lunes, julio 19, 2010

Tratamiento cruel y aberrante para los enfermos con SIDA en las cárceles cubanas.

Los derechos si tienen rostros.
Mediante la publicidad y los medios de protección y prevención en el mundo se difunde un concepto sobre el virus del SIDA como una enfermedad sin rostro.
En Cuba según datos publicado existen más de 11 mil casos diagnosticados portadores del virus. La cifra de enfermos en reclusión la desconozco solo puedo referir testimonios sobre 16 prisioneros contagiados con el virus que sufren de tratos xenofóbicos y discriminatorios en el interior de una celda común en la Prisión provisional de la provincia de Camagüey, Cuba.
Desde abril del 2009 comenzaron a ingresar a esta cárcel personas potadoras del virus los cuales han sido sometidos a los más aberrantes y crueles tratos en las celdas de castigo de este reclusorio.
Después de un año de tortura en una improvisada mazmorra donde prevalece el hacinamiento, la falta de ventilación, iluminación e higiene, las cifra va en aumento debido a la propagación, la falta de cuidados especializados y el tratamiento diferenciado a estos prisioneros enfermos que la dirección política del país desestima de forma criminal, al negarle su ingreso en un centro hospitalario especializado para reos enfermos.
Donde reciban los cuidados, la alimentación y el tratamiento médico que requieren, lejos de la violencia la promiscuidad, y el estrés, que los deprime y los lleva a perder la ilusión de seguir viviendo.
En este año hay que lamentar la muerte por suicidio de uno de estos enfermos, varios han intentado quitarse la vida, múltiple son las autoagresiones y otros lesionados por la violencia del medio.
Amén del peligro que extraña la proliferación de las enfermedades al resto de la población penal. El sistema de salud y las altas esferas del gobierno en la isla conocen que vivir con la enfermedad es un reto, que no existe una cura eficaz o una vacuna preventiva que permita evitar la propagación del virus del SIDA.
Sin embargo mantienen los ojos cerrados con el sello deshumanizado e irracional que caracterizan a las dictaduras militares violando el respeto la vida, el respeto a los derechos individuales a estos seres humanos enfermos, condenados a muerte por partida doble en el interior de una cárcel cubana.
*Periodista independiente, miembro del Partido Demócrata Cristiano de Cuba y del Movimiento Pedro Luis Boytel. Prisionero político, desde la prisión dicta los textos .Despacho de Hablemos Pres