanatorial, fue el de Los Cocos cerca de Santiago de Las Vegas. Una película filmada en Los Cocos por Iván Arocha del ICAIC fue tildada de contrarrevolucionaria y literalmente borrada del panorama nacional e internacional. Arocha fue expulsado del país.

A finales de la década de 1980 un médico escribió una carta al ministro de salud cubano. La misma fue años más tarde publicada cuando se supo de ella en el exterior.(7) Fue el Dr. Omar del Pozo Marrero quien fue apresado, aislado por más de diez años por haberse pronunciado acerca de la realidad del VIH/SIDA en Cuba. El Dr. del Pozo Marrero fue declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional. A los seis años de ser encarcelado, después de sobrevivir abusos físicos y sicológicos, el Dr. del Pozo de 48 años de edad, producto de las escuelas de medicina cubanas después de la Revolución pesaba unos 40 Kg., medía 1.85 metros de estatura, y lo habían diagnosticado con úlceras estomacales, hipertensión y otros problemas médicos. (8) Cuando eventualmente salió de Cuba fue marginado totalmente sin poder hacer declaraciones públicas de ningún tipo.

En 1985, el Dr. Eloy González, oncólogo cubano, cuando aún trabajaba en Cuba describe su primera experiencia con el VIH/SIDA de esta manera. (9) “En el año 1985 trabajaba en el Hospital Territorial de Cárdenas, una institución hospitalaria que contaba con 429 camas y un equipo de médicos especialistas bien calificados. Una mañana fuimos citados a la Dirección del Hospital los Jefes del Departamento de Medicina y Patológica, y a mi en calidad de Especialista de Ontología. No teníamos idea de lo que se trataría en aquella reunión, al llegar el Secretario del Partido se apresuraba en retirarse de la oficina quedando allí el Director. Este comenzó a explicar la aparición de “una enfermedad que afectaba a hemofílicos, drogadictos y homosexuales”, siguió diciendo, “aunque esta enfermedad se había detectado en EU, los enemigos de la Revolución atribuían su aparición en este hemisferio, a la presencia de las trapas cubanas en Angola”. A continuación nos recordó, “que esa era una reunión confidencial, y que no debía trascender lo allí tratado al resto de los médicos”; no se detuvo en su explicación y continuó diciendo ; “esta enfermedad se caracteriza por estar asociada a neumonías de difícil control, pacientes que fallecen con cuadros febriles sin causa aparente, aumentos de ganglios linfáticos y Enfermedad o Sarcoma de Kaposi”.Nos exhortó a guardar silencio y estar muy atentos a este cuadro clínico de infecciones oportunistas y déficit inmunológico , para concluir agregando: “nadie sabe si es un nuevo ataque del Imperialismo”. Quede aturdido, una enfermedad de evolución mortal y de reciente aparición tocando a nuestras puertas y sólo se daba una información pobre y limitada a tres especialistas. Hasta este punto se pedía silencio, se informaba poco y se invitaba a la ignorancia. Mal empezábamos.”

”En el año 1986 se convocó a reuniones con especialistas de distintas disciplinas y se dio a conocer de forma amplia las características de esta enfermedad, así como los procedimientos a seguir para su control epidemiológico. Coincidiendo con el diagnóstico de los primeros casos de SIDA en Cuba, se puso en práctica el Programa Nacional de Lucha contra el SIDA para el control y la prevención de la infección por VIH producida por transmisión sexual. Sin embargo considero que se perdió un tiempo muy valioso, se apostó por el silencio y las especulaciones de tinte político. Mirando de forma retrospectiva; muchos médicos se percataron de que pacientes que fueron mal diagnosticados, o no tenían un diagnóstico de certeza; no eran sino enfermos de SIDA terminales; muchos de los cuales habían participado en misiones internacionalistas en África.”

Mientras tanto, la versión alterna – no oficialista - de la situación del VIH/SIDA en Cuba fue presentada y aplaudida en el VI Congreso Internacional del SIDA en San Francisco por la Sociedad Médica Finlay que actualmente pública www.finlay-online.org. (10). El trabajo fue leído por el Dr. Carlos M. Moas y presentado bajo las firmas de los otros investigadores del grupo de trabajo de esa sociedad, el Dr. Reinaldo Payá Sardiñas y el Dr. Antonio M. Gordon. Allí se enfrentaron al Dr. Jorge Pérez Ávila y otros que argumentaron a favor del gobierno de Cuba. El debate acerca de la epidemia del VIH/SIDA fue silenciado del periódico diario de la conferencia.
A raíz de esta denuncia efectiva y el advenimiento del “período especial,” Cuba abrió los sanatorios – que para entonces ya eran 14 - y actualmente se dice que el 54 por ciento de los infectados recibe atención ambulatoria en la comunidad. El ya difunto director del programa del VIH/SIDA de la OMS, el Dr. Jonathan Mann, declaró en una entrevista del programa “60 Minutes” de la CBS -televisión estadounidense- que los sanatorios eran en realidad cárceles.

La información acerca del VIH/SIDA en Cuba ha estado y está altamente compartamentalizada. Un médico pide que se haga una prueba de VIH en la sangre. La sangre es extraída por el personal médico. La muestra es enviada a una laboratorio secreto. Algunos investigadores han propuesto que las pruebas se realizan en otro país, por ejemplo en Méjico. Aunque se anunció que Cuba había desarrollado una novedosa prueba para detector los anticuerpos contra el VIH, la Micro Elisa, la misma resultó ser la peor de las pruebas cuando se comparó a las pruebas que se habían desarrollado en otros países del bloque soviético. (Cuadro 1)
Cuadro 1. Características de los métodos de diagnóstico del VIH disponibles en el bloque soviético (11)

Name of Test Country Sensitivity Specificity
micro- Elisa Cuba 84.6 96.9
Peptoski Russia 95.2 98.9
Antigen Russia 99.0 97.5
Epiton Russia 98.6 94.3
Recomb/VICH Russia 97.7 99.7
Seksichek
Serumverk GDR 98.8 99.2

Por todas estas rezones, por la baja especificidad del micro Elisa cubano y por la negación de las autoridades cubanas para permitir que investigadores independientes estudien y reportar la epidemiología del VIH en Cuba hay que concluir que los datos oficiales de Cuba con respecto al VIH no son confiables. Hasta el 15 noviembre del 2005 el MINSAP ha reportado en el país 5 146 personas infectadas con el VIH. De ellos han enfermado con SIDA 2 247 y 1 177 ya fallecieron. La realidad puede ser que los afectados sean más de cientos de veces más.

En Cuba la principal vía de transmisión del VIH es a través de relaciones sexuales desprotegidas. La infección en Cuba es en general muy parecida a la infección en África en lo que respecta a la distribución de los casos por sexo. El gobierno ha tratado de poner la culpa de la epidemia en los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). Sin embargo muchos internacionalistas que no eran ni son homosexuales han adquirido la enfermedad.

El trabajo de educación acerca de la realidad del VIH/SIDA y los peligros que esta infección conllevan para el individuo y la sociedad en Cuba han sido deficientes. Muchos de los que aparecen en el documental de Iván Arocha, Al Margen del Margen, testifican que ellos “no se cuidaban” porque estaban confiados de que todos los infectados estaban recluidos en los sanatorios.

Cuba es el único país en donde un grupo de jóvenes se ha auto inyectado a sabiendas con el virus del SIDA. De acuerdo al Dr. Eloy González (9): “Hay cifras que nunca sabremos, la de la tristeza, el abandono y la desolación de las víctimas del SIDA que nunca pudieron hablar, y a los cuales nadie les preguntó ni pudieron tomar decisiones. Esta la historia amarga aún no escrita de los portadores voluntarios del SIDA, jóvenes que en varias localidades se auto inocularon el virus en un ritual de dudosa interpretación. Muchos testimonios hay sobre todo esto, pero la historia está por escribirse sobre todo la de los jóvenes que se auto inocularon el virus del SIDA y de los cuales se guarda un silencio cómplice.

El drama de estos jóvenes fue llevado al cine en un documental titulado: “Maldito sea el nombre Libertad”; pero aún no esta claro los motivos que condujeron a estos cometer este acto de suicidio concertado.

Existen opiniones contradictorias, pero opiniones al fin que debemos considerar, un joven con SIDA afirmaba: “Cuando hay que hablar de VIH en Cuba, no son imágenes terribles las que recuerdo, para nada pienso en encierro o maltratos, todo lo que me viene a la mente es lucha, amor, esperanza y futuro. Y créanme que les hablo con el corazón.”

La lucha contra el SIDA en Cuba es una lucha ilusoria porque no se ha encarado la realidad: que el SIDA y la infección por VIH es mucho más prevalente en la isla de lo que las autoridades reportan. La versión oficial proclama que el VIH/SIDA está controlado en Cuba. La realidad es que la información acerca del VIH/SIDA está herméticamente controlada en Cuba pero la enfermedad no lo está.

1.http://www.cubaminrex.cu/Mirar_Cuba/Ciencia/ct_VIH-SIDA%20en%20Cuba_tchtm.htm. Accessed enero 20, 2005
2. De Medina, M., Fletcher. MA, Valledor, MD, Ashman, M., Gordon AM, and Schiff, ER. Serological Evidence of HIV in Cuban Immigrants. Lancet 1987:2,166
3. UNAIDS/WHO Epidemiologic Fact Sheet. 2004 Update.
4. Gonzalez Núñez I, Dosal Caruso L, Díaz Jidy M, Pérez Ávila J. Care for the Cuban child born toa n HIV-seropositive mother. Rev. Cub. Med. Trop. 1995; 47(3):201, 203-8.
5. Razon Behar, R., Cubero Menendez, O, Vazquez Rios, B, et al. Pneumocystis carinii pneumonia. Rev. Cub. Med. Trop. 1977; 29:103-124.
6. Torres-Anjel MJ. Macroepidemiology of the Human HIV’s-AIDS (HAIDS) Pandemic. Ann NY Acad. Sc 1992; 653:257-73.
7. del Pozo Marrero 0. AIDS in Cuba. Lancet 1992:340:374.
8. Cuba: Doctors imprisoned. The Lancet 1998; 351:441-442
9. El SIDA en Cuba: Del silencio a la verdad científica. Gonzalez, E. http://medicinacubana.blogspot.com. Accessed enero 22, 2006
10. 1990. Sixth International AIDS Conference. San Francisco, CA. Moas, C, Paya, R, and Gordon, AM. AIDS Policy and HIV Epidemic in Cuba.
11. Vorobeva MS. Assessment of enzyme linked immunoassay test systems for HIV antibody detection in international trials. Voprosy Virusologil 1990; 35: 248-50.

Medicina Cubana Blog. http://medicinacubana.blogspot.com/ ©2006
Foto de la izquierda coresponde al Dr. Gordon.En la foto de la derecha aparece en el Dr. Gordon en una conferencia sobre el SIDA en la Universidad de Miami.